Quizá pocos conozcan a William Tunstall-Pedoe por su nombre de pila. Pero es una de las cabezas pensantes más destacadas del mundo de la Inteligencia Artificial. Creador de las bases para el Alexa de Amazon, su algoritmo ha pasado por el mundo de la literatura e incluso los crucigramas. Ahora, Tunstall ha logrado 20 millones de dólares para crear el siguiente paso de la IA.

El objetivo de Tunstall-Pedoe es tomar un camino diferente al del resto de creadores de máquinas de Inteligencia Artificial. Si el mundo está basando todos los sistemas en redes neuronales –las mismas que podría usar Dall-e para crear contenido–, el investigador está dispuesto a tomar otro camino. Desde su punto de vista, las redes neuronales no harán más inteligentes a las máquinas.

Bajo el nombre de Unlikely AI, basada en Londres, Tunstall ha dado pocos adelantos de lo que tiene en mente para su nueva era de la Inteligencia Artificial. Aunque sí que ha adelantado que habrá una relación con su sistema para resolver crucigramas. Con todo, ya tiene la confianza de los grandes inversores del sector. Capital Partners, Octopus Ventures y Patrick Pichette, exdirector financiero de Google y actual miembro del directorio de Twitter Inc.

Detrás del imperio de Alexa en Amazon

Amazon Echo, Inteligencia artificial alexa

Tunstall-Pedoe comenzó a crear algoritmos de Inteligencia Artificial en 2005. Creador de un sistema de detección de lenguaje natural para creación de respuestas automáticas, la startup basada en Reino Unido pronto llamó la atención de Amazon. Evi, que así era como se conocía a la compañía de Pedoe, se convirtió en la primera piedra para el imperio de Alexa de la empresa de Bezos.

No fue hasta 2012 que salía una primera versión de la Inteligencia Artificial y pronto se convirtió en un éxito inmediato en las tiendas de apps de Android y Apple. Fue en ese momento cuando Amazon adquirió la tecnología de Evi. Eran los primeros pasos de la guerra de los asistentes virtuales con Inteligencia Artificial de las diferentes compañías.

La compañía de Bezos seguía la estela de Apple tomando posiciones con la compra de un sistema ya establecido para alimentar sus incipientes Amazon Echo. Dando soporte, por aquel entonces a Alexa. Si Apple se hacía con la tecnología de una startup para crear Siri, la cual vio la luz en 2011 con el iPhone 4s, Amazon hacía lo propio un año después.

Hasta 2016, Tunstall permaneció en Amazon desarrollando la tecnología que alimentaba el universo de Alexa.

Inteligencia Artificial para resolver crucigramas

Además de los casos de uso comercial –para interés de Amazon–, el emprendedor en Inteligencia Artificial ha centrado su actividad en el mundo del entrenamiento. Entre ellos, tiene el honor de haber encontrado el día más aburrido de la historia. Analizando los hechos históricos y noticias de cada día de la historia reciente, el algoritmo estableció que el 11 de abril de 1954 fue el día más tedioso. Según el investigador, no ocurrió nada relevante. Al menos que se sepa.

Tunstall-Pedoe puede ser conocido como el creador de la Inteligencia Artificial, pero la realidad es que su historial como creador va mucho más allá. Tanto que tiene el honor de haber creado la primera programación para resolver crucigramas crípticos. Los comunes que salen en los periódicos y publicaciones semanales. O dicho de otra forma: los que The New York Times ha popularizado en su sección de entretenimiento.

Su mayor éxito en este campo, además de resolver las pistas de los crucigramas, su capacidad era que podía explicar las respuestas en lenguaje sencillo y comprensible.

Tras Crossword Genius, es una Inteligencia Artificial para resolver crucigramas, pero también para aprender a jugar con ellos.

Detrás del Código da Vinci

Anagramas el cogido da vinci con inteligencia artificial

El creador de la Inteligencia Artificial de Alexa también aparece en las más de 80 millones de copias vendidas del Código da Vinci de Dan Brown. Luego también fueron usados para la película con el mismo nombre. Un sistema que allá por 2003 revolucionaba el sector de la Inteligencia Artificial y el mundo editorial.

Concretamente, Tunstall-Pedoe creó anagramas únicos para el autor a través de un software programado por el mismo investigador. Con su programa Anagram Genius, Dan Brown pudo crear de una forma sencilla y rápida, toda una serie de anagramas personalizados en función del tema y las palabras que se necesiten en ese momento.

Visible en publicidad y otras publicaciones, el software para anagramas de Tunstall-Pedoe cuenta con millones de descargas.

P

Deja un comentario

Deja tu comentario