En diversas regiones del mundo, principalmente en Estados Unidos y Europa, sigue siendo muy complicado conseguir una PlayStation 5. Por tal motivo, en este momento podría parecer ridículo pensar en la primera revisión de hardware de la consola, una versión que seguramente traerá consigo cambios en su diseño y, quizá, en su rendimiento. Pero mientas Sony mueve ficha en este sentido, el talentosos Matthew Perks, del canal de YouTube DIY Perks, se asignó la tarea de crear la primera PS5 Slim del mundo.

En el pasado, Perks ya nos ha sorprendido por sus extraordinarias creaciones. De hecho, hace un año adaptó la PS5 a una elegante carcasa de madera.

En su último vídeo, sin embargo, muestran de principio a fin el proceso para crear la variante compacta de la PS5. El resultado final es más que sorprendente, pues la reducción en dimensiones ha sido significativa respecto a la consola original.

También hay que decir que la PS5 es enorme; es la consola de videojuegos más grande de todos los tiempos. Esto provocó que algunos propietarios tuvieran complicaciones para colocarla en el salón. El trabajo de Perks resuelve este inconveniente, ya que su tamaño le permite colocarse incluso en el espacio que queda libre entre tu televisor y el mueble.

¿Puedes emprender este proyecto por tu cuenta? En teoría sí, aunque no es nada sencillo; sobre todo por las herramientas que debes tener a la mano para manipular distintos materiales.

Perks se enfrentó al mismo reto que los ingenieros de Sony al diseñar la PS5: la cuestión térmica. Si ya era complejo mantener la consola en una temperatura óptima, ahora imagina hacerlo en una variante donde ni siquiera hay espacio para el ventilador, disipador y fuente de poder original.

¿Cuál fue la solución? Como seguramente ya intuyes, DIY Perks decidió mantener algunos componentes en la parte exterior. Sony no es ajena a esta propuesta, ya que con la PS1 Slim y PS2 Slim recurrieron a lo mismo para hacer el cuerpo más compacto.

El sistema de enfriamiento fue lo más complicado de todo. De hecho, la carcasa de cobre creada por Perks ya permite disipar el calor por sí misma, pero esta estructura no es suficiente. El siguiente gran paso fue implementar un sistema de refrigeración líquida, que si bien es común en ordenadores de gama alta, en una consola de videojuegos nunca antes se había hecho —el metal líquido de la PS5 no entra en esta categoría—.

Eso sí, el módulo externo responsable de la refrigeración de la PS5 Slim es gigante. El espacio que ya no ocupa la consola se compensa con el sistema de refrigeración, si bien puede colocarse en otro lugar oculto a simple vista.

PS5 Slim

Antes de culminar el proyecto de forma satisfactoria, Perks tuvo que resolver un problema serio provocado por un error personal. El sistema de enfriamiento se cayó de la superficie que lo mantenía elevado, lo cual dificultó el flujo de aire. La PS5 no se enfrió correctamente y dejó de funcionar. Lo peor de todo es que la placa quedó dañada y fue necesario abrir otra consola para extraer sus componentes y terminar el trabajo.

De acuerdo a los sensores de temperatura que Perks instaló en el segundo intento, la PS5 Slim presume menores temperaturas en comparación con la versión original. La CPU se mantuvo entre 46 y 65°C; la RAM en 52°C y los VRM en 44°C. De acuerdo con los datos proporcionados por el canal de YouTube Gamers Nexus, la PS5 original alcanza los 75°C en la CPU, 94°C en la RAM y 71°C en los VRM.

No está nada mal; solo tengamos en cuenta que se usó un sistema de enfriamiento externo que tampoco es barato.