¿Creías que no podían llegar más fintech a ocupar su lugar en el mercado? Te equivocas. Una nueva compañía ha llegado al país con una promesa: una tarifa plana por transferencias a divisas. Atlantic Money es la nueva fintech británica que dice que podrá mantener los precios de un servicio que su competencia directa ha puesto por las nubes. La clave de todo esto, sus fundadores vienen con historia: ambos estuvieron en los primeros pasos del polémico neobroker Robinhood, conocido por su papel activo en los acontecimientos de GameStop a principios de 2021. Y por lo que tuvo que pedir perdón semanas después.

Atlantic Money nacía en 2021 tras la salida de Neeraj Baid y Patrick Kavanagh de sus puestos en Robinhood y tras conseguir 7,5 millones de dólares en una ronda semilla. Ahora, apuntan desde la compañía a este medio, están trabajando en una ronda Serie A. Con sede en Reino Unido, la fintech de transferencias lleva operando desde marzo de 2022 cuando recibió la licencia oficial de operaciones para la Unión Europea con el Banco Nacional de Bélgica.

Desde entonces, Atlantic Money ha logrado entrar en la mayor parte de los territorios en Europa: Bélgica, Alemania, Austria, Irlanda y el Reino Unido. Ahora, junto a España, la fintech de transferencias baratas también decide entrar en Francia e Italia. Su objetivo a medio plazo es llegar a Estados Unidos, donde el potencial de las transferencias y cambios de divisas es mayor.

El foco de la fintech es hacer posible un volumen de transferencias por un importe de máximo 1.000.000 de euros con una tarifa plana de 3 euros por operación. Según explica la compañía, supone un ahorro del 99 % en comisiones para los usuarios en 8 tipos de divisas. Asimismo, los usuarios de la app pueden hacer sus transacciones en dos velocidades: la Estándar, sin ningún tipo de coste extra y que se efectúa en dos días laborables, y la Express, por 0,05€ por cada céntimo enviado, es decir, por 5 céntimos por cada 1.000€.

Respecto a su llegada a España, la startup de los exmiembros de Robinhood no aporta datos por países. Pero, apunta, que en la Unión Europea en conjunto con Reino Unido hay 5 millones de usuarios potenciales que transfieren más de 800 euros al extranjero de forma periódica. «Dado que España es la quinta economía más fuerte en la Unión Europea+Reino Unido, existen altas expectativas en el volumen de usuarios que Atlantic Money pueda atraer, por lo que estamos empezando ahora por una oferta localizada», apunta Neeraj Baid, cofundador de Atlantic Money a Hipertextual.

Atlantic Money: la clásica historia de las tarifas planas

Es una historia que hemos escuchado muchas veces desde que existen los modelos tarifa o suscripción de negocios digitales. Comisiones que, a lo largo del tiempo, han ido viendo modificaciones al alza. ¿El motivo? Muy simple. Tras haber alcanzado una cuota de usuarios masiva, el objetivo suele ser hacer rentable en negocio ante unos inversores poco dispuestos a seguir alimentando la máquina vía rondas de financiación. Es la historia del streaming con Netflix a la cabeza, del delivery con Glovo o Uber Eats y sus comisiones de servicio o del sector del transporte con Uber o Cabify.

Atlantic Money se reafirma, en cualquier caso, sobre este punto. «Nuestra tarifa plana de 3€ conlleva el final de las comisiones variables, por lo que se trata de una tarifa pionera. La gente no debe pagar más solo por enviar más dinero. Mientras que otras compañías prometieron algo similar, siempre están cargando costes ocultos de algún modo, como por ejemplo con un mal tipo de cambio. Nosotros no lo hacemos. Nos mantenemos en nuestra promesa y nuestra propuesta única de venta en que nuestra comisión de transferencia será siempre fija», explica el cofundador.

De esta manera, Atlantic Money quiere ponerse al frente de algunos gigantes del sector. Los del negocio fintech, liderados por Wise, Revolut o TransferGo, o los más tradicionales bajo el nombre del histórico Western Union.

Pero en qué se basa la diferencia: la gran diferencia de precios sucede porque todos los proveedores toman más dinero de sus clientes cuando estos envían más dinero. «Aunque las fintech, como Wise o Revolut, han hecho de las transferencias internacionales algo mejor y más transparente, tampoco lo han llevado hasta el final», explican. Desde el punto de vista de los ex Robinhood, el modelo de negocio puede ser sostenible en el tiempo con el modelo de tarifa plana.

Deja un comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario