Una gran nube de humo con forma de hongo. Es una de las imágenes más icónicas y que mejor representa gráficamente la explosión deuna bomba nuclear. El hongo nuclear es lo que se ve a lo lejos en el lugar de la explosión. Las consecuencias de las armas nucleares son peores. Tal y como explica Naciones Unidas en su página oficial, “una sola (arma nuclear) puede destruir una ciudad entera, con la posibilidad de causar la muerte de millones de personas, y poner en peligro el medio natural y las vidas de las futuras generaciones debido a sus efectos catastróficos a largo plazo”.

La primera explosión nuclear tuvo lugar un 16 de julio de 1945. El nombre en clave fue Trinity y estaba englobado en el entonces secretísimo Proyecto Manhattan. Y los responsables, la Armada de Estados Unidos. Desde entonces, países de todo el mundo iniciaron una carrera armamentística para ver quién tenía armas nucleares. Y, en consecuencia, quién tenía más poder en el mundo que quedó tras finalizar la Segunda Guerra Mundial. Hasta nuestros días.

Según informes de Naciones Unidas, en el mundo quedan unas 22.000 armas nucleares. Un reciente artículo de CNN lo reduce a 13.400. Y se han realizado más de 2.000 ensayos nucleares. Es más. Desde su nacimiento, Naciones Unidas ha intentado, con poco éxito, eliminar las armas nucleares del planeta. De esta lucha surgieron el Tratado sobre la No Proliferación de Armas Nucleares (TNP), así como otros acuerdos y tratados que prohíben ensayos con armas nucleares en la atmósfera, en el espacio exterior y debajo del agua, como el Tratado de Prohibición Parcial de los Ensayos Nucleares (TPPE). En cambio, el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (TPCE), más ambicioso y firmado en 1996, todavía no ha entrado en vigor. Casi 30 años después.

Las armas nucleares se pusieron de moda durante la Guerra Fría. Y parecían algo del pasado. Más que nada, porque su uso por parte de varios países acarrearía unos daños irreparables en vidas, pérdidas materiales y en consecuencias humanas y naturales durante varias décadas. Pero la nueva Guerra Fría entre Estados Unidos y Rusia ha vuelto a sacar a relucir un tema del que los políticos de turno de ambos bandos hablan con demasiada ligereza.

Armas nucleares. Fat Man fue la segunda bomba atómica en caer sobre población civil
Réplica de Fat Man, la bomba atómica que Estados Unidos lanzó sobre Nagasaki en 1945. Fuente: Wikipedia (U.S. Department of Defense)

¿Qué entendemos por armas nucleares?

Lo que conocemos por armas nucleares son explosivos que emplean la fuerza generada por las reacciones nucleares para destruir a su paso. Pero no todas las armas nucleares son iguales. En principio, existen dos tipos de bomba nuclear: las bombas de fisión y las bombas termonucleares. Se suelen conocer como Bomba A (A-Bomb, bomba atómica) y Bomba H (H-Bomb, bomba de hidrógeno). A estas podemos añadir un tercer tipo, las bombas sucias o bombas radiológicas. No son consideradas nucleares o atómicas pero utilizan la radioactividad como elemento para causar el mayor número de daños humanos y materiales.

Las bombas atómicas o bombas nucleares se conocen también como bombas de fisión, porque emplean este método o reacción atómica para generar la explosión. Su potencia puede ser de un kilotón o de varios cientos de kilotones. Y es que la potencia explosiva se mide en toneladas de TNT. El conocido explosivo cuyas siglas significan trinitrotolueno. Por su parte, las bombas de hidrógeno o bombas termonucleares, son de mayor tamaño que las anteriores, hasta mil veces mayores. Y sus resultados pueden medirse en millones de toneladas de TNT o megatones

El único país que ha usado la bomba atómica en guerra ha sido, hasta la fecha, Estados Unidos. Y dos veces. El 6 de agosto de 1945 en Hiroshima, Japón. Y el 9 de agosto en Nagasaki, Japón. La primera, apodada Little Boy, tenía una potencia de 15 kilotones. La segunda, bautizada como Fat Man, tenía una potencia de explosión de 20 kilotones. La bomba de hidrógeno todavía no ha sido usada en guerra. Sí fue probada con éxito por Estados Unidos en 1952 con una potencia de 10 megatones. La buena noticia es que crear bombas H resulta más difícil que hacer bombas A. Por lo demás, su poder de destrucción es mayor.

A lo largo de las décadas, la tecnología de armas nucleares ha ido perfeccionándose pese a no haber ningún conflicto. Más bien, su existencia ha sido una herramienta de disuasión y una manera de tener más relevancia en el ámbito internacional. Ambas tecnologías han ido reduciendo el tamaño de sus misiles. Misiles que pueden ser lanzados desde tierra a grandes distancias, desde submarinos o desde aviones. 

De la miniaturización de las bombas de hidrógeno surgieron las bombas de neutrones. En teoría, deberían emplearse en el campo de batalla, no sobre población civil. Su alcance es menor y funcionan generando una explosión y calor mínimos. Por contra, libera grandes cantidades de radiación, como ocurre con las bombas sucias.

Varios países tienen o han tenido armas nucleares
Mapa de Wikipedia con los países que tienen o han tenido armas nucleares

El club de los nueve

Actualmente, hay nueve países que tienen armas nucleares. De manera oficial o extraoficial. Y podemos dividirlos en tres grupos. Empecemos por Israel. Oficialmente, no dispone de esta tecnología, pero todos los países “saben” que sí la posee, desde al menos 1966, y que podría utilizarla. Según varias fuentes, se estima que posee entre 80 y 400 armas nucleares. Su ambigüedad al no reconocer que cuenta con esta tecnología le evita a Estados Unidos tener que sancionarle.

De este club de los nueve, solamente cinco reconoce oficialmente que dispone de armamento nuclear. Son Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia y China. Y de ellos, únicamente Estados Unidos y Rusia han firmado tratados para verificar su arsenal nuclear de manera independiente. Con todo, los números disponibles sobre armas nucleares de cada país son estimaciones. A continuación, listamos los países con sus respectivos arsenales con datos de Nuclear Threat Initiative, una organización sin ánimo de lucro que lucha contra las amenazas nucleares y biológicas.

Estados Unidos fue el primero en descubrir esta tecnología (1945) y el único en aplicarla sobre población civil. Según CNN, en octubre de 2021, la Administración Biden dio cifras oficiales: 3.750 ojivas nucleares y 2.000 a la espera de ser desmanteladas.

Rusia fue el segundo país en contar con armas nucleares en su etapa como URSS (1949). Se estima que dispone de 1.444 ojivas nucleares. De ellas, 527 misiles balísticos a lanzar desde submarinos (por sus siglas en inglés SLBM). Contando el armamento nuclear en proceso de desmantelamiento, el total es de 6.370 armas. Como curiosidad, en la época de la URSS, las entonces repúblicas soviéticas y actuales Bielorrusia, Kazajistán y Ucrania, poseían armamento nuclear que, posteriormente fue repatriado a Rusia. 

Reino Unido es el tercer país en conseguir armamento nuclear (1952). Cuenta con aproximadamente 225 ojivas nucleares, según Nuclear Threat Initiative. En su práctica totalidad, de tipo SLBM para lanzar desde submarinos nucleares.

Francia se unió al “club” en 1960. Dispone de aproximadamente 290 ojivas nucleares que pueden lanzarse desde el mar y desde al aire. Y esta primera lista termina con China, que descubrió la bomba nuclear oficialmente en 1964 y que cuenta con  290 ojivas nucleares. De ellas, 90 son misiles balísticos intercontinentales con capacidad nuclear, conocidos por sus siglas en inglés ICBM.

Sede de Naciones Unidas en Nueva York. Fuente: Naciones Unidas

Las potencias nucleares más controvertidas

Además de estos cinco países, que declaran oficialmente tener armas nucleares, y de la ambigua Israel, hay otros tres países que dicen poseer esta tecnología. Además, estos tres países no han firmado el Tratado de No Proliferación Nuclear que han firmaron los cinco países antes mencionados en 1968 y que sigue vigente desde 1970. En este tratado se unieron otros países hasta un total de 190. Solamente están fuera Israel, India, Pakistán, Corea del Norte y Sudán del Sur. Precisamente, cuatro de los cinco poseen armas nucleares.

India dice tener la bomba atómica desde 1974. Pakistán desde 1998 y Corea del Norte lo hizo oficial en 2006 con hasta seis pruebas nucleares. Se estima que tiene plutonio y uranio enriquecido para fabricar hasta 12 ojivas. Por su parte, se calcula que India tiene entre 130 y 140 ojivas nucleares. Pakistán, entre 90 y 110 ojivas nucleares. Y llevan enfrentados oficial y extraoficialmente desde hace décadas. En especial, por territorios fronterizos estratégicos como Cachemira. Es más, han librado ya cuatro guerras, de breve duración. La última, en 1999.

Países familiarizados con las armas nucleares

A esta lista podemos añadir otros países por distintas razones. Sudáfrica desarrolló armamento nuclear durante los años 70 pero abandonó su programa nuclear en 1991. Japón anunció en 2996 que tenía la capacidad de crear armamento nuclear en respuesta al anuncio de Corea del Norte. Pero, que sepamos, no tiene armas nucleares en marcha. Y, desde hace años, Estados Unidos denuncia que Irán tiene capacidad nuclear. Lo que ha derivado en sucesivas sanciones económicas sin que, por el momento, haya pruebas materiales.

Finalmente, países como Bélgica, Alemania, Italia, Países Bajos y Turquía, miembros de la OTAN, podrían usar armamento nuclear de países aliados en caso de conflicto bélico. Algo que, hasta la fecha, no ha sido necesario. Eso sí. Desde 2009, estos países guardan armas nucleares de Estados Unidos. Se estima que un total de 150 repartidas entre esos territorios. Algo que ya hicieron en el pasado Canadá hasta 1984 y Grecia hasta 2001.

Deja un comentario

Deja tu comentario