Selena Gomez, Martin Short y Steve Martin siguen creciendo como tridente narrativo. En los papeles de Mabel, Oliver y Charles, el equipo encargado de descubrir un asesinato mientras lo narran a través de un podcast, resultan más convincentes en la segunda temporada de Solo asesinos en el edificio. Esto no demerita el trabajo hecho durante la primera parte de la serie; sí sirve de ejemplo para explorar cuánto pueden crecer los intérpretes a través de los capítulos.

Como en la primera temporada, Solo asesinos en el edificio se apoya en un asesinato para contar abordar la relación entre los protagonistas. Aquellos, quienes en un principio no tenían mayor vínculo, ahora comparten distintos momentos y, en ocasiones, secretos. Esa cercanía también erosiona su nexo. Entre algunos chistes sutiles y el enigma en el aire, está el drama que ellos componen. 

Mientras Oliver y Charles miran hacia su pasado, Mabel intenta observar su futuro. Ninguno tiene mayores certezas en relación con cada tiempo, porque los primeros lo añoran, mientras que la segunda no encuentra mayores certezas sobre el porvenir.

Las pesquisas vecinales en relación con el asesinato de uno de los vecinos los distrae en relación con sus propias vidas, esas que los cruzan cada vez que pueden. 

Solo asesinos en el edificio

La segunda temporada de la serie sigue por el mismo camino de el primero. Eso es una buena noticia dentro de un relato que necesita tiempo para que sus protagonistas puedan crecer, tanto en aquello que los ocupa, la búsqueda de culpables, como en la atención de sus dramas particulares. Dentro de ellos, el pasado y el presente chocan entre sí para hacer más complejos sus dramas.

Puntuación: 4 de 5.

Solo asesinos en el edificio
y una segunda temporada fiel a la primera

Luego de ver los primeros siete capítulos de la serie (son un total de diez), está claro el aspecto anterior, sobre el crecimiento narrativo de los personajes, y también el tono desde el que cuenta sus vidas. Solo asesinos en el edificio se siente cómoda en sus pinceladas de humor, sutil y efectivas, también en el ritmo, sopesado, casi policial, en relación con los acontecimientos que van abordando.

A esa base se suman intervenciones como la de Amy Schumer, quien emerge como otra de las vecinas exclusivas del edificio y se interesa por el contenido que producen Mabel, Oliver y Charles. Puede parecer un detalle anecdótico, un atractivo para que el espectador se vuelva a enganchar con la historia. Pero va más allá: en una propiedad por la que ha pasado gente como Sting, lo normal es que otros famosos se presenten. 

En ese viaje, Steve Martin sigue ofreciendo su propio ensayo en relación con las carreras actorales. Aunque Solo asesinos en el edificio tiene mucho de suspenso (a su manera), de ironía y humor, también se permite este tipo de juegos. Charles cuenta con prestigio dentro del rubro y, aun así, solo le acercan papeles menores. No queda claro si los acepta por nostalgia hacia el pasado o necesidad. Pero dejar la pregunta abierta basta para diversificar el relato. 

Mabel, en el ojo del huracán

Ante la incertidumbre en relación con el asesino, las historias de cada protagonista profundizan en dramas particulares. Así como Charles se siente entrampado en un pasado que le permite vivir, pero del que no puede salir, Oliver descubre una encrucijada familiar y Mabel observa cómo sus posibles vínculos se desmoronan, empujándola hacia el aislamiento.

Dentro de los esquemas de los tres protagonistas, es Mabel quien transmite mayor vulnerabilidad con el paso de los primeros seis capítulos de Solo asesinos en el edificio. Ese enfoque del relato invita al espectador a concentrarse mucho más en las historias particulares antes que en la excusa por la cual se juntaron, un proyecto para esclarecer un suceso. La suerte será, quizá, que cuando esta serie termine sean ellos los que terminan descubriéndose a sí mismos, en favor del entretenimiento de quien observa

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Solo asesinos en el edificio es una serie de Hulu que se puede ver a través de Disney+ y Star+.