Otro importante y sorpresivo movimiento se ha gestado en la industria de los videojuegos. Square Enix vendió a Embracer Group los estudios cuyos juegos están dirigidos al mercado occidental. Es decir, Crystal Dynamics, Eidos-Montreal y Square Enix Montreal, que en conjunto tienen poco más de 1.000 empleados. La venta incluye, además, múltiples franquicias ampliamente populares como Tomb Raider, Deus Ex, Thief y Legacy of Kain, entre otras.

Lo más curioso de la adquisición, y que está generando mucha conversación en la industria, es que Square Enix se deshizo de estos activos por tan solo 300 millones de dólares. Sí, leíste bien. En una época donde otros gigantes de la industria han tirado la casa por la ventana adquiriendo estudios e IPs por cantidades estratosféricas, resulta llamativo que los de Japón se hayan desprendido de sus estudios y franquicias por tal cifra.

¿Tiene alguna explicación? Si bien estamos hablando de títulos conocidos por la gran mayoría, la realidad es que los juegos occidentales de Square Enix no son un éxito en ventas. Ni siquiera Tomb Raider, que a pesar de lo entretenida que es su última trilogía, no cumplió con las expectativas económicas. Esto contrasta demasiado con sus proyectos orientales, que suelen triunfar incluso más allá de Japón.

"Vale la pena señalar que estas expectativas siempre están respaldadas por algo tangible y, en el caso de Square Enix, son los costos asociados con el funcionamiento del estudio y el desarrollo del juego. En términos sencillos, gastaron demasiado y obtuvieron un rendimiento bajo", mencionó Daniel Ahmad, reconocido analista de la industria.

Square Enix y su interés en el blockchain

Otro punto interesante es que Square Enix planea invertir los recursos obtenido por la venta en el blockchain, la inteligencia artificial y las tecnologías basadas en la nube. Lo anterior, según indican, los ayudará a "mejorar el valor corporativo y a acelerar el crecimiento de los principales negocios de la compañía en el dominio del entretenimiento digital."

Es posible que no conozcas a Embracer Group, pero es un conglomerado de medios que ha ido creciendo sustancialmente en los últimos años. Posee importantes empresas de videojuegos como Gearbox Entertainment, Saber Interactive, Koch Media y THQ Nordic, entre otras —también son los dueños de Dark Horse Comics—. Entre su cartera de franquicias encontramos a Borderlands, Metro, Valheim, Biomutant y Godfall, por mencionar algunas.

"Estamos encantados de dar la bienvenida a estos estudios a Embracer Group. Reconocemos la fantástica propiedad intelectual, el talento creativo de clase mundial y el historial de excelencia que han demostrado una y otra vez en las últimas décadas. Ha sido un gran placer conocer a los equipos de liderazgo y discutir los planes futuros sobre cómo pueden realizar sus ambiciones y convertirse en una gran parte de Embracer."

Lars Wingefors, cofundador y CEO de Embracer Group.

Sumar Tomb Raider y Deus Ex no es cualquier cosa. De hecho, Eidos Montreal se encuentra trabajando en un nuevo juego de Tomb Raider, el cual será desarrollado en Unreal Engine 5. Respecto a Deus Ex, por desgracia, no parece que haya un proyecto en marcha, aunque esto podría cambiar pronto bajo el paraguas de Embracer Group.

Una noticia positiva de la venta es que las franquicias anteriormente mencionadas se mantendrán multiplataforma. En consecuencia, por ahora podemos tomar un respiro de los intensos debates sobre juegos exclusivos.