Estos días se está hablando mucho de la inminente llegada de un huracán a España. Concretamente a las costas gallegas. El solo hecho de imaginarlo asusta y nos lleva a hacernos algunas preguntas. La primera: ¿Hasta qué punto es esto cierto? Y la segunda y no menos importante: ¿Si realmente ocurre habrá tenido algo que ver el cambio climático?

Para contestar a estas preguntas primero hay que tener en cuenta que todo esto son predicciones meteorológicas hechas con una semana de antelación. No se puede saber tan pronto con seguridad si un huracán va a alcanzar España. Pero sí que hay algunos indicios que pueden llevarnos a pensarlo.

También es importante recordar que lo que se acerca es un sistema tropical y que no todos son huracanes. Se consideran como tales cuando los vientos exceden los 34 metros por segundo (unos 122 km/h). A veces, incluso si en el mar llega a alcanzar esas velocidades, puede que para cuando toque tierra ya lo haga mucho más calmado. Son muchas opciones las que hay sobre la mesa, por lo que de momento solo queda esperar y leer las predicciones con calma.

¿Qué es un huracán?

Antes de hablar sobre el posible huracán que llega a las costas gallegas, no está de más recordar qué es un huracán. Pero, en realidad, lo que necesitamos describir es un ciclón tropical. Se denomina así a un sistema tormentoso, compuesto por una circulación cerrada alrededor de un centro de baja presión, y caracterizado por la formación de fuertes vientos y lluvias abundantes. Todo esto se va alimentando de la condensación del aire húmedo a su alrededor.

Pueden darse en puntos distintos del planeta, pero su nombre varía al cambiar la región geográfica. Concretamente, si se dan en el Atlántico norte, el Caribe o el Pacífico nororiental, es cuando se les conoce como huracanes. En cambio, si se da en el Pacífico noroccidental, se hace referencia a un tifón. 

Volviendo a los primeros, puesto que se alimentan del aire húmedo, lo normal es que se originen en lugares donde el agua está muy caliente y, por lo tanto, el aire a su alrededor es bastante húmedo. Eso hace que las zonas del Atlántico más afectadas no sean precisamente las que bañan España. 

Que llegue a Galicia es mucho suponer

Lo que está sucediendo es muy poco habitual, pero aun así hay que tomarlo con cautela. Para empezar, que sea casi seguro que el huracán va a llegar a Galicia no es cierto en estos momentos. Lo ha explicado en conversación con Hipertextual Irene Santa, física y meteoróloga de eltiempo.es. “Hay una depresión tropical en el Atlántico norte formada a una latitud muy elevada (38 °N, tan al norte como Murcia o Córdoba)”, señala la experta. “Es muy anómalo que se forme tan al norte y es cierto que en su evolución la trayectoria se dirige hacia zonas del este de la cuenca atlántica cercanas a la península Ibérica”.

Con esto claro, habrá que esperar para saber su evolución. De momento, las predicciones son estas: 

“Se dirigirá lentamente hacia el noreste en las próximas horas y se espera que tenga una rápida intensificación, por lo que podrá ser huracán antes de llegar a una latitud 40 °N (es decir, tan al norte como Madrid) hoy mismo. Luego podrá intensificarse aún más y alcanzar su máximo a latitud 42-43 °N (tan al norte como La Coruña). Podrá avanzar luego hacia Europa, debilitándose, y es probable que cuando llegue a este lado de la cuenca atlántica pierda parcial o totalmente sus características tropicales. Este proceso se llama transición extratropical y es como los huracanes se convierten en borrascas. Sin embargo, este proceso también puede llevar asociados fenómenos meteorológicos adversos como fuertes vientos y gran oleaje”.

Irene Santa, meteoróloga

Pero todo esto son previsiones hechas con mucha antelación. Según Santa, podremos tener predicciones más fiables a partir del martes-miércoles de la semana que viene. No obstante, también recuerda que en el caso de los huracanes a veces las predicciones pueden cambiar a muy corto plazo. Es, por ejemplo, lo que ocurrió en España con el huracán Leslie. 

Lo que está claro es que, con base en las predicciones actuales, no parece que vaya a suponer un peligro para España. Sí que podría llegar como huracán, pero también podría debilitarse y alcanzar el país solo como una tormenta tropical. En cualquier caso, es importante seguir muy atentos a las próximas predicciones.

huracán
NASA

¿Ha llegado alguna vez un huracán a España?

No es la primera vez que escuchamos hablar de huracanes en España. En 2005 con Vince,  en 2006 con Gordon, en 2018 con Leslie y en 2020 con Alpha estuvimos con el corazón en un puño esperando la llegada de este fenómeno meteorológico a nuestro territorio. No obstante, es importante aclarar que en ningún caso han llegado al país convertidos en huracanes.

En el caso de Vince, por ejemplo, “el huracán llegó al territorio peninsular como tormenta tropical, entrando por el Golfo de Cádiz”. En cuanto a Gordon, generó daños importantes en las islas Azores, pero para cuando se acercó a la península Ibérica ya se había transformado en depresión extratropical. El caso de Leslie en 2018 fue muy similar. Y más tarde, en 2020, la tormenta subtropical Alpha “impactó en Portugal, siendo el ciclón tropical formado más al este en la cuenca Atlántica desde que hay registros”.

En todos esos casos los huracanes llegaron más lejos de lo habitual y se temió que pudieran tocarnos por primera vez, pero no lo hicieron. Al menos no en forma de huracán. Ahora podría ocurrir lo mismo. O quizás esta sí sea la primera vez.

¿Tiene todo esto que ver con el cambio climático?

El cambio climático es una realidad que últimamente nos da un mazazo tras otro. En España el último ha llegado en forma de olas de calor, encadenadas unas con otras desde mucho antes de que empezara el periodo estival. Las actuales inundaciones de Pakistán también han encendido todas las alarmas sobre las consecuencias del calentamiento global.

¿Puede tener que ver este huracán tan lejos de sus puntos más habituales con el cambio climático? La intuición puede decirnos que sí, pero de momento es imposible saberlo. “Todavía no hay suficientes estudios que relacionen el cambio climático con la presencia de sistemas tropicales en el Atlántico este”.

Pero eso no quiere decir que no tengamos ya fenómenos meteorológicos propiciados por el cambio climático. Irene Santa tiene muy claro que “tendremos que acostumbrarnos a que cambie la frecuencia en la que ocurren eventos meteorológicos extremos”. Esto incluye huracanes, pero también sequías, lluvias torrenciales u olas de calor, entre otros fenómenos. Esto se debe a que “la atmósfera ahora cuenta con características distintas a las de hace unas décadas y, por tanto, los fenómenos que ocurren en ella también lo son”.

De momento, la meteoróloga aclara que una de las consecuencias más tangibles, que ya podemos ver, es la variación de la duración de las estaciones del año. “El alargamiento del verano, sobre todo por el principio, restando días de primavera, pero con tendencia a un alargamiento también al final, es la consecuencia más directa que observamos en los últimos años”.

Además, el agua del Mediterráneo se está calentando hasta niveles muy preocupantes. Y esto también es un problema, ya que si se dan situaciones favorables a las lluvias estas podrían ser muy intensas. “Si llegan DANAS, las lluvias podrían ser más fuertes en el área mediterránea por el aporte de energía que supone el agua superficial tan cálida”. Esto de nuevo es algo que no se puede saber con antelación, pero es probable que ocurra.

En definitiva, tanto si el huracán llega finalmente a España como si no lo hace, está claro que es algo muy diferente a lo que estamos acostumbrados. Y, si bien no sabemos si tiene relación con el cambio climático, lo que está claro es que este ya está haciendo estragos. El huracán solo sería uno más entre todo lo que ya tenemos y lo que nos queda por venir. 

Deja un comentario

Deja tu comentario