Ahora mismo puede parecer impensable, pero a la película Avatar le llevó esfuerzos conseguir a su protagonista. Durante el año 2009, James Cameron intentó afanosamente encontrar al actor ideal para encarnar al ya icónico Jake Sully. Sin embargo, debió atravesar buena parte de las complicadas agendas y los diversos puntos de vista de los actores que optaron por el papel para lograrlo.

Desde Matt Damon, Chris Pratt, Chris Pine, Chris Evans, Channing Tatum hasta Jake Gyllenhaal. El director se esforzó por encontrar al rostro del personaje central de su obra. Algo que le obsesionaba, en especial porque ya para entonces imaginaba algo más que una sola película. En una entrevista para Empire en el 2021, el director comentó que ya por entonces analizaba con cuidado algo más que “una historia única”. Lo que incluía un elenco que pudiera encarnar su visión a largo plazo de la historia de Avatar.

Cameron, que trabajó sobre la idea de Avatar desde la percepción de una obra múltiple, necesitaba a un protagonista que encarnara un cierto prototipo de héroe. Uno que, a pesar de su fortaleza física y disciplina militar, fuera un hombre sensible con la capacidad de comprender Pandora.

El universo extraordinario imaginado por el director era algo más que una travesía por un mundo nuevo. También, era una exploración a través de toda una nueva forma de reflexionar sobre lo ecológico. De modo que Cameron necesitaba sostener esa versión, a través de la interacción de su personaje principal con su entorno. 

Avatar

En busca de un rostro para Avatar

Pero el proceso resultó más complicado de lo que Cameron podría suponer. Pratt y Pine dijeron en diferentes entrevistas que sus respectivas audiciones no fueron satisfactorias. El primero admitió que su experiencia fue “miserable”, en especial porque el papel requería un tiempo de complexión física muy alejada de la suya. 

“Sufría de sobrepeso y me sentía inseguro”, afirmó el actor. “Realmente no me estaba cuidando físicamente, estaba en una relación en la que estábamos, ya sabes, bebiendo mucho. Entré y comencé a sudar de inmediato. El asistente de casting comenzó a grabar y supe que jamás obtendría el papel. Vi que literalmente no había nada en mi audición que fuera convincente en absoluto”, agregó Pratt.

Por otro lado, Pine olvidó sus líneas y terminó por improvisar, con pésimos resultados. “Entré en esa habitación absolutamente sin creerme a mí mismo. ¿Cómo me atrevo a poner a esa pobre directora de casting en la experiencia de verme? A la mitad me detuve; tal vez estaba sonriendo o riéndose de mí. Yo no me ofendí porque me di cuenta de que probablemente estaba bastante mal y dimos por terminado el día, le di la mano y salí caminando”.

James Cameron también contó en Empire la forma en que intentó, por medios poco ortodoxos para la época, que Matt Damon se uniera al elenco. El director ofreció al actor una participación del 10% en las ganancias de Avatar. Pero Damon lo rechazó para protagonizar la saga Bourne. Cameron admitiría que para entonces “comenzaba a estar preocupado”. Por último, Jake Gyllenhaal declinó la oferta para protagonizar Prince of Persia: The Sands of Time. Lo que abrió las puertas a Sam Worthington para interpretar el papel.

La curiosa historia de un actor que alcanzó el papel de sus sueños

Para Cameron, Sam Worthington fue una elección “ideal”. De hecho, aseguró en más de una ocasión que era el tipo de actor que creía necesario para Avatar y su historia. Para entonces, Worthington se encontraba desempleado y vivía en su coche. El intérprete contó en más de una ocasión que atravesaba lo que confesó que era “uno de los peores momentos de su vida”.

Pero Cameron, después de los desaires y de entrevistar a buena parte de los actores más relevantes de la época en Hollywood, tomó una decisión. “Quería que la audiencia pensara en un hombre que realmente está en una situación desconcertante. Que permitiera comprender a Jake Sully como el personaje que era. En lugar de asociarlo con los papeles anteriores de un actor”, explicó el director a Empire. Lo cual, al final, fue lo que brindó a Worthington la oportunidad de su vida como protagonista de Avatar.

Un largo trayecto a Pandora

Avatar: El Camino del Agua está a punto de estrenarse y, sin duda, convertirse en un hito del cine. Al menos, demostrar si todo el esfuerzo de James Cameron a lo largo de más de una década valió la pena. Pero, sea lo que sea que ocurra durante su estreno en diciembre, algo queda claro. Se trata de un proyecto a gran escala que con toda seguridad está destinado a deslumbrar el público.

También a demostrar que el cuidado en el detalle que Cameron brinda a sus películas tiene una considerable importancia. Algo que resulta de especial interés al momento de escoger a sus elencos. ¿Habría tenido el mismo impacto inocente Avatar con un actor reconocido? Una pregunta de interés para el universo global de la historia.

Deja un comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario