Dos pilotos de Air France han sido suspendidos tras un altercado en medio de un vuelo entre Ginebra y París a bordo de un Airbus A320. Ambos estaban en la cabina y operaban la aeronave, potencialmente poniendo en peligro a los pasajeros a bordo. La aerolínea, por su parte, ha reconocido la situación, argumentando que "hubo gestos inapropiados" entre ambos.

La pelea ocurrió en junio de 2022, ambos pilotos no han sido identificados por la aerolínea. No obstante, aseguran que "el incidente fue resuelto de forma inmediata y no afectó a la conducta del vuelo, que continuó normalmente". Aún así, se tomó la decisión de no permitirles volar hasta que concluya una investigación que determine si deberían continuar trabajando para Air France.

El altercado, aunque ocurrió hace meses, se reveló días atrás, tras la publicación de una investigación hecha por La Tribune el pasado 26 de agosto. Esta detalla muchos de los problemas estructurales por los que Air France está atravesando. Además de la pelea en cabina, se detalla la falta de atención a procedimientos. En consecuencia, una reducción en los márgenes de seguridad durante los vuelos de la aerolínea.

A puñetazos en cabina

Según la investigación, la pelea inició cuando el copiloto se negó a ejecutar una orden que le dictó al comandante de vuelo poco después del despegue. Uno de ellos argumenta que se trató de un golpe involuntario. Pero el otro piloto asegura que fue un bofetón. La situación derivó en puñetazos.

Otros miembros de la tripulación dentro del A320 de Air France se dieron cuenta de que algo ocurría tras la puerta por los ruidos que se llegaban a escuchar. Ante la situación rocambolesca, entraron a la cabina para separar a ambos pilotos. De hecho uno quedó fuera para evitar que se repita el incidente y volvieran a las manos.

Dos pilotos preparándose para el vuelo / Air France
Foto: Blake Guidry

La oficina de investigación de incidentes aéreos de Francia toma acción contra Air France

La oficina de investigación de incidentes aéreos de Francia (BEA por sus siglas en francés) ha tomado acciones ante la publicación de la investigación de La Tribune. Publicaron también un informe alertando de las reiteradas incidencias, alguna de ellas calificada como serias. Entre muchas otras, describiendo como dos pilotos de Air France incumplieron procedimientos e emergencia tras la fuga de combustible de un Airbus A330, no aterrizando inmediatamente.

Por su parte Air France respondió a la BEA asegurando que iniciarán una auditoria tras las acusaciones de situaciones de alta gravedad. "La seguridad de nuestros clientes y de los miembros de la tripulación es nuestra prioridad absoluta", dice el comunicado. La aerolínea anunció recientemente un plan para reducir el número de vuelos domésticos —dentro de Francia— para reducir emisiones de carbono a la atmósfera.

Deja un comentario

Deja tu comentario