Existe un halo de misterio enorme alrededor del que se espera que sea el cazabombardero secreto y furtivo más avanzado del mundo. Lógicamente, razones no faltan para ello. No obstante, el B-21 Raider, el nuevo avión de Northrop Grumman para la fuerza aérea de los Estados Unidos, está a punto de revelar parte de esos secretos al mundo.

Como si una presentación tecnológica se tratase, la compañía detrás del avión militar quiere darlo a conocer próximamente. Justo en una época en la que las guerras proxy y el marketing militar parece que está volviendo, por momentos, a épocas de la guerra fría.

¿Y qué Por el momento, poco se sabe del B-21 Raider. Hay algunas imágenes conceptuales del mismo de hace algunos años. Y no está muy claro si será un cazabombardero con capacidades autónomas o no. Sin embargo, y a pesar de la escasa información pública, China, el nuevo rival tecnológico de los Estados Unidos, no tiene muy clara la superioridad del B-21 Raider.

El país asiático dice que su Feilong-2 supera a su rival americano. Y del modelo chino, del que tampoco se sabe mucho, se tienen algunos datos que apuntan a que se trata de un UAV de ala única y vuelo subsónico, multipropósito y diseñado para ataques de precisión contra activos e infraestructura de alto valor. También furtivo.

Sea como sea, y aunque el B-21 Raider tenga algunas capacidades de vuelo autónomo, lo que sí está claro, a juzgar por el programa de la USAF es que será un cazabombardero furtivo que requería de pilotos humanos. La descripción del programa apunta a un avión de gran envergadura para sustituir las capacidades del B-2 actual con tecnología moderna.

Qué se sabe del B-21 Raider

El B-21 Raider es un cazabombardero estratégico sigiloso pesado que forma parte del programa Long Range Strike Bomber (LRS-B), el proyecto de la USAF para hacerse un bombardero de ataque de largo alcance con capacidad nuclear de próxima generación.

Si los rumores son ciertos, se trataría de un bombardero de ala única, similar al B-2, diseñado con un enfoque especial en minimizar la sección transversal del radar. Las armas del B-21, que incluirán la nueva bomba B61-12, el misil de crucero JASSM-ER y la bomba penetradora masiva GBU-57 de 30,000 libras (13 toneladas), se alojarán únicamente en la bahía de armamento interno del bombardero, nada de armamento externo.

Y nada de altas velocidades como SR-71: el B-21 será un bombardero subsónico, para el que se habría priorizado la capacidad de carga y penetración sobre la velocidad y la maniobrabilidad brutas. Según Northrop Grumman, "El B-21 Raider será capaz de penetrar las defensas más duras para lanzar ataques de precisión en cualquier parte del mundo".

Independientemente de las capacidades finales, va a presentar, durante la primera semana de diciembre, el B-21 en sus instalaciones en Palmdale, California. Y todos podremos salir de dudas:

Deja un comentario

Deja tu comentario