El mundo del fútbol ya palpita la Copa del Mundo que se celebrará desde noviembre en Catar, y la FIFA ha anunciado más novedades tecnológicas. El certamen ecuménico marcará el debut a gran escala de un nuevo sistema semiautomatizado que permitirá detectar más fácilmente un fuera de juego. El mismo se nutrirá de un sensor en el balón y una configuración de múltiples cámaras, así como de la ayuda de la inteligencia artificial.

Como ocurre cada vez que se añade algún componente de tecnología al fútbol, la medida encuentra cierta resistencia. Sin embargo, lo que se propone en esta oportunidad es una herramienta complementaria al VAR y al trabajo de los jueces asistentes, quienes, al fin y al cabo, son los que deben levantar la bandera para marcar una situación de offside. Así, se pretende contar con un sistema de detección rápida que ayude en las jugadas más finas, cuando invalidarlas por una posición indebida dependa de una medición milimétrica.

Según explicó la FIFA, el nuevo sistema para detectar el fuera de juego depende de tres elementos técnicos. El primero es un sensor llamado Unidad de Medición Inercial, que se encuentra dentro de Al Rihla, el balón oficial de juego fabricado por Adidas. Dicho dispositivo envía datos 500 veces por segundo a la sala del VAR y detalla exactamente el momento en que un jugador toca la pelota.

El segundo es un sistema de 12 cámaras que se instala bajo el techo de cada estadio sede de la Copa del Mundo de Catar. Las mismas se han desarrollado para realizar un seguimiento del balón y los futbolistas, detectando 29 puntos específicos del cuerpo que se tienen en cuenta a la hora de sancionar un fuera de juego. Toda esa información se envía 50 veces por segundo y se utiliza para calcular las posiciones exactas de quienes están disputando el partido.

Los datos de las cámaras y el balón se procesan con IA, que envía un alerta al VAR cuando detecta una posición adelantada. De todos modos, la sanción en el partido no es automática, ya que son los propios jueces de la asistencia en vídeo quienes analizan la situación e informan a los que se encuentran en el campo de juego. La decisión final seguirá en manos del juez principal y sus asistentes.

La FIFA quiere acabar con las polémicas por el fuera de juego

Las discusiones en torno a las jugadas invalidadas por un fuera de juego son tan viejas como el fútbol en sí. Muchos dicen que son parte de la esencia misma del deporte más popular del mundo, y que las situaciones que se definen por milímetros —imperceptibles para el ojo humano, sin importar qué tan bueno es el juez asistente— no deben sancionarse. No obstante, la FIFA considera que la tecnología es una parte crucial para hacer que los partidos sean más justos.

Independientemente de que el offside se defina por milímetros, lo que los fanáticos no quieren es que la tecnología interfiera en la dinámica del juego. El problema más grande que ha tenido el VAR es que, en la mayoría de las ocasiones, su intervención demora el desarrollo de los partidos. Especialmente cuando el juez principal debe acercarse al monitor para tomar una decisión final porque la resolución de una jugada —sea un fuera de juego, posible tiro penal, etc.— es demasiado fina como para que la asistencia en vídeo tenga la última palabra. Esto es lo que promete atender el nuevo sistema semiautomatizado que debutará en la Copa del Mundo de Catar 2022.

"Esperamos que la tecnología semiautomatizada para la detección del fuera de juego nos ayude a seguir mejorando. Somos conscientes de que en ocasiones se tarda demasiado en comprobar una posible posición antirreglamentaria, sobre todo cuando es dudosa. Aquí es donde la tecnología en cuestión supone una gran ayuda, pues contribuye a adoptar decisiones con más rapidez y precisión".

Pierluigi Collina, exréferi y actual presidente de la Comisión de Árbitros de la FIFA

Un punto interesante a remarcar es que la nueva tecnología para detectar el fuera de juego no solo avisará al VAR. También generará animaciones en 3D que representarán la jugada y se emitirán en las pantallas de los estadios, como también en las transmisiones televisivas. Esto será similar al sistema para medir si el balón cruzaba por completo la línea de meta, para convalidar un gol.

FIFA | Copa del Mundo Catar 2022 | fuera de juego

Tercer Mundial consecutivo con novedades tecnológicas

La Copa del Mundo de Catar 2022 será el tercer torneo mayor de FIFA consecutivo en incorporar una innovación técnica relacionada al juego. En el Mundial de Brasil 2014 se introdujo la ya citada tecnología para detectar si había gol o no. En tanto que en Rusia 2018 se produjo el debut masivo del VAR.

Ya veremos qué resultados da el nuevo sistema semiautomatizado para detectar el fuera de juego. El mismo ha sido probado por la FIFA en 2021 durante la disputa de la Copa del Mundo de clubes y la Copa Árabe; sin embargo, ninguno de esos dos torneos tiene la magnitud del Mundial, que es donde se verán los verdaderos resultados.