La reanimación cardiopulmonar es una herramienta clave para salvar vidas en multitud de situaciones. Si un grupo de personas se encuentran aislados, durante mucho tiempo, en un lugar alejado de la civilización en general y los hospitales en particular, más les vale saber hacerla. Y, sin duda, uno de esos lugares es la Estación Espacial Internacional (EEI).

A veces en la tripulación puede haber algún médico. De hecho, en estos momentos se encuentra allí el cirujano de la NASA Kjell Lindgren. Pero no siempre es el caso. Por eso, todos los astronautas deben saber hacer la maniobra y se encargan de ensayarla con asiduidad. 

Podríamos pensar que no es necesario tanto ensayo, pero debemos recordar que la Estación Espacial Internacional cuenta con la peculiaridad de la microgravedad. Una de las claves para realizar una buena reanimación cardiopulmonar es empujar con las manos sobre el pecho, con la ayuda del peso del cuerpo. Pero el mero hecho de presionar sobre el pecho nos haría alejarnos flotando de la persona a la que intentamos reanimar. Por eso, cuentan con sus propias estrategias, como bien ha mostrado recientemente en un vídeo de TikTok, la astronauta de la Agencia Espacial Europea Samantha Cristoforetti. 

Así es la reanimación cardiopulmonar en la Estación Espacial Internacional

Samantha Cristoforetti es una de las astronautas que más han trabajado para dar a conocer cómo es la vida en la Estación Espacial Internacional. Por ejemplo, el año pasado mostró un peculiar vídeo sobre cómo cocinar tacos en el espacio. Esta vez nos ha mostrado algo mucho más vital: su método para realizar la reanimación cardiopulmonar. 

En realidad, no se trata de un método, sino de dos. Ella explica que su favorito es el que consiste en anclar las piernas en el techo y, así, poder dejarse caer sobre el pecho de la persona a la que se quiere salvar, sin salir flotando como consecuencia. 

Sin embargo, hay otra forma, quizás un poco más cómoda. Y es que la camilla que utilizan para realizar la maniobra cuenta con unas correas que se pueden poner atadas al cuerpo del astronauta que realice los primeros auxilios. De este modo, se puede realizar la reanimación cardiopulmonar casi como si no estuviese en la Estación Espacial Internacional. 

Después, solo queda alternar 30 compresiones con 2 respiraciones. Para esto último, cuentan también con una mascarilla de reanimación.

Se necesita mucha destreza para hacerlo, además de unos músculos de las piernas muy fuertes, por lo que los astronautas en la Estación Espacial Internacional ensayan muy regularmente. Nunca se sabe cuándo hará falta y si seguirá habiendo un médico en la tripulación. Por si acaso, lo mejor es que estén todos preparados.

Deja un comentario

Deja tu comentario