Las películas de Pixar son una parada obligada en el tour cinéfilo de cada año. El estudio de animación que se ubica en la ciudad californiana de Emeryville se lo ha ganado a pulso con todo lo que nos ha hecho disfrutar en las últimas décadas. Así que, de entrada, por ello y como spin-off de Toy Story (1995), uno no debería perderse Lightyear, el segundo filme que realiza Angus MacLane (2022) tras la emocionante Buscando a Dory con Andrew Stanton (2016).

Al margen las virtudes de esta entretenida aventura de ficción científica, como su deslumbrante animación, las imaginativas situaciones y giros de género y los momentos capaces de aguarnos los ojos, hay que reconocer que uno ya estaba muy dispuesto sentarse para verla sin rechistar porque su personaje protagonista es el modelo para uno de los juguetes más queridos de Pixar y del largo que desató su revolución tridimensional: nuestro querido Buzz Lightyear.

El Andy Davis al que pone voz John Morris hasta Toy Story 4 (2019), en un agradecido detalle metacinematográfico, adora la película protagonizada por este héroe espacial, y por eso quiso tener su muñeco parlante. Pero no se trata del único objeto para diversión de los niños, que esconde su vida propia y al que conocemos por esta saga, del que nos descubren aquí que salió de Lightyear en su universo ficticio. También el enigmático villano: el emperador Zurg.

Atención, ¡spoilers a continuación!

lightyear toy story personajes pixar angus maclane
Pixar

La contradicción de ‘Lightyear’ con ‘Toy Story 2’ sobre el emperador Zurg

Hay inteligencia en cómo han abordado determinados puntos de la conducta del galáctico juguete para convertirlo en alguien “real” con las cuerdas vocales de Chris Evans en vez de las de Tim Allen, en un personaje autónomo pero reconocible. Y que Angus MacLane y su guionista, Jason Headley, aprovechen una de las posibilidades más sabrosas y atractivas de la ciencia ficción para el mayor volantazo relacionado con él entra en conflicto con uno muy gracioso de Toy Story 2 (1999).

La identidad del emperador Zurg, por cuya boca escuchamos en Lightyear a James Brolin y no al cineasta Andrew Stanton, no es la misma que en dicha secuela, sino otra mucho más interesante: él mismo, ya anciano, en otro hilo temporal. Mientras que el juguete asegura que es el padre de Buzz, en una dinámica a lo Star Wars: El Imperio contraataca (desde 1977) con el Darth Vader de James Earl Jones y el Luke Skywalker de Mark Hamill que nos hace reír a carcajadas.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Por esta razón, el chiste referencial de que, cuando se ve a sí mismo en esa escena tan asombrosa de Lightyear, el protagonista diga: “¿Papá?”, confundiéndose con su propio progenitor porque, claro, el vínculo de consanguineidad paternofilial implica que se deben de parecer bastante. Por lo visto, su otro yo regresa en el tiempo para cambiar que el obtuso comandante Burnside de Isiah Whitlock Jr. no le permitiese completar su misión de los vuelos hiperespaciales y, así, su vida.

Los otros juguetes que podrían aparecer también en la presumible secuela

lightyear toy story personajes pixar angus maclane
Pixar

Por supuesto, podríamos desarrollar alguna teoría por la que el emperador Zurg de Toy Story 2 decidiría hacerle pensar que es su hijo. Por ejemplo, con el propósito de que bajase la guardia para poder darle matarile después en algún instante. O que, en el contexto de Lightyear, el protagonista llega a ser como es gracias a su intervención desde el futuro y, por lo tanto, se le puede considerar “el padre” de su carácter presente. Pero el filme de Angus MacLane no estaba planeado en 1999.

Así que no hay más remedio que perdonarle la contradicción a Pixar con gusto, y asumir que es cosa del mundo singular de los juguetes en el que existe el Woody de Tom Hanks y compañía. Pero la presumible continuación, en la que quizá vuelva el villano, tiene difícil incluir a otros personajes de la saga de Toy Story como la recién estrenada. Exceptuando, tal vez y por el género, a los divertidos marcianitos verdes de tres ojos y una antena a los que nos presentaron en la máquina del Pizza Planet.