Saildrone Explorer SD 1078, una tabla de surf robot, ha llegado cerca del corazón del huracán Fiona. Para hacerlo, ha tenido que dominar las intensas sacudidas oceánicas del huracán que fue detectado por primera vez en el océano Atlántico. El resultado ha sido una toma tan espectacular como aterradora de cómo luce una de estas enormes tormentas desde dentro.

El robot SD 1078 fue enviado a su misión en una colaboración entre la NOAA (Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica, por sus siglas en inglés) y la compañía Saildrone. Esta última se encarga de diseñar y producir drones de navegación no tripulados. Así, decidieron probar y echar un vistazo al interior del huracán Fiona, de categoría 4, y cuyas olas alcanzaban los 15 metros de altura y vientos de hasta 160 kilómetros por hora. La NOAA, por su parte, es la que se ya se encargó de captar la Tierra desde el satélite meteorológico más avanzado de Estados Unidos.

«Los saildrones nos ofrecen una visión completamente nueva de una de las fuerzas más destructivas de la Tierra», comentó la compañía creadora de dichos dispositivos en un comunicado reciente. El huracán Fiona, por su parte, llegó hace poco a las costas de Nueva Escocia, Canadá.

Desde hace mucho que la NOAA esperaba conseguir un logro parecido. El año pasado, Gregory Foltz, un oceanógrafo de dicha organización, comentó que su meta era «atravesar la pared del ojo» de estos fenómenos. Ahora, parece que están más cerca que nunca.

El robot Saildrone Explorer revela el interior del huracán Fiona

YouTube video
El Saildrone Explorer cerca del ojo del huracán Fiona

Pero esto no es solo producto del capricho de los científicos a cargo de la misión. Para entender mejor este tipo de fenómenos naturales, es necesario observarlos desde la mayor cantidad de ángulos posible. Esto abarca, por supuesto, su interior.

Gracias a la tecnología de Saildrone, la NOAA podría entender cómo los océanos transfieren su calor y energía a este tipo de tormentas. Recordemos que las masas de agua oceánicas con una temperatura mayor a los 26 grados son una incubadora perfecta para huracanes, y los investigadores todavía tienen mucho que aprender sobre los factores que entran en juego.

No es la primera vez que Saildrone despliega una flota de robots para captar tormentas como nunca antes. El año pasado, uno de estos equipos fue enviado al océano Atlántico con el fin de obtener medidas y capturas lo más cercanas posible al ojo del huracán. Además, la tecnología que incluyen en sus cuerpos les permite recolectar información de las masas de agua, mapear el lecho oceánico y rastrear la biodiversidad y el ecosistema que estos componen.

«Saildrone demuestra una vez más su capacidad para proporcionar datos oceánicos críticos en las condiciones meteorológicas más extremas. El huracán Fiona se intensificó de tormenta tropical a huracán de categoría 1 justo antes de golpear Puerto Rico, causando importantes daños y pérdidas de vidas humanas.»

Richard Jenkins, CEO y fundador de Saildrone

Así es el robot SD 1078 de Saildrone

Saildrone Explorer SD 1078, Huracán Fiona
Imagen del Saildrone Explorer SD 1078 junto a otro de sus hermanos

El Saildrone Explorer SD 1078 es uno de los siete drones que se encuentran operando en el océano Atlántico y en el Golfo de México. Además, fue uno de los 4 en entrar en contacto con el huracán Fiona.

La serie de drones Explorer cuenta con una altura de 7 metros, y permite enviar datos de forma permanente durante todo el año. Por su parte, y a diferencia de otros productos de la compañía, los Saildrone Explorer no requieren de montaje desde barcos, o permisos para su utilización. Solo con posicionarse en la zona requerida, pueden comenzar a recolectar información a través de la energía eólica de la región.

Asimismo, estos Saildrone Explorer operan a través de energía solar y eólica, generando una huella de carbono igual a cero. A su vez, puede permanecer en una misión hasta 12 meses seguidos, enviando datos críticos al Control de Misiones en tiempo real. En caso de requerir servicio técnico o recalibración, los Explorer pueden regresar de forma autónoma a las agencias de la compañía.

Los sistemas no tripulados en el aire, en la superficie del océano y los sistemas submarinos y aéreos tienen el potencial de transformar el modo en que la NOAA cumple su misión de comprender mejor el medio ambiente

Philip Hall, director del Centro de Operaciones de Sistemas sin Tripulación en el NOAA

Deja un comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario