En varias de las escenas de la serie Entrevista con el vampiro, de AMC, Louis (Jacob Anderson) confiesa que es “un buen mentiroso”. Lo hace frente a Daniel Molloy (Eric Bogosian), al que declara que la primera conversación que compartieron “fue un sueño febril contado a un idiota”. 

Años antes de ese encuentro, lo grita al rostro de Lestat (Sam Reid). “He tenido que mentir para sobrevivir”, explica. Por último, frente a su exquisita hija vampírica, Claudia (Bailey Bass), a la que confiesa que “muy pocas veces ha podido ser sincero”.

Buena parte de la serie Entrevista con el vampiro está basada en una duplicidad inquietante y oscura, que en algunos puntos funciona. No obstante, la mayoría de las veces cae en un terreno inconsistente entre una comedia oscura y un relato perverso

El libro de Anne Rice, y su primera versión cinematográfica, apostaban a la oscuridad y a un drama denso. Pero la serie de AMC escoge lugares distintos. Uno de ellos, el de mostrar que toda la narración conocida siempre fue falsa. “Un delirio”, se burla Louis con condescendencia. “Pero ahora quiero decir la verdad”. 

Entrevista con el vampiro

¿Falla Entrevista con el Vampiro como producción? La serie tiene puntos deslumbrantes y algunos, incluso, intrigantes. No obstante, como homenaje a la historia que la precedió, es apenas una copia sin demasiados alicientes de una narración más compleja. Con un sentido del humor extravagante e innecesario, una recreación de la inmortalidad superflua y personajes sin mayor profundidad, el guion tiende al caos. Peor aún, a la perdida del sentido del conflicto retorcido que definió a la obra de Rice. Quizás, su mayor problema.

Puntuación: 3.5 de 5.

Nuevos secretos que descubrir en la serie Entrevista con el vampiro

¿Cuál es la verdad? Que, en realidad, la historia convertida en icono gótico es una sombra pálida de lo que realmente ocurrió. Louis jamás fue una doliente criatura aplastada por la moral, el amor y el horror.

En lugar de eso, fue el dueño de clubes y prostíbulos, que encontró en Nueva Orleans el sitio para ser lo que deseaba. “Al costo, incluso, de mi alma”, dice este nuevo Louis malicioso, torturado pero no precisamente infeliz. De hecho, uno de los puntos más desconcertantes del guion es convertir al personaje en una dualidad perenne. 

La serie sigue a grandes rasgos la misma historia de la novela homónima de los años 70. Un vampiro decide contar su historia a lo largo de los siglos a un periodista. Solo que, esta vez, lo hace desde Dubái, adelanta casi un siglo en el tiempo y brinda a Louis — de nuevo narrador y protagonista — una Nueva Orleans plena de brillo y decadencia. 

Por si eso no fuera suficiente, Entrevista con el vampiro también explora la mente del personaje desde un lugar por completo nuevo. Lo que construye un dilema existencial endeble sobre el bien, el mal y por qué un inmortal se preocupa por semejantes matices de la vida humana. 

Entrevista con el vampiro

Un vampiro que acaba de descubrir el sabor de la sangre 

A mitad de camino entre los apetitos desesperados que intenta refrenar, Louis también tiene el deseo notorio de paladear cada uno de ellos. ¿Cómo equilibrar semejante disyuntiva? La serie lo vincula a su sentido de la existencia — “necesito la plenitud del anhelo”, dice  — y sostiene un curioso discurso sobre lo inconfesable. 

¿Qué se esconde en la oscuridad del corazón humano, siempre cerca de despertar en todo su extraño poder? Entrevista con el vampiro se plantea la pregunta en múltiples ocasiones. Pero la respuesta se desploma en una mirada simple sobre la posibilidad del monstruo que habita en el hombre corriente. De hecho, Louis ya no es un vampiro herido por la culpa. En la versión para el nuevo milenio, el personaje está dispuesto a caer en la tentación y disfrutar de ella. 

Puede parecer un detalle menor en todos los cambios considerables que sufre la historia original, pero es lo suficientemente importante como para modificar su esencia. Este vampiro recién nacido, que, además, admite su sexualidad sin tapujos, no está en busca de redención o teme a su apetito por la sangre. 

En realidad, toda la insinuación de la carga homoerótica del libro desaparece por completo. Louis sabe que un deseo inconfesable e irreprimible palpita en su interior. Más allá del casino que regenta, de las mujeres que puede disfrutar y la familia a la que debe pertenecer, hay un impulso. 

En la serie Entrevista con el vampiro, Louis desea la libertad. La encontrará en una figura extraña, seductora y peligrosa, que, según admite, “le cazaba desde las sombras”. Pero, para el vampiro, no se trató solo de ser atacado y convertido en inmortal por puro capricho de un ser inexplicable. Se trató de amor, una búsqueda incesante de satisfacción. Por supuesto, también deseo. Uno perverso y turbulento que el Lestat de Reid despertará en Louis casi de inmediato. 

Entrevista con el vampiro

Los dolorosos conflictos de la noche y sus deseos 

Para la ocasión, Lestat es un seductor nato. Pero sin el contexto del misterio, la oscuridad o su naturaleza depredadora, el personaje cae en un espacio extraño. Su relación con Louis es más erótica que la de dos criaturas aisladas por una naturaleza compartida. La tensión sexual del libro — y la película de Neil Jordan — desaparece en favor de una mirada sobre la pulsión del deseo.

Entrevista con el vampiro equipara el matar con la necesidad sexual, algo que la pareja de vampiros comparten de forma recurrente y cada vez más cruel. Louis se tambalea, intenta resistirse al ansia de sangre, pero Lestat es inalcanzable y ferozmente atractivo. Al menos, es la forma en que la narración concibe el vínculo entre ambos inmortales, que va desde una relación tumultuosa a un lazo emocional desesperado. 

Sin embargo, la serie no logra narrar el sentido real del secreto — cualquiera que sea — que une a Louis y a Lestat. Podría ser anhelo o el hecho de que, finalmente, el vampiro recién nacido encuentra en su creador una forma de consuelo. “Se podía ser muchas cosas en la Nueva Orleans de mi época, menos negro y gay”, dice Louis, lo que convierte la trama en una lucha de pequeños dolores inconclusos. 

Para el argumento de la serie Entrevista con el vampiro, asesinar es un acto de entrega absoluta, la última donación y de pérdida de la humanidad. La producción lo muestra como una fragante caída en los infiernos. Una mirada asombrada y total hacia lugares desconocidos de la tentación. ¿Funciona la nueva fórmula? Lo hace en la medida en que crea un nuevo conflicto que, al final, es el punto más extraño de una historia sin verdadera personalidad.

La hija pequeña en la serie Entrevista con el vampiro 

Entrevista con el vampiro

Por supuesto, la llegada de Claudia es el punto más controvertido de la narración. De la misma manera que en la historia de origen, termina por ser convertida por capricho de Lestat. Pero, a diferencia de la versión previa, no es una niña, sino una adolescente que modifica, en lo profundo, el sentido mismo de su existencia.

¿Cuál es el conflicto de Claudia, eternizada en la figura de una mujer joven? ¿Con qué deberá enfrentarse en el futuro, si en realidad nada la limita o la restringe? Por ahora, la serie se sostiene sobre el hecho básico de un amor no correspondido, la madurez femenina y lo que eso puede significar para Lestat y Louis. Pero toda la complejidad dolorosa y violenta de la historia de la que proviene desaparece en favor de un enfrentamiento desconocido con la naturaleza del vampiro.

¿Falla Entrevista con el Vampiro como producción? La serie tiene puntos deslumbrantes y algunos, incluso, intrigantes. No obstante, como homenaje a la historia que la precedió, es apenas una copia sin demasiados alicientes de una narración más compleja. Con un sentido del humor extravagante e innecesario, una recreación de la inmortalidad superflua y personajes sin mayor profundidad, el guion tiende al caos. Peor aún, a la perdida de su sentido del conflicto retorcido que definió a la obra de Rice. Quizás, su mayor problema. 

Participa en la conversación

4 Comentarios

Deja tu comentario

  1. Soy seguidor de Anne Rice y sus grandes sagas, y creo que la idea de reformular la primera película, haciéndolo una declaración engañosa, me pareció una excelente idea. incluso me han parecido magistrales las escenas donde literalmente queman las cintas para un nuevo comienzo.. Que Lestast sea tan parecido físicamente al Luis de la primera historia, incluso deja una pista de que Louis admiraba incluso en ese momento a Lestat. esos detalles estás excelente pero… Lo ofrecido como nuevo DEBE ser algo mejor, más oscuro, más perturbador, más profundo. Dejando de lado el intento imperdonable de corrección histórica la hacen insostenible, creo que peca en algo fundamental.

    Louis no era gay.. La historia no se trata de eso… la soledad y el tiempo hacen que el género pierda valor per sé. Los vampiros observan y disfrutan la belleza sin prejuicios.. Creo que no respetar eso quebró por completo lo que más caracterizaba la narrativa de Anne Rice.

    Por otro lado aumentar la edad de Claudia también lo considero una terrible decisión, dado que le quita terror a sus acciones.. en el libro sólo tenía 5 años, y la posibilidad de representar un asesino de ese tamaño era un verdadero desafío, no solo para filmarlo, si no para mostrarlo. Poner una adolescente, simplemente los deja como una producción cobarde y simplista.

    Y finalmente Lestat. A estas alturas, y entendiendo que realmente él es el protagonista de la saga, debieron trabajar mejor en el personaje, intentando en primera instancia que se le odiara, pero que siguiera siendo cautivante e interesante. El Lestat de la serie es simplemente desagradable. No causa interés. Y no creo que sea culpa del actor.

    Sinceramente espero que puedan corregir algo si es que el presupuesto le permite seguir con otras temporadas. Me encantaría verlo en La reina de los condenados, mi libro favorito.

  2. Concuerdo totalmente, tanto el libro como la película original tienen una profundidad, misterio y oscuridad que atrae e inquieta y hace que no quieres parar de leer o ver la película. La serie me resulta superflua, simplista, demasiado obvia y evidente. Entiendo los cambios como una manera de contar otra historia dentro de la misma historia pero creo que se aleja demasiado de la esencia que nos atrajo de la película, lo sombrío y misterioso, lo ambiguo.

  3. la serie es mucho mejor que la pelicula es mucho mas parecida al libro y eso que salio solamente el cap 1 la verdad no se que estaban viendo