Después de una espera considerable, se difundió el primer tráiler de Misión: Imposible— Sentencia de muerte. El más reciente capítulo de una de las sagas de acción más queridas del cine muestra que no solo la franquicia sigue en plena forma. También que su protagonista, productor y principal punto de atención sigue siendo de los mejores. Tom Cruise volvió a mostrar que es capaz de piruetas asombrosas y que además, Misión: Imposible — Sentencia de muerte será — otro — tributo al cine de acción.

Pero una de las escenas que el tráiler incluyó, y que sorprendió por desconcertante, fue la de una motocicleta en pleno salto al abismo. Mucho más cuando es sabido que Tom Cruise lleva a cabo cada una de sus escenas por él mismo. También se trata de un actor obsesionado por la verosimilitud de las escenas en sus películas, no importa qué tan complicada y peligrosa pueda resultar. De modo que lo que parece ser un increíble — y riesgoso — salto desde un acantilado abrió la habitual discusión de cuanto peligro atraviesa el actor al filmar. 

La entrega anterior Misión: Imposible — Fallout permitió al actor hacer un salto imposible y además volar un helicóptero por su propia mano. De inmediato, hubo un debate sobre los riesgos que toma Cruise— que realiza cada una de sus tomas, incluso la de mayor riesgo — en cada película. La gran conclusión es que parte del impacto visual y argumental de la saga depende del actor. De hecho, en otras entregas de la franquicia pudo vérsele aferrado al cuerpo en movimiento de un avión o al costado del edificio más alto del mundo. Lo que deja claro que para Cruise uno de los puntos fuertes de la saga de acción es su capacidad para desconcertar. 

Misión: Imposible — Sentencia de muerte no es la excepción y en su tráiler mostró otro puñado de escenas de alto riesgo. Pero la que asombró fue la que puede verse una motocicleta saltando por un risco de considerable altura. Por descontado, es evidente que la acrobacia fue realizada por Cruise. Eso, a pesar del peligro evidente que implica la toma. Al momento, la pregunta sobre cómo logró el actor una secuencia semejante llenó las redes sociales y las páginas especializadas. Y la respuesta del actor fue inmediata. Una combinación de disciplina y, según el mismo Cruise, una preparación meticulosa para llegar a lo que parece ser la toma más retadora del film.

Otro riesgo extraordinario que correr en Misión: Imposible — Sentencia de muerte

Según explicó el actor y el director del film Christopher McQuarrie en Empire, la gran toma del primer tráiler fue un prodigio de paciencia y administración de recursos. Además de un entrenamiento físico considerable, también se trató del desempeño del actor para conducir motocicletas. Por lo que las sesiones de preparación incluyeron más de 13.000 saltos de motocross. También más de 500 saltos en paracaídas. La escena, que muestra a Cruise conduciendo una motocicleta para después arrojarse en caída libre, necesitaba la habilidad de una transición física entre espacios

misión imposible: sentencia mortal, parte 1 tráiler christopher mcquarrie tom cruise
Paramount

De modo, además del entrenamiento previo y asegurarse de la habilidad de Cruise para manejar los vehículos, se necesito analizar el riesgo impacto para la escena de Misión: Imposible — Sentencia de muerte. El método incluyó usar un GPS en la espalda de Cruise. De esa forma, en cada repetición previa a la gran toma pudo calcularse todas las variables que intervendrían. Desde la velocidad del viento hasta cambios en el trayecto e incluso la presión de impacto del salto. Cada cálculo permitió explorar las posibilidades para un salto impecable y además cuidar de la salud del actor

El apartado fotográfico se filmó el primer día y después las semanas siguientes se dedicaron íntegramente a lograr la acrobacia. Para la revista, Cruise descubrió todas las formas en que la toma pudo salir mal y ser potencialmente peligrosa. 

“Si el viento era demasiado fuerte, me tiraría de la rampa. El helicóptero [que filmaba la acrobacia] era un problema, porque no quería bajar por la rampa a toda velocidad y ser golpeado por una piedra. O si salía de una manera rara, no sabíamos qué iba a pasar con la moto. Tenía unos seis segundos una vez que salí de la rampa para tirar del paracaídas y no quiero enredarme en la bicicleta. Si lo hago, eso no va a terminar bien”.

Pero la toma final resultó impecable. El largo entrenamiento de meses rindió frutos y por la escena incluida en el tráiler es evidente que es impactante. También es una combinación de técnica y habilidad puesta al servicio del cine de acción. 

¿Lo mejor de todo? Que lo más probable es que el impresionante salto en motocicleta no será la gran pirueta central de Misión: Imposible  — Sentencia de muerte. Lo que de nuevo demuestra el poder y el compromiso del equipo con una de las grandes sagas de acción del cine.