La Fundación Wikimedia, una organización sin ánimo de lucro creada a partir de Wikipedia y Nupedia, ha anunciado que dejará de aceptar donaciones en criptomonedas. Este nuevo movimiento llega como efecto de las consultas realizadas durante las últimas semanas. La organización cree que existen preocupantes impactos medioambientales detrás de las criptodivisas.

Desde 2014 que la Fundación Wikimedia comenzó a aceptar pagos en criptomonedas. Ahora, han decidido que es una mejor idea dejar de hacerlo. De hecho, parece que no causará demasiadas diferencias para la organización. Y es que según un reciente reporte, el ingreso total que reciben en criptomonedas es tan solo del 0.08%. Esto equivale a unos 130.000 dólares en el último trimestre fiscal.

Sin embargo, parece que la organización quiere seguir estudiando la situación. Desde su web, Wikimedia confirma que esperan poder abrir la puerta nuevamente a las donaciones en criptomonedas en algún punto del futuro.

"La Fundación Wikimedia ha decidido dejar de aceptar directamente las criptomonedas como medio de donación. Comenzamos a aceptar directamente las criptomonedas en 2014, basándonos en las peticiones de nuestros voluntarios y comunidades de donantes. Tomamos esta decisión tomando en cuenta los comentarios recientes de esas mismas comunidades. En concreto, cerraremos nuestra cuenta de Bitpay, lo que eliminará nuestra capacidad de aceptar directamente criptodivisas como método de donación.

Seguiremos vigilando este asunto, y agradecemos los comentarios y la consideración dada a este asunto en evolución por parte de personas de todo el movimiento Wikimedia. Seguiremos siendo flexibles y respondiendo a las necesidades de los voluntarios y donantes.

Fundación Wikimedia

Las criptomonedas y su amenaza al medioambiente

Hasta ahora, se ha demostrado que las transacciones basadas en el blockchain son capaces de generar una desmesurada cantidad de CO2. De hecho, se calcula que una NFT promedio posee una huella de carbono equivalente a la huella mensual de un ciudadano de la Unión Europea.

Asimismo, otras estimaciones similares arrojan que vender un total de 100 obras genera una huella de carbono de 10 toneladas de CO2. Este número puede ser entendido como la huella anual per cápita de un ciudadano de la UE, "incluidas todas las emisiones de la industria y el comercio".

Hipertextual

Sin embargo, ya se está trabajando activamente en reducir estas emisiones. Existen algunas propuestas como Ethereum 2.0 que prometen reducir el consumo energético en un 99,95%. Esta cifra resulta mucho más alentadora, y promete hacer las transacciones con criptomonedas y NFTs una opción más ecológica y viable en el futuro cercano.

Eso sí, el movimiento por parte de la Fundación Wikimedia no parece desacertado. Después de todo, el cambio climático es solo una bomba de tiempo, y mientras más grandes organizaciones se unan a esta estrategia, más cambios positivos podríamos ver a futuro.