Binance informó que no seguirá adelante con la intención de comprar FTX debido a las múltiples irregularidades que rodean a la misma. Este mismo miércoles, se dio a conocer que autoridades estadounidenses iniciaron una investigación contra FTX por el posible despilfarró de fondos de sus clientes, razón suficiente para que Binance reconsiderase su intención. Desde luego, quieren evitar meterse en líos más complejos.

«Como resultado de la debida diligencia corporativa, así como de los últimos informes en relación al mal manejo de los fondos de los clientes y las supuestas investigaciones de agencias estadounidenses, hemos decidido que no buscaremos la posible adquisición de FTX», señaló Binance a través de un comunicado compartido en Twitter.

Previo a la investigación que han iniciado dos organismos reguladores de Estados Unidos, concretamente la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) y la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos (CFTC), se creía que la compra podía llegar a buen puerto. Si bien un reporte de CoinDesk expuso la situación financiera tan complicada que se vive en FTX, Binance estaba dispuesta a convertirse en su salvavidas.

Todo cambió, no obstante, cuando Bloomberg informó que los reguladores mencionados estaban investigando a FTX por el manejo inadecuado de fondos y préstamos de clientes. Binance, de hecho, ya había informado que no cerrarían ningún acuerdo sin antes analizar la situación a fondo. Hoy, finalmente, concluyeron que seguir adelante con la compra era un riesgo mayúsculo.

Sam Bankman-Fried, CEO de FTX
Sam Bankman-Fried, CEO de FTX.

«En un principio, nuestra esperanza era poder ayudar a los clientes de FTX a proporcionar liquidez, pero los inconvenientes están fuera de nuestro control o capacidad de ayuda. Cada vez que falla un actor importante en una industria, los consumidores minoristas sufrirán. En los últimos años, hemos visto que el ecosistema crypto se está volviendo más resistente y creemos que con el tiempo las partes que hacen uso indebido de los fondos de los usuarios serán eliminados por el libre mercado. A medida que se desarrollen marcos regulatorios y la industria continúe evolucionando hacia una mayor descentralización, el ecosistema se fortalecerá», concluyó Binance.

Mientras tanto, Sam Bankman-Fried, CEO de FTX, sigue en su intento de buscar liquidez para que sus clientes puedan retirar sus fondos. Todo se vino abajo cuando un informe expuso que el balance de Alameda Research, empresa hermana de FTX, estaba conformado principalmente por FTT (el token de FTX). Esta inesperada información generó dudas sobre la verdadera solvencia de la plataforma de criptomonedas, derivando en un ambiente de pánico entre miles de usuarios que buscaron retirar sus fondos sin éxito. ¿La razón? FTX bloqueó las operaciones. Simplemente, no tenían liquidez.

Por supuesto, esta novela no ha terminado aquí. Binance se retiró de la partida, pero FTX ahora debe enfrentar la investigación de los reguladores. Si se comprueba que existe un uso indebido de los fondos de sus usuarios, a la plataforma se le viene una tormenta de la que difícilmente saldrá bien librado.

Deja un comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario