TikTok, la popular aplicación de vídeos desarrollada por Bytedance, está repleta de cuentas que aprovechan una de las funciones de la app para distribuir y compartir material de abuso sexual infantil. Una investigación de Forbes ha revelado que algunas personas crean usuarios con los que publican este tipo de contenido y lo hacen privado, de forma que únicamente sea visible para su cuenta, para después compartir las credenciales de acceso con otros usuarios y que estos, al iniciar sesión, puedan verlo.

Este tipo de cuentas se bautizan como post-privadas, pues su objetivo es ocultar el material de abuso sexual infantil, pero al mismo tiempo, hacerlo accesible para todo aquel que quiera verlo. Para ello, primero promocionan en contenido a través de un vídeo público, el cual el algoritmo TikTok podría compartir fácilmente entre usuarios a través de la sección 'Para ti'. Después, proporcionan acceso a la cuenta a todo aquel que esté interesado. En esa cuenta, y más concretamente en la sección de vídeos privados, es donde se encuentra el contenido, aunque en muchas ocasiones también se redirigen a otros portales donde hay más material.

Seara Adair, una usuaria de TikTok y quien fue víctima de abuso sexual infantil, afirmó al citado medio que ha intentado reportar este tipo de cuentas a TikTok. La plataforma, sin embargo, en la mayoría de ocasiones concluía en que los vídeos —aquellos en los que se promocionaba el acceso al contenido— no violaban las normas de la comunidad.

TikTok responde a las cuentas privadas que comparten contenido de abuso sexual infantil públicamente

TikTok

Mahsau Cullinane, un portavoz de TikTok afirmó a Forbes que la plataforma tiene "tolerancia cero para el material de abuso sexual infantil" y que "este comportamiento abominable que está estrictamente prohibido" en la red social. "Cuando tenemos conocimiento de cualquier contenido, lo eliminamos de inmediato, bloqueamos las cuentas y hacemos informes al [Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados]", asegura Cullinane.

TikTok, además, insiste en que todos los vídeos, incluso aquellos que se etiquetan como privados y únicamente son visibles para las cuentas, se examinan mediante una IA y, en algunos casos, mediante un control humano.

Forbes, sin embargo, no tardó en encontrar usuarios que ofrecían contenido de abuso sexual infantil.

"Los errores tipográficos deliberados como "prvt", la jerga como "priv", frases confusas como "postprivt" y hashtags como #postinprvts son solo algunos de los términos de búsqueda que devolvieron cientos de cuentas aparentemente violativas e invitaciones a unirse."

Del mismo modo que Adair, Forbes también intentó reportar aquellas cuentas en las que promocionaban tal contenido, y en todas ellas TikTok concluía que no se habían violado las normas. Solo cuando el citado medio reportó a TikTok los resultados de sus investigaciones, la app comenzó a prohibir el contenido mostrando la siguiente advertencia. "Este contenido puede estar asociado con contenido sexualizado de menores. Crear, ver o compartir este contenido es ilegal y puede tener graves consecuencias".

Las cuentas que comparten material de abuso sexual infantil, sin embargo, continúan presentes en la app. Y todo a punta a que seguirán presentes teniendo en cuenta la facilidad que ofrece TikTok para que varias personas inicien sesión en una misma cuenta.

Deja un comentario

Deja tu comentario