La noticia del día en la industria de los videojuegos ha sido, sin duda, la subida de precios de la PS5 en diversos territorios del mundo; España y México entre ellos. El ajuste, evidentemente, ha provocado críticas contra la empresa japonesa, pero también preocupación porque Microsoft y Nintendo podrían seguir el mismo camino con la Xbox Series X|S y Switch, respectivamente. Después de todo, la inflación está afectando a todo el sector tecnológico.

Sin embargo, al menos en el caso de Microsoft, no hay planes de elevar el costo de la Xbox Series X|S en el corto plazo. En un comunicado recogido por Windows Central, los de Redmond señalan que mantendrán los precios actuales en todo el mundo.

"Estamos evaluando nuestro negocio constantemente para ofrecer grandes opciones de gaming a nuestros fans. Nuestro precio sugerido a minoristas de la Xbox Series S se mantiene en $299 dólares (300 € en España), y la Xbox Series X en $499 dólares (500 €)", dijeron.

Entonces, si todavía no tienes la posibilidad de adquirir una Xbox Series X|S, pero planeas hacerlo dentro de los próximos meses, puedes quedarte tranquilo. Ojo, esto no garantiza que la compañía no subirá sus precios en ningún momento, pero al menos en el corto plazo no veremos cambios en este sentido. Todo dependerá, claro, del panorama económico mundial, que ciertamente no es nada alentador.

Microsoft aprovecha su posición

Xbox Series X

¿Por qué Microsoft, pese a también ser golpeada por la inflación, puede conservar los precios de la Xbox Series X|S? A diferencia de Sony, la compañía dirigida por Satya Nadella se encuentra en una posición económica bastante fuerte. Por lo tanto, puede permitirse absorber los gastos adicionales provocados por la inflación sin perjudicar el bolsillo de los consumidores.

En este momento, además, no pueden permitirse un alza de precios en su hardware de la actual generación. ¿La razón? La marca Xbox está pasando por un momento excelente, en gran parte por la estrategia pro-consumidor de Microsoft. Una visión que, por cierto, está abanderada por Xbox Game Pass, el mejor servicio de juegos del mercado.

Lo ocurrido con Sony y la PlayStation 5 demuestra, por otra parte, que desarrollar la Xbox Series S es una de las mejores decisiones que tomó Microsoft para afrontar la actual generación. El hecho de tener una consola a precio rompedor, y con la capacidad de ejecutar los mismos juegos que su hermana mayor —sacrificando rendimiento, eso sí—, permite que más usuarios se suban al tren de la next-gen sin romper la cartera.

Ahora nos resta conocer la manera en que Nintendo responderá a la inflación. Apenas hace una semana, Nikkei reportó que los de Kioto harán frente a los problemas de suministro reduciendo el empaque de la Switch en un 20%. Esto les facilitará transportar más unidades en el mismo espacio. Sin embargo, por ahora no hay pistas que sugieran una subida de precios en la consola híbrida.

Deja un comentario

Deja tu comentario