A pesar de sus altibajos, Obi-Wan Kenobi trajo información relevante al siempre creciente canon T (o televisivo) de Star Wars. En especial, sobre uno de los personajes más emblemáticos de la saga. Darth Vader (que vuelve a ser interpretado por Hayden Christensen) es uno de los puntos centrales del argumento. 

La trama, que transcurre diez años después del enfrentamiento final entre Anakin y Kenobi, muestra una mirada novedosa acerca del Sith más poderoso de la galaxia. De modo que el regreso del villano se transformó, en las últimas semanas, en uno de los elementos de considerable interés en el programa. Principalmente a medida que el guion indagó alrededor de lo que ocurrió con el personaje una vez que casi muere a mano de Kenobi. 

Uno de los punto fuertes ha sido un recorrido intrigante por la fortaleza de Mustafar, suerte de castillo o propiedad privada de Vader. El lugar, que apareció en el mundo cinematográfico gracias Rogue One: Una historia de Star Wars, llega a la pantalla chica a detalle. Lo anterior, gracias a las diferentes descripciones que cómics y juegos han hecho del lugar a lo largo de las décadas. Pero lo cierto es que Obi-Wan Kenobi profundiza en la idea de un espacio íntimo para Vader. Uno que, además, muestra su evolución  — física y moral —  luego de convertirse en la mano derecha del Emperador. 

Bajo el dominio del Imperio, Obi-Wan Kenobi emprende una misión trascendental

Ya disponible en Disney+

Para profundizar en el concepto, la serie adapta parte de los cómics canónicos Darth Vader de Charles Soule y Giuseppe Camuncoli, publicados en 2017. De la historia en papel, se deduce que, además de una construcción a la medida de la ambición, la Fortaleza representa el mal de Vader. Un giro interesante que permite comprender cómo Vader explora su poder y la corrupción de su personalidad luego de su transformación. También, se detalla el motivo por el cual es algo más que un espacio seguro para el Sith. Construido en el mismo planeta en que fue herido casi hasta la muerte por su maestro, es una representación de su odio y rencor.

En el cómic, se detalla que la Fortaleza Vader  — como se le llama en la historia —  es un centro de poder. Cercana a la que se encuentra en la luna de Nur y acoge a sus Inquisidores, crea un territorio tenebroso, controlado por el Sith. De modo que la Fortaleza de Mustafar es un reflejo consciente del poder de Vader y, sobre todo, de la percepción que tiene sobre sí mismo. Toda una novedad en los personajes de la Space Opera más querida del cine. 

Una historia de dolor y horror que llega hasta Obi-Wan Kenobi

darth vader en Obi-Wan Kenobi

Según los cómics de Charles Soule y Giuseppe Camuncoli, una vez que se recuperó gracias al traje mecánico del Emperador, Anakin comenzó un nuevo entrenamiento. Eso incluyó la siniestra tarea de encontrar un maestro Jedi y arrebatarle su sable de luz. Siguiendo la antigua tradición de los Sith, tenía que verter de manera real y simbólica todo su dolor y rabia en el cristal Kyber del arma. Eso permitiría que tomara su característica tonalidad roja. No obstante, Vader recibió instrucciones del Emperador, que además debía hacer el despiadado ritual en Mustafar. 

¿El motivo? El planeta contiene fuentes profundas de poder oscuro, que a su vez se emparenta con La Fuerza como energía originaría. Cabría suponer, por otra parte, que el dolor y la furia que Anakin sufrió en el planeta haría más efectivo el lento proceso de indagar en el Lado Oscuro. En el cómic también se muestra cómo Vader asesina a maestros Jedis como Jocasta Nu y Eeth Koth, por lo que su manejo del poder corrompido se hizo total. Luego de semejantes hazañas sangrientas, el Emperador dio la oportunidad a Vader de pedir una recompensa. Y eso incluía un lugar en el cual vivir que pudiera considerar de su propiedad. 

En consideración a su poder e importancia, Sidious ofreció planetas de importancia para Anakin, como Naboo y Tatooine. Pero al final, Darth Vader exigió a Mustafar, un recordatorio constante de su batalla perdida y su venganza pendiente. Como si eso no fuera suficiente, Vader se unió al arquitecto Sith Momin para dotar a su fortaleza de un tipo de poder desconocido. La Fortaleza terminó por construirse en el punto exacto del planeta en que podría amplificar el poder oscuro diez veces desde su origen. 

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

La historia del cómic profundiza en cómo la intención de Vader era obtener el suficiente poder como para recuperar a Padmé, su esposa muerta. Y aunque finalmente no lo logró, la construcción se convirtió en una especie de versión inquietante y violenta de su pasado. Pero, más allá de lo simbólico que pueda resultar, la Fortaleza Vader es un punto de energía que conecta al personaje directamente con el lado oscuro.

Más allá de eso, y convertido en escenario de su segundo fracaso (traer a Padmé a la vida), el lugar es una especie de refugio de Vader en la debilidad. La Fortaleza de Mustafar posee instalaciones médicas y un tanque de bacta curativo, lo que permite a Anakin despojarse del traje que le permite vivir. También, disfrutar de una exigua libertad. Esas son las escenas que se incluyeron al final del capítulo uno de Obi-Wan Kenobi y, después, en el cuarto. En ambas puede verse a Vader reposando en el tanque; una escena que remite de inmediato a la trilogía original. 

Fortaleza Vader en Obi-Wan Kenobi

La Fortaleza hizo su debut cinematográfico en Rogue One: Una historia de Star Wars en el 2016, aunque ya había tenido otros grandes momentos en la saga. También, varias vistas de la construcción en la serie Star Wars Biomes lanzada en Disney+ durante 2021. En uno de los capítulos puede verse al castillo y, también, la forma como interactúa con el paisaje candente a su alrededor. 

A la vez, igualmente se incluye en la experiencia de realidad virtual Vader Inmortal, que también forma parte del canon. En esta última se menciona cómo el planeta llegó a ser el reducto de energía oscura que es. Su destrucción fue obra del descontrol de Lady Corvax, una sensible a la Fuerza que llevó a cabo todo tipo de horrores en Mustafar.

Incluso, como se recordará, Mustafar y las ruinas de la Fortaleza de Vader también formaron parte breve de la historia de la más reciente trilogía. En varias de las primeras escenas de Star Wars: El ascenso de Skywalker, Kylo Ren y la Primera Orden están en el reducto privado de Vader. ¿La volveremos a ver en Obi-Wan Kenobi? Es posible...