Nunca había pensado que un proyector podría cumplir con mis expectativas, pero el LG CineBeam HU715Q 4K UHD me ha reconciliado con el mundo; con el de los proyectores, no nos volvamos locos. La culpa la tienen esos terribles aparatos al fondo de una habitación de los que apenas salían unas luces que decoloraban todo aquello que tocaban. Pido perdón por los prejuicios.

Dicho esto, el LG CineBeam HU715Q 4K UHD tampoco llega al nivel de una televisión. De una de las buenas, hay que decir. En cuanto a imagen y sonido, el televisor de toda la vida sigue siendo ganador por goleada. Eso sí, el proyector –este en concreto– gana por otros lados.

Dejando a un lado el precio, de lo que hablaremos más adelante, el LG CineBeam HU715Q 4K UHD cumple con un requisito indispensable. Al menos para mí: sencillo y discreto. Casi invisible al ojo. Para los amantes de la decoración y la higiene visual esto es, y será, un básico. Más aún cuando su lugar temporal ha sido el dormitorio. Con el permiso de los presentes, una televisión de más de 70 pulgadas –o similares, pero de un tamaño medianamente decente– no acompaña ninguna decoración. Y mucho menos al ruido visual. No ha sido el caso. De color blanco, y mimetizado con el entorno, es prácticamente invisible. Por fin.

LG CineBeam HU715Q 4K UHD

El LG CineBeam HU715Q 4K UHD es un proyector que supera a todos los de su gama. Sin llegar a sustituir a la televisión con altas prestaciones, la experiencia para los amantes del cine en cuanto a imagen y sonido cumple y supera cualquier expectativa. ¿Su mayor problema? El elevado precio del dispositivo, pone a este proyector en una situación complicada.

Puntuación: 3.5 de 5.

Se ve realmente bien, salvo si hay mucha luz

No vamos a mentir. He vivido durante semanas enganchada a Aquí no hay quien viva. Y también he visto la mítica serie en el proyector LG CineBeam HU715Q 4K UHD. Y no, no se ve bien. Pero tampoco se ve bien en ningún dispositivo de esta época. Ahora, y fuera de broma, es perfecto para ver películas. Un excelente cine en casa con los contenidos más exigentes para nuestras pantallas. Junto con el sonido, la ambientación es estupenda.

La clave está en el calibrado de la imagen. Susto inicial cuando se veía todo con forma de óvalo. Solo hay que echarle un rato para encontrar la forma perfecta para la superficie en la que estamos proyectando. Con 15 puntos para modificar de forma manual, solo hay que tener buen ojo y paciencia. Las posibilidades son infinitas a la hora del calibrado. Si eres menos exigente, el LG CineBeam HU715Q 4K UHD permite acotar el ajuste con solo 9 puntos. Pero te recomendamos que, si quieres disfrutar de la experiencia completa, le eches los 20 minutos que te llevará programarlo.

De hecho, esta será la única calibración que tendrás que llevar a cabo. Salvo que quieras ajustar los brillos por motivos personales, el rendimiento es perfecto. Teniendo en cuenta el objeto que nos ocupa. El LG CineBeam HU715Q 4K UHD restituye el 86 % del volumen de color del espacio DCI-P3. Lógicamente, no es el 100 %, pero cumple. Lo mismo con la tradicional sensación de imagen poco fluida de los proyectores. En este caso, es prácticamente perfecta.

LG CineBeam 4K Proyector

Sobre la superficie de proyección, varios apuntes. Lo óptimo es contar con una pantalla de proyección. En un primer y absurdo intento, hice una prueba sobre la pared. En una lisa, todo en orden. Si no tiene demasiadas imperfecciones, cumple con su cometido. Huelga decir que el gotelé está totalmente fuera de la ecuación. A no ser que quieras ver las películas de Netflix al óleo. Lo mejor es contar con una pantalla de proyección lista para cumplir su objetivo.

En cuanto al ambiente que necesitas para usar el proyector LG CineBeam HU715Q 4K UHD, solo encontramos un pero. Cuenta con 2500 lúmenes ANSI, más de la media respecto a otros proyectores, pero es algo que marca la diferencia respecto a sus amigas tradicionales. Se puede ver con cualquier luz, pero lo mejor es tener oscuridad total o casi total. No es un problema para ver una película, pero sí pone un punto y aparte en su vocación para ser el sustituto de una televisión convencional. Pero esto busca ser un cine en casa en toda regla –que se demuestra con sus tres entradas HDMI–, por lo que no supone ningún problema.

Un buen sonido, con un 'pero'

LG CineBeam 4K Proyector

El LG CineBeam HU715Q 4K UHD se escucha realmente bien. Viene con amplificadores clase D de 20 vatios, perfecto para las películas de acción o dejar sordos a los vecinos. Pero, fuera de broma, el sonido es realmente bueno para el tamaño del sistema de audio que lleva incorporado.

Lógicamente, con una barra de sonido y sistema de altavoces, la experiencia será mucho mejor. Pero, como hemos dicho, para su función en este caso, ha cumplido con creces.

Salvo en un momento. El proyector, como casi todos, hace ruido. Un ligero zumbido. Son los ventiladores para refrigerar los sistemas de luz para proyectar –unos que habrá que mantener limpios para evitar que el polvo se acumule y evite la refrigeración y, por tanto, más ruido–. Aquí se abre un melón. Es una habitación, no un gran salón, por lo que quizá la percepción sea mucho mayor.

¿Es un ruido molesto? Ni mucho menos. De hecho, en las películas o contenidos en los que hay mucho ruido, es apenas imperceptible. Solo en los momentos de transición o diálogos con una voz más suave, podemos notar el ruido.

Invisible, el proyector que necesitamos

LG CineBeam 4K Proyector

El LG CineBeam HU715Q 4K UHD no es como "los de toda la vida". Es de tiro ultracorto. ¿Qué quiere decir esto? Su posición no es detrás de nuestro campo de visión, sino bajo el punto de proyección.

Esta es una de las mayores ventajas de este dispositivo de LG. El ahorro del espacio que esto supone no tiene precio: pegado a la pared de proyección, se verá perfectamente. Si se aleja, se verá a más tamaño. Eso si, siempre sin perder calidad gracias a la luz láser que porta el LG CineBeam HU715Q 4K UHD. Una que cuenta con una vida media de 60.000 horas sin perder calidad a lo lago de su vida útil.

No podemos hablar de cómo se comportará dentro de 5 años, pero al menos en un uso intensivo tras varias horas no se aprecia ningún cambio de degradación –cosa que sí que ocurre con las lámparas de mercurio tradicionales–.

El precio del LG CineBeam HU715Q 4K UHD, su mayor enemigo

Comprar o no el LG CineBeam HU715Q 4K UHD depende de las necesidades de cada uno. Sin sustituir a una televisión, el precio puede ser un problema para muchos que prefieran invertir en un dispositivo más tradicional y más completo en prestaciones.

No es barato. 2.240 euros –precio actual en Amazon– supera con creces a muchas televisiones de alta gama del mercado. Este proyector es, por tanto, un activo adicional para los amantes del cine y la imagen que, sin querer tener un televisor más grande, quieran disfrutar de vez en cuando de la experiencia del cine en casa.

Deja un comentario

Deja tu comentario