La situación no es buena en la fábrica más importante de China que se dedica al ensamblaje del iPhone. Las renuncias masivas que se han registrado en Foxconn en las últimas horas tendrían un fuerte impacto sobre la fabricación del iPhone 14 y otros modelos del móvil de Apple. Incluso se estima que más del 30% de la producción de noviembre se perdería.

Así se desprende de un informe de Reuters, que menciona que unos 20.000 trabajadores habrían abandonado sus puestos de trabajo en Foxconn. Además, indica que es improbable que las instalaciones vuelvan a producir a escala completa antes de que finalice el mes en curso. Un dato no menor, considerando que es la única planta china que produce los iPhone 14 Pro y Pro Max.

El citado medio indica que las estimaciones de pérdida de producción de la compañía eran de "hasta un 30%" hasta fines de octubre, cuando comenzaron a registrarse los incidentes con sus empleados. Sin embargo, la proyección ahora se encontraría por encima de ese porcentaje, tras los eventos de esta semana.

De todas formas, no existen detalles sobre qué tan afectada se encuentra la producción del iPhone 14 en comparación con los demás modelos que allí si ensamblan. Lo que sí es una realidad es que esta es una muy mala noticia para Apple; aunque, en cierto modo, se venía venir.

A comienzos de noviembre, de hecho, los de Cupertino advirtieron que esperaban una disponibilidad "significativamente reducida" de los iPhone 14 Pro y Pro Max en la parte final del año. Esto se traducirá en esperas más largas para quienes intenten hacerse con alguno de los modelos premium de la firma californiana.

Foxconn, renuncias masivas, y el impacto sobre la producción del iPhone 14

iPhone 14 Pro

Los iPhone 14 Pro y Pro Max se producen exclusivamente en la fábrica de Foxconn en Zhengzhou, China. La mole de 1,4 millones de metros cuadrados es conocida informalmente como iPhone City (Ciudad iPhone), y ha estado varias veces en las noticias en los últimos días. Es que las restricciones más duras ante nuevos brotes de la COVID-19 llevaron a los trabajadores a desempeñarse en condiciones lamentables.

Muchos de ellos denunciaron no solo el impedimento de acceder a algunas áreas de la empresa, como las cafeterías, sino también el faltante de comida y medicamentos. Y los bloqueos para evitar la propagación del coronavirus tampoco habrían sido efectivos, puesto que el personal habría sido obligado a compartir dormitorios con colegas enfermos. A todo esto se le suma el incumplimiento en el pago de bonos prometidos a nuevos trabajadores.

La situación llegó a su punto más caliente el pasado miércoles, cuando algunos empleados intentaron escapar de la fábrica para volver a sus hogares. Así surgieron vídeos en redes sociales mostrando su enfrentamiento con el personal de seguridad, que reprimió el intento de fuga.

Según Reuters, los 20.000 trabajadores que renunciaron a Foxconn eran recién contratados. Por ende, aún no formaban parte de la línea de producción del iPhone 14 y otros modelos. La compañía asiática también ha intentado quitarle mérito a la situación. "El incidente tiene un gran impacto en nuestra imagen pública, pero poco en nuestra capacidad (actual). Nuestra capacidad actual no se ve afectada", indicó una fuente.

Más allá de eso, habrá que ver cómo el episodio impacta en la capacidad planeada de producción. Especialmente con la cercanía de las fiestas de fin de año, un momento clave para las ventas del iPhone 14. Por lo pronto, Apple no ha hecho comentarios públicos sobre el tema —y seguramente tampoco los haga—; aunque el informe indica que la firma californiana tenía integrantes de su staff en la fábrica al momento de los incidentes.

Deja un comentario

Deja tu comentario