No, no es una imagen generada por ordenador. Aunque parezca una figura imposible, el Observatorio de rayos X Chandra, en conjunto con el Observatorio Swift, han conseguido captar este extraño fenómeno en el espacio. Gracias a ellos, la NASA ha obtenido la imagen de una agujero negro rodeado por una composición de anillos de rayos X, luz infrarroja y luz visible.

El agujero negro al que pertenecen estos anillos se encuentra en un sistema binario bajo el nombre de V404 Cygni. Este cuerpo celeste está ubicado a unos 7.800 años luz de distancia de la Tierra. La NASA, quien ha sido la encargada de publicar la foto, comenta en la descripción de la misma que este agujero "trae activamente material de una estrella compañera hacia un disco alrededor del objeto invisible".

Por supuesto, este anillo no es algo que podamos ver con solo usar nuestros ojos. De hecho, hay un montón de cosas en el universo que no podemos ver. Los seres humanos estamos confinados a la luz visible, un pequeño porcentaje del espectro completo. Sin embargo, gracias a herramientas tecnológicas, hemos podido sobrepasar esta barrera.

¿Qué produce estos círculos de luz alrededor del agujero negro captado por la NASA?

Créditos Rayos X: NASA/CXC/U.Wisc-Madison/S. Heinz et al.; Optical/IR: Pan-STARR
Créditos Rayos X: NASA/CXC/U.Wisc-Madison/S. Heinz et al.; Optical/IR: Pan-STARR

Este fenómeno tiene una explicación. Según astrónomos, se trata de "ecos" de luz generados cuando una carga de rayos X rebota en un sistema de nubes de polvo. Esta última estaría ubicada entre el agujero negro en V404 Cygni, y nuestro planeta. Como te comentamos anteriormente, no son visibles como luz, sino como rayos X.

El agujero negro atrae activamente material de una estrella compañera —con aproximadamente la mitad de la masa del Sol— hacia un disco alrededor del objeto invisible. Este material brilla en rayos X, por lo que los astrónomos se refieren a estos sistemas como "binarias de rayos X".

NASA

Si quieres comprender mejor cómo sucede, piensa en los halos solares. Estas formaciones se crean cuando la luz del Sol impacta en las partículas de hielo suspendidas en la troposfera. Por lo tanto, la refracción forma una especie de anillo "alrededor" de la estrella. Igualmente sucede al capturar la imagen desde el observatorio. Los rayos X del agujero negro impactan con las nubes de polvo que se encuentran entre el objeto y la Tierra.

Por supuesto, el agujero negro no es observable desde la imagen. Además de tratarse de un objeto invisible, resulta ser muchísimo más pequeño que los anillos que lo rodean, al menos en la escala en la que estamos observando. De hecho, el agujero en cuestión no es precisamente grande, contando con aproximadamente la mitad de la masa de nuestro Sol.