Enviar un mensaje de WhatsApp usando nuestra mente muy pronto será posible. Una nueva interfaz cerebro-computadora (ICC) desarrollada por una startup estadounidense permite que personas discapacitadas puedan responder mensajes en el iPhone. Esto es posible gracias a un pequeño implante que analiza nuestras ondas cerebrales y las traduce en acciones.

Un reporte de Semafor detalla cómo Synchron, una empresa con sede en Nueva York, ha conseguido que personas con enfermedades degenerativas recuperen sus vidas. Esto es posible gracias a un pequeño dispositivo llamado Stentrode que se introduce en la parte superior de la corteza cerebral a través de los vasos sanguíneos. El implante utiliza sensores que registran actividad de nuestro cerebro y envía las señales a un nodo colocado en el pecho del paciente.

Stentrode. Imagen: Synchron

Posteriormente, el nodo transmite la información de forma inalámbrica a un receptor llamado axon, que procesará y traducirá las señales en comandos que pueden ser reconocidos por el iPhone, iPad o cualquier dispositivo Bluetooth. Aunque el Stentrode no puede interpretar ondas cerebrales complejas, es lo suficientemente bueno como para que las personas puedan escribir y enviar mensajes de texto para comunicarse con sus seres queridos.

A diferencia de Neuralink y otras ICC, Synchron optó por un enfoque distinto usando los vasos sanguíneos como vía de comunicación con el cerebro. El Stentrode tiene un diseño de malla y una longitud de una batería AAA. Para colocarlo es necesario realizar una cirugía que lo introduce hasta la parte superior de la corteza cerebral; una vez hecho, se expandirá para adherirse a las paredes del vaso y permitir el flujo de sangre.

Un implante que traduce señales cerebrales en acciones a ejecutar en el iPhone

YouTube video

El Stentrode se coloca en la corteza motora, la región responsable del control, ejecución y planeación de movimientos voluntarios. Aunque la persona se encuentre paralizada, el cerebro sigue enviando las instrucciones, por lo que el implante detecta las ondas y las transmite hacia el nodo. La recepción y traducción de estas ondas se realiza por medio de un software potenciado por inteligencia artificial y un modelo de aprendizaje automático.

Imagen :Semafot

De acuerdo con Semafot, actualmente existen cuatro personas que utilizan los implantes de Synchron. Uno de ellos es Rodney Gorham, un vendedor de software retirado que padece esclerosis lateral amiotrófica. Gorham tiene un Stentrode que le permite enviar mensajes de una palabra por medio de su iPad.

La compañía estadounidense está trabajando de cerca con Apple para implementar su tecnología en el iPhone. Uno de los objetivos es conseguir una mejor integración y reducir la latencia en el proceso. No obstante, los pacientes deben estar conscientes que el implante es permanente, ya que las mismas células integran los sensores a su tejido al paso de unos días.

Synchron ya tiene aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos para realizar pruebas. La diferencia principal con Neuralink, de Elon Musk, es que los implantes no requieren de una cirugía compleja. El único inconveniente es que no pueden conseguir que un mono juegue Pong, ya que no es capaz de identificar y traducir señales complejas.

Deja un comentario

Deja tu comentario