La Reina de Inglaterra (1926-2022), Isabel II, ha fallecido a los 96 años en su finca de Balmoral según la Casa Real Británica confirma en su comunicado oficial.

La preocupación por el estado de salud de Isabel II había crecido desde los últimos meses. Pero fue a primera hora de la tarde del 8 de septiembre cuando las alarmas por el estado de salud de la monarca británica resonaban. Un escueto comunicado de Casa Real afirmaba que estaban preocupados por la situación de médica de la reina, y recomendaban que permaneciese bajo supervisión médica.

Acto seguido, se confirmaba que su hijo Carlos, heredero al trono, y su esposa Camila estaban de camino a la finca de Balmoral. También su nieto, Enrique de Sussex y Megan Meghan Markle, anunciaban su inmediato desplazamiento desde Estados Unidos. Instituciones y políticos también anunciaron su preocupación por la monarca. Las cadenas británicas, con la BBC a la cabeza, momentos después del comunicado ya lucían con sus presentadores de luto.

Y es que la salud de Isabel II era algo que tenía en vilo a Reino Unido. Con una agenda pública cada vez más reducida, las pocas apariciones de la monarca denotaban una salud cada vez más deteriorada. Durante el Jubileo de Platino, celebrado en primavera de 2022, la propia reina causó baja en la mayor parte de los actos celebrados en su nombre. Desde entonces, gran parte de las reuniones semanales con el Primer Ministro británico pasaron a ser online. Durante las últimas semanas, directamente canceladas. Solo recibió ayer, en Balmoral, a la nueva Primera Ministra Liz Truss tras reciente su nombramiento. Un acto que, oficialmente debería haberse celebrado en el Palacio de Buckingham.

Operación London Bridge

El fallecimiento de Isabel II cuenta con un nombre en clave histórico para los principales funcionarios de alto rango de Reino Unido. De esta manera, al momento da la muerte de la monarca, se activó la operación London Bridge. Una que, al igual que la de otros representantes de la Corona, lleva años preparándose.

El encargado de anunciar la muerte de la reina será su secretario personal. La primera en recibir la noticia fuera del círculo familiar, será la Primera Ministra. El secretario, Edward Young, solo tendrá que decir una frase a Liz Truss: "London Bridge is down" (el Puente de Londres ha caído). A partir de ese momento, se sucederán todos los hechos.

El Ministro de Exteriores hará el comunicado oficial a todos los países amigos de Reino Unido. A la vez, la Associated Press y la BBC recibirán un comunicado a través del sistema de Alerta de Radio. De forma automática, al menos en el grupo de la BBC, se paralizarán todas las emisiones y conectarán con la cadena principal. Una secuencia de imágenes de Isabel II precederá al anuncio oficial del presentador. Uno que lleva años preparado y entrenado.

Después se declarará el luto por todos los países de la Commonwealth y, 9 días después, el funeral de estado de la Reina II en la Abadía de Westminster al que estarán invitadas todas las autoridades políticas y Casas Reales.

Isabel II: una Reina y 15 Primeros Ministros

Fue una reina, casi eterna, que nunca debería haberlo sido. Después de todo, era la primogénita del hermano del heredero al trono. Su nacimiento y, primeros años de educación, pasaron bastante desapercibidos. La polémica abdicación del Rey Eduardo en su hermano Alberto cambió el futuro de Isabel. Desde ese momento, era la heredera oficial al trono de Reino Unido. Se le consideraba, de hecho, una Reina poco preparada en sus inicios comparada con sus antecesores. Pero también una figura muy popular.

Habiendo vivido la Segunda Guerra Mundial desde su casa de Balmoral y formó parte del Servicio Auxiliar de Transporte. Fue ya en 1947 cuando se casó con Felipe de Mountbatten. Ya con tres hijos, el 2 de junio de 1953 fue coronada Reina de Inglaterra.

En comparación con sus antecesores en la Corona, Isabel II ocupó un papel más simbólico que efectivo en Reino Unido. La Segunda Guerra Mundial había cambiado las reglas políticas nacionales. Pero sí jugó un papel esencial en el mantenimiento de la Commonwealth y su unificación tras la descolonización que comenzó en 1960.

Conocida por su carácter frío y distante, Isabel II y su círculo no estuvo exento de polémicas. La separación de su hijo Andrés con su esposa Sarah Ferguson y la separación del Prícipe Carlos con Lady Di –y posterior fallecimiento– abrieron un cisma en la casa Real Británica. Sumado a los escándalos fiscales de la Familia Real, la popularidad se fue a pique. Fue entonces, y coincidiendo con el último tramo de su reinado, cuando se suavizó la rigidez de la familia y se intentó una apertura moderada. Aunque no mucho.

Con 96 años de edad, Isabel II ha conocido a la friolera de 15 Primeros Ministros de Reino Unido. Comenzando con Winston Churchill, pasando por Margaret Thatcher y viendo el final de un Boris Johnson sustituido por Liz Trass, Isabel II era historia viva de algunos de los nombres más importantes de Reino Unido y del mundo.

Recordada por ser amante de los perros de raza corgi, los caballos, la caza, Isabel II pasará a la historia –y al mundo cinematográfico– como una de las reinas más longevas e influyentes.

Deja un comentario

Deja tu comentario