Diría que es fácil decir, simplemente, "meh" cuando sale un nuevo Apple TV. La cajita inteligente para televisiones de Apple lleva años siendo un dispositivo que "vuela bajo" cuando se trata de innovación o novedades. La versión de 2022 no es la excepción, con pocos cambios, pero alguna que otra sorpresa notable relacionada con el mando a distancia y el tamaño del dispositivo.

Casi sin querer, llevo 15 años con un Apple TV conectado a alguno de mis televisores. Anunciado en septiembre de 2006 —originalmente como iTV, aunque luego cambiaron el nombre por una disputa de marca registrada con ITV—, y puesto a la venta en 2007, trae la experiencia Apple al salón. Lejos quedan las primeras versiones en que era requerido un Mac o un PC con iTunes para poder sincronizar o hacer streaming de contenidos. En aquella época la resolución máxima era de apenas 720p.

De una versión modificada de MacOS X Tiger y un procesador de Intel pasamos a los Apple TV de segunda generación que funcionaban con iOS y chips ARM. Desde aquella época hasta la actualidad el dispositivo ha mantenido su diseño general, con cambios significativos enfocados en el mando a distancia y las capacidades del sistema operativo.

El cambio más importante que ha experimentado el Apple TV ha sido la migración de iOS a tvOS, un sistema operativo con muchas más capacidades, posibilidad de instalar apps vía su propia App Store y una integración muchísimo más potente con el ecosistema de Apple, y posteriormente con otros dispositivos vía HomeKit.

2021 nos trajo un nuevo mando a distancia, mucho más funcional, con capacidades de HDMI 2.1, Dolby Vision y HDR. Ahora, en 2022, Apple ha hecho unas cuantas mejoras más al dispositivo que son más de mantenimiento que cambios muy profundos.

Apple TV 4K 2022 (3.ª generación)

El Apple TV 4K 20022 de tercera generación llega con un procesador más rápido, un diseño más pequeño, consume menos energía y un mando a distancia que se carga vía USB-C y no Lightning. Es una actualización "de mantenimiento", pero sigue ofreciendo toda la experiencia Apple en la TV.

Puntuación: 4 de 5.

El nuevo Apple TV 4K incorpora un chip A15 y llega con un diseño un poco más compacto

El Apple TV 4K de 2022 incorpora un chip A15 Bionic, utilizado en los iPhone 13, iPhone 13 Mini, iPhone 13 Pro y iPhone 13 Pro Max. También en el iPad Mini de sexta generación, el iPhone SE de tercera generación y en los nuevos iPhone 14 y 14 Plus. Es un SoC muy potente al que la compañía le está sacando mucho provecho y que en teoría hace al dispositivo más rápido.

Digo en teoría porque la interfaz gráfica del Apple TV de 2021 (con chip A12 Bionic) ya era bastante rápida con respuesta inmediata. La mejora en este sentido se notará en algunos videojuegos con mayores requerimiento gráficos, pero la realidad es que la mayoría de los títulos disponibles para iOS/tvOS se alejan mucho de juegos AAA para consolas.

Lo cual es una pena inmensa, porque el A15 Bionic es un chip bastante potente al que se le podría sacar muchísimo más provecho si Apple impusiera menos limitaciones —sobre todo de espacio— a los videojuegos. Dudo que sea capaz de hacer funcionar algo como Horizon: Zero Dawn u Horizon: Forbidden West, ¿pero Destiny 2? Sin duda que sí.

La decisión de usar un A15 Bionic tiene relación con asegurar que el dispositivo tenga una vida útil de no menos de cinco años. He visto Apple TVs de 2015 e incluso 2012 instalados en televisores, y funcionando sin problema alguno. El objetivo es justo ese: que sea un producto que conectes y funcione por muchos años. Un A15 Bionic garantiza que así será.

Desde la perspectiva de especificaciones y números, el Apple TV de 2022 es 50 % más rápido en su CPU y hasta 30 % más rápido en gráficas. Además, consume un 30 % menos energía. Algo muy bienvenido.

Donde sí que notaremos una mejora es en el tamaño general del dispositivo. Ya que el chip A15 no requiere de un ventilador para funcionar en condiciones ideales, el Apple TV 4K de 2022 es ligeramente más pequeño que la generación anterior. Debo aceptar que me sorprendió enterarme de que los Apple TV tienen refrigeración activa, porque nunca lo escuché.

El Apple TV 4K 2022 es medio centímetro menos ancho y menos largo, y 4 milímetros menos alto que su predecesor. Cuando pones uno al lado del otro, lo notas. Pero si no lo menciono, costará notarlo.

Apple TV 4K 2022
Apple TV 4K 2021 a la izquierda, Apple TV 4K 2022 a la derecha

El mando Siri Remote ahora es USB-C

La otra novedad es que el Apple TV se une a los dispositivos de la compañía que migran a USB-C. El mando a distancia, que cambió el año pasado y nos ha gustado muchísimo, ahora se carga vía USB-C. Dependiendo del uso, no hace falta cargarlo más que una vez al año, como mucho dos. Pero tomando en cuenta que casi todos nuestros accesorios y dispositivos están ahora en USB-C, se agradece.

Salvo ese cambio, todo es igual en el mando Siri Remote. Es el mismo tamaño, los mismos botones, materiales, peso y autonomía. Sigue siendo Bluetooth con un transmisor de infrarrojos.

Mando Siri Remote Apple TV 4K 2022

Dolby Vision, HDR10+ y fotogramas por segundo

El Apple TV 4K 2021 estrenó el soporte de HDR vía HDMI 2.1 con soporte de ARC y eARC. Todo fue muy bienvenido y muy alineado con algunas de las tecnologías modernas, que además están incorporadas en televisores cada vez más económicos. La versión de 2022 además trae el HDR10+.

HDR10+ es un estándar abierto que nació como una colaboración entre Samsung y Amazon anunciada en 2017. Consiste en agregar metadatos que permiten llegar hasta los 10.000 cd/m² de brillo en 10-bits y hasta 8K de resolución. A nivel técnico utiliza espacio de color Rec.2020.

En algunas cosas es mejor que Dolby Vision, pero en algunas otras no. Dolby Vision tiene como ventaja la capacidad de llegar hasta los 12-bits de profundidad, y estar basado en HDR10, que ofrecería un poco más de compatibilidad. En todo caso, el Apple TV finalmente soporte ambos estándares.

Una de las críticas —un tanto infundadas en mi opinión— que recibió el Apple TV 4K de 2021 es que es capaz de mostrar video hasta 60 cuadros por segundo (gracias al puerto HDMI 2.1). A diferencia de las Xbox o la última Playstation que llegan hasta los 120 cuadros por segundo. El Apple TV 4K de 2022 mantiene esos 60 cuadros por segundo y sigue sin tener sentido que vaya a más.

Sobre todo porque la totalidad de los contenidos audiovisuales no interactivos no superan los 60 cuadros por segundo. Llegar hasta los 120 solo supone una ventaja en videojuegos, pero no creo que veamos títulos capaces, a nivel gráfico, de alcanzarlos o sacarle verdadero provecho.

Apple TV como un cortafuegos a favor de la privacidad

Hay una ventaja poco mencionada con el uso del Apple TV para consumir contenidos. Apple tiene políticas de privacidad muy estrictas a favor del usuario. Y uno de los dispositivos tecnológicos que menos respeta el uso de nuestros datos e información de hábitos son las smart TVs y sus apps. Es escandaloso, pero no podremos hacer nada al respecto porque —honestamente— a nadie le importa.

Con un Apple TV podemos usar exactamente las mismas apps que tenemos instaladas en un smart TV, pero podemos negarnos a que hagan seguimiento de nuestros hábitos de consumo e instalar rastreadores.

Apple TV 4K 2022

Cuidado con el modelo de Apple TV 4K que elijas

A diferencia de otros años, esta vez los modelos de Apple TV son bastante diferentes dependiendo del precio. La versión más económica (169 euros o 129 dólares) no tiene puerto Ethernet —que recomiendo encarecidamente utilizar porque te evitas decenas de problemas de velocidad de conexión para hacer streaming de contenidos en alta resolución—. Pero, adicional a eso, no tiene compatibilidad con redes Thread.

Esto último es el nuevo protocolo abierto que se ha desarrollado para la interconexión domótica para la conexión en redes mesh de accesorios inteligentes. El Apple TV funciona como un concentrador Thread, sin embargo, tiene que ser la versión con puerto Ethernet, con un precio de 189 euros o 149 dólares.

Dicho eso, ambos modelos siguen funcionando como concentrador HomeKit en el hogar donde estén funcionando. Eso no cambia.

ModeloApple TV 4K 2022 Wi-FiApple TV 4K 2022 Wi-Fi + Ethernet
PuertoHDMI 2.1 (ARC o eARC)HDMI 2.1 (ARC o eARC)
Conectividad inalámbricaWi-Fi 6 (802.11ax) con MIMO 2x2
Bluetooth 5.0
Wi-Fi 6 (802.11ax) con MIMO 2x2
Bluetooth 5.0
Conexión alámbricaNo disponibleGigabit Ethernet (10/100/1000)
Redes ThreadNo disponible
Concentrador HomeKit

Toda la experiencia de Apple en la televisión

Interfaz Apple TV

Toda la experiencia de consumir contenido audiovisual con la facilidad de uso, experiencia de usuario, interfaz gráfica e integración con el ecosistema de Apple está presente en esta última versión del Apple TV.

Si tienes un Apple TV 4K de 2021, tiene poco sentido que actualices a esta última versión. Prácticamente, no se notan diferencias. Pero sí que hay mejoras significativas comparándolo con la versión de 2017 (la cual, además, no tiene HDR o puerto ARC).

Si comparamos con dispositivos de la competencia, tipo Fire TV de Amazon o Google Chromecast, la historia es distinta. En mi opinión es una decisión de precio y ecosistema, pero no tanto de posibilidades.

Un Chromecast se adquiere por 40 €. Un Fire TV apenas 30 €, este último con un mando a distancia, incluso. Si no estás dispuesto a invertir más de esas cantidades en un reproductor inteligente de contenidos para la TV, estoy seguro de que el Apple TV no es para ti. Porque la versión más económica cuenta con un precio de 169 euros o 129 dólares.

Pero en prestaciones la situación es muy distinta. La experiencia de uso de un Apple TV es muy superior a su competencia. Yo tengo una TV Sony con Google TV. Aun con Chromecast integrado, capacidad de instalar apps desde la Play Store y una interfaz gráfica que no está nada mal, sigo prefiriendo lo que me ofrece Apple en términos de sistema operativo, velocidad, integración con el ecosistema de la compañía y prestaciones.

Participa en la conversación

1 comentario

Deja tu comentario