La derogación del derecho al aborto en Estados Unidos por Parte del Tribunal Supremo ya está teniendo sus efectos y, en primera instancia, Facebook es cómplice de ello. Al menos en los estados que, bajo una conciencia política conservadora, han rescindido el derecho a cientos de mujeres.

De esta manera, una niña de 17 años y su madre han sido acusadas de un delito grave por aborto. A través de medicamentos orales durante, ambas después tuvieron que deshacerse del feto. ¿Cómo lo ha sabido la policía? A través de los chats privados de la joven mantuvo a través de su cuenta de Facebook. Unos que la justicia reclamó a la red social para confirmar el delito.

Ahora bien, hay que aclarar ciertos puntos esenciales. Por un lado, Nebraska, lugar de residencia de la madre y la hija, no ha cambiado su ley del aborto tras la derogación por el Tribunal Supremo. De esta manera, aún está permitido en el estado norteamericano bajo sus supuestos establecidos. Es decir, con un máximo de 20 semanas de gestación y con medicamentos orales regulados. La joven de 17 años se encontraba en la semana 23, por encima de lo permitido por la normativa.

Es decir, sí que existe un delito. Dos, si se le suma la ocultación del feto a las autoridades. Y aquí es donde entra Facebook en juego. Para poder deshacerse del cuerpo, recurrieron a la red social. Y es que, la policía, quería saber concretamente si el feto ya nació muerto –a causa de las pastillas abortivas– o fue posterior. Y todo el proceso está en los mensajes directos de la compañía de Zuckerberg. ¿Hubo delito? Sí, y así lo ha dictaminado el Tribunal que solicitó la secuencia de mensajes a Facebook. Pero no es el hecho del aborto lo que preocupa a los defensores de esta libertad en el país, sino la posición que ha tomado la red social.

Con esta situación, que evidencia que se incurrió en un delito grave –fuera del debate de la derogación de la ley del aborto en Estados Unidos–, se abre un mal precedente para el futuro de muchas mujeres en el país. Facebook, que nunca había confirmado su colaboraba con las autoridades en materia de ceder mensajes privados y directos en casos de aborto de sus usuarios, ahora ha confirmado la máxima.

El peligroso antecedente para Facebook y sus mensajes privados

La cuestión del papel de Facebook en toda esta situación es lo que ha llamado la atención. El caso de la madre e hija de Nebraska pone sobre la mesa el hecho de que Facebook no ofrecerá resistencia –una que antes parece que sí que había tenido– en ceder información a las autoridades. Más si es relacionado con los casos de aborto.

Este caso es, de hecho, el primero que recurre a la red social para incriminar por un caso de aborto. Más allá de las limitaciones. En este sentido, un comunicado de Facebook apunta a que el requerimiento legal no mencionaba la cuestión del aborto, únicamente una acción criminal contra un menor. Por lo que no podían negarse a tal hecho.

Y es que este caso llega en un momento sensible para el país y la compañía. Para Estados Unidos porque se encuentra en mitad de un debate sobre un retroceso de décadas de los derechos de las mujeres respecto a su libertad de decidir. Así como un anuncio activo de que los pasos de las mujeres de estados que han prohibido el aborto serán seguidos de forma activa. Más si estas acuden a cualquier de los centros de gestión familiar y quedan registradas en sus listas. A través de sus cuentas de TikTok o Instagram, muchas jóvenes ya han visto cómo los grupos antiabortistas han vigilado a cientos de chicas desde su red social preferida.

Por supuesto, para Facebook. La compañía no ha dado muchos detalles de qué posición ha tomado sobre la moderación del contenido sobre el aborto en todas sus plataformas. Aunque sí se ha podido comprobar que, de forma sistemática, desaparece cualquier información relacionada. A la par que Meta permite anuncios en contra del aborto –a la par que se lucra con los mismos– y cedió información a grupos antiaborto sobre usuarias que buscasen sobre el asunto.

Deja un comentario

Deja tu comentario