Para el joven Grogu, la meditación es de considerable importancia. También aprender a utilizar sus formidables poderes. Por ese motivo, la interrupción de los espíritus del hollín es un trastorno mayor. Así comienza la historia de tres minutos contada en Zen-Grogu y los Hollines, la histórica colaboración entre Studio Ghibli y LucasFilm.

El cortometraje Zen-Grogu y los Hollines es la más reciente adicción al universo Star Wars. Pero, más que eso, es un paso adelante en un proyecto extraordinario entre dos gigantes de la industria. Una pequeña, pero importante, demostración de lo que puede lograr un punto de equilibrio en el discurso y el apartado visual entre ambas visiones de la fantasía.

Disney + estrenó por sorpresa lo que es, probablemente, una de sus producciones más entrañables del año. Zen-Grogu y los Hollines es una atípica producción que logra unir los universos de Studio Ghibli y Star Wars en una narración de inusual sensibilidad. Y, por si eso no fuera suficiente, también elabora una versión alternativa de las propuestas principales de ambos estudios bajo un hilo narrativo común.

Una historia diminuta que marca la historia de Disney y Lucas Film 

Studio Ghibli decidió utilizar para la cortístima historia a sus clásicos yokais, autoría del director Hayao Miyazaki. Los conocidos espíritus del hollín son parte de la mitología del estudio y han participado en el argumento de varias de sus películas más recordadas. Desde El viaje de Chihiro hasta la icónica Mi vecino Totoro. Las entrañables y juguetonas criaturas son un ingrediente esencial en el momento de expresar la magia, la inocencia y la belleza en el mundo animado del estudio japonés.

Zen-Grogu y los Hollines

Por otro lado, Grogu se ha convertido en uno de los personajes más entrañables de LucasFilm, pasando a ser un fenómeno de masas. Pero, de la misma forma que los yokais, su importancia reside en la capacidad simbólica que tiene para representar los ideales de la Space Opera más querida del mundo. Que Studio Ghibli y LucasFilm hayan decido que los emblemas más representativos de su discurso e historia formen parte de un asombroso crossover es de enorme importancia. En especial, cuando buena parte del corto demuestra con sutileza que el lenguaje de los estudios se integra para crear una mirada emocional sobre lo extraordinario.

Al mezclar dos de sus grandes personajes en Zen-Grogu y los Hollines, la casa de animación japonesa y la productora de George Lucas crearon un fenómeno único. La integración de un tipo de historia que puede resumir el espíritu y la identidad de propuestas tan disímiles demuestra las posibilidades futuras de la colaboración. En especial, porque Zen-Grogu y los Hollines explora cómo ambas percepciones sobre lo fantástico y lo inusual pueden mezclarse en una única historia. 

Zen-Grogu y los Hollines es un tierno recorrido entre dos mundos 

Zen-Grogu y los Hollines

Con un asombroso sentido de la belleza, Zen-Grogu y los Hollines es una pieza única de estética minimalista en 2D. Se trata de una animación a mano, en la que es notorio el cuidado al detalle y, en especial, la forma en que Studio Ghibli hizo hincapié en su particular estilo. Mientras Grogu intenta manejar la fuerza a su alrededor, los hollines crean una armonía de enorme delicadeza. 

La combinación entre ambas cosas resulta no solamente emocionante, sino enternecedora. El cortísimo guion utiliza los mismos medios de expresión de películas sin sonido para construir el asombro, el poder y, al final, la armonía. Grogu termina por comprender que el poder también puede ser una percepción sutil sobre lo intangible, lleno de vida propia. A su vez, los yokais demuestran lo que se esconde más allá de lo que consideramos habitual. 

Por encima de todo, Zen-Grogu y los Hollines es un recorrido ideal en un mismo espacio de color y diseño que deslumbra por su cuidado al detalle. Particularmente por la forma de integrar percepciones acerca de lo fantástico en apariencia disímiles. Con música de Ludwig Göransson (compositor de The Mandalorian), el corto avanza hacia lo que parece ser una danza de formidable delicadeza para narrar la esencia de lo mágico. 

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

El artista Nissin Sheifun, animador y director de Zen-Grogu y los Hollines, logró crear un ambiente exquisito, que a pesar de su brevedad logra contener un profundo mensaje sobre lo magnífico. Un hilo que vincula las propuestas más extraordinarias de ambos estudios en un escenario común que promete, sin duda, nuevas producciones. Quizás el punto más emocionante de esta pequeña obra de arte. 

Deja un comentario

Deja tu comentario