La vacuna universal contra la gripe, uno de los grandes retos de la medicina, consiguió su primer hito al ser probada con éxito en ratones. Investigadores de la Universidad de Pensilvania, Estados Unidos, desarrollaron un candidato a vacuna universal que utiliza la tecnología mRNA. El equipo liderado por la viróloga Claudia Arévalo, apostó por la tecnología presente en las vacunas de Pzifer y Moderna contra la COVID-19 y los resultados son prometedores.

Los investigadores basaron su trabajo en la tecnología de ARN mensajero (ARNm), que introduce las directrices para poner en marcha el sistema inmunitario y estar preparado ante una infección. En este caso, Arévalo y compañía desarrollaron una vacuna de nanopartículas lipídicas de ARNm modificado con nucleósidos que codifica antígenos de hemaglutinina de los 20 subtipos de virus de influenza.

La hemaglutinina es una proteína presente en la superficie del virus de la gripe y juega un papel importante en las infecciones. Existen 18 versiones distintas de hemaglutinina y uno de sus extremos tiene una tasa muy alta de mutación. Es por ello que la idea de una vacuna universal parecía imposible, sin embargo, los investigadores tomaron un camino distinto.

Una vacuna para dominar todas las variantes de la gripe

vacuna española, Hipra, vacuna del coronavirus, Nueva Zelanda, antivacunas, 70%, inmunidad de grupo, vacunas coronavirus, person in blue long sleeve shirt holding white textile
Foto por CDC en Unsplash

El trabajo de los científicos se centró en introducir las instrucciones para que nuestras células fabriquen la hemaglutinina. El resultado fue una vacuna contra 20 subtipos A y B del virus que protegería, incluso, contra variantes presentes en aves y otros mamíferos. De acuerdo con la publicación en Nature, las primeras pruebas en ratones ofrecieron resultados positivos.

Esta vacuna multivalente provocó altos niveles de anticuerpos específicos de subtipo y de reactividad cruzada en ratones y hurones que reaccionaron a los 20 antígenos codificados. La vacunación protegió a los ratones y hurones desafiados con cepas virales coincidentes y no coincidentes, y esta protección dependía al menos parcialmente de los anticuerpos.

Claudia Arévalo, investigadora de la Universidad de Pensilvania y autora del estudio

Posteriormente, los investigadores contagiaron a varios ratones son dos variantes de la gripe A, una muy similar al virus H1N1. En el subtipo más común, todos los roedores vacunados sobrevivieron, mientras que con la variedad más rara, solo el 80% se recuperó tras una semana. La vacuna con tecnología ARN resultó efectiva para proteger ante complicaciones y variantes del virus.

De acuerdo con Adolfo García-Sastre, director del Instituto de Salud Global y Patógenos Emergentes del Hospital Monte Sinaí de Nueva York, esta vacuna podría protegernos contra virus de gripe con potencial pandémico. Si bien los estudios son prometedores, falta efectuar ensayos clínicos en humanos para garantizar su potencial.

vacunas del coronavirus moderna, tercera dosis
Unsplash

Claudia Arévalo, quien ahora trabaja en Pfizer, mencionó que desarrollar la vacuna usando el modelo tradicional de otras vacunas sería imposible. Para Juan Ortín, investigador del Centro Nacional de Biotecnología, la gripe puede ser definida como una enfermedad constante causada por un virus siempre variable.

Los investigadores clasifican a los virus de la gripe en función de dos proteínas de su superficie: hemaglutinina (H) y neuraminidasa (N). Actualmente, se han identificado 18 variantes de glicoproteína H y 11 de N. Las combinaciones de hemaglutinina y neuraminidasa dan lugar a todos los subtipos de gripe que acechan cada año.

Arévalo y su equipo cree que su vacuna tiene potencial, aunque se requiere más trabajo de investigación para considerarla exitosa a futuro.

Deja un comentario

Deja tu comentario