Una demanda colectiva contra FTX, la compañía de criptomonedas que se declaró en bancarrota hace apenas unos días, ha puesto contra las cuerdas a un amplio número de famosos y celebridades que llegaron a promocionar en su día la mencionada plataforma de intercambio de criptomonedas. Entre los nombres incluidos en la demanda, también aparece el del fundador y exCEO de FTX; Sam Bankman-Fried, a quien acusan de aprovecharse de los inversores menos expertos.

La demanda nombra a más de una decena caras conocidas —la mayoría del mundo del deporte—. Entre ellas, el jugador de futbol americano Tom Brady, Gisele Bundchen, Stephen Curry, el equipo de los Golden State Warriors, Shaquille O’Neal, Udonis Haslem, David Ortiz, William Trevor Lawrence, Shohei Ohtani, Naomi Osaka, Lawrence Gene David, Kevin O’Leary o, incluso, Sam Bankman-Fried (exCEO de FTX).

Revela, en concreto, cómo todas estas celebridades estuvieron implicadas en campañas engañosas e ilegales para promover la plataforma de criptomonedas y alentar a los usuarios “poco sofisticados” de Estados Unidos o, dicho de otro modo, aquellos con menos experiencia en el mercado de las criptomonedas, a utilizar la app para realizar sus inversiones.

Los demandantes, que insisten en que las celebridades y el antiguo CEO de FTX violaron la ley de Florida contra las prácticas desleales, estiman que estas campañas engañosas por parte de la compañía hicieron que los inversores menos profesionales perdieran millones de dólares en el intercambio de criptomonedas. Buscan, por tanto, recuperar una cantidad total de 11 mil millones de dólares en daños y prejuicios.

FTX intentó no dejar rastro de su actividad delictiva

Tras el anuncio de bancarrota, y para evitar problemas mayores —como el de esta demanda—, FTX intentó deshacerse de todo aquello que demostraba sus prácticas desleales. Incluidos correos electrónicos y otras pruebas de actividades ilegales. Los demandantes, no obstante, aseguran que han tenido acceso a la información eliminada por parte de la compañía para demostrar los hechos.

“Aunque muchos correos electrónicos y textos incriminatorios de FTX ya han sido destruidos, los localizamos y demuestran cómo el esquema fraudulento de FTX fue diseñado para aprovechar a los inversores poco sofisticados de todo el país, que utilizan aplicaciones móviles para hacer sus inversiones. Como resultado, los consumidores estadounidenses sufrieron colectivamente más de 11 mil millones de dólares en daños y perjuicios”.

Describe la demanda a FTX.

La primera demanda desde la bancarrota

FTX

Lo cierto es que no es de extrañar que la compañía esté implicada en una demanda colectiva contra sus prácticas desleales. De hecho, uno de los principales motivos de la quiebra de FTX es el nulo apoyo de otras empresas especializadas en el mercado de las criptomonedas, quienes dieron la espalda a la plataforma tras descubrir diferentes irregularidades.

Algunas de ellas, por ejemplo, decidieron no salvar a la FTX después de que se revelara que habían incumplido algunas de sus propias políticas. Una de ellas, la de desviar unos 10.000 millones de dólares de sus clientes a Alameda Research, otra de las compañías de Sam Bankman-Fried. El también conocido como SBF, en concreto, buscaba evitar que el precio de su token; FTT, se derrumbara.

Sorprende, eso sí, que la demanda implique a famosos del mundo del deporte y a otras celebridades.

Participa en la conversación

1 comentario

Deja tu comentario