En Doctor Strange en el Multiverso de la Locura Marvel ha vuelto a poner sobre la mesa el tema de los multiversos que ya había presentado en otras entregas. Desde la primera película de Doctor Strange hasta Spiderman: No Way Home, pasando por Avengers: Endgame y series como WandaVision y Loki. Todos los superhéroes se encuentran dentro del Universo Cinematográfico de Marvel, pero pueden viajar a otras realidades a través del recién estrenado multiverso. ¿Pero qué hay de realidad en eso? ¿Hay alguna explicación científica para todo lo concerniente a los multiversos? Lo cierto es que con la física en la mano sí que la hay. Aunque también tiene grandes dosis de ficción. 

En realidad hay varias explicaciones científicas para los multiversos de Marvel. La más básica se relaciona con la física cuántica. Básicamente porque es una de las explicaciones existentes para explicar el fenómeno de la superposición.

Este es precisamente el fenómeno detrás del famoso experimento mental del gato de Schrödinger, el animalito que está vivo y muerto a la vez. Podría decirse que en una realidad del multiverso el gato está vivo, mientras que en otra está muerto. ¿Pero por qué? Vamos a verlo empezando con unos conceptos básicos.

El fenómeno de superposición en física cuántica

La física cuántica es aquella que explica la naturaleza a escalas muy pequeñas, incluyendo principalmente los sistemas atómicos y subatómicos.

En esta rama de la física se han observado ciertos fenómenos que resultan necesarios para que los cálculos salgan, a pesar de considerarse algo imposible a nivel macroscópico. Es lo que ocurre con la superposición, como bien ha explicado a Hipertextual el doctor Alberto Corbí, físico y director del grado en física de la Universidad Internacional de La Rioja. “Una partícula como un electrón en principio está en todas partes”, ejemplifica el físico. “Ahora mismo hay una probabilidad no nula de que tú y yo estemos compartiendo un electrón”. 

Esto es algo necesario para que, al realizar cálculos, todo salga bien. “Cuando se hacen los cálculos se tiene en cuenta que una partícula está en todos los lados posibles, aunque con más probabilidad en un sitio”, aclara Corbí. “Hay más probabilidad de que un electrón mío esté en mí”.

El fenómeno de superposición cuántica está aceptado porque favorece que los cálculos salgan bien, pero no se sabe el motivo

Este es un ejemplo sencillo para entender cómo funciona la física cuántica. Simplemente se ha comprobado que esto es necesario para que salgan los cálculos. Lo que no está claro es el motivo. De hecho, a los físicos no les preocupa demasiado conocer la causa. Según relata el físico consultado para este artículo, entre ellos es común usar la frase “Shut up and calculate” (“Calla y calcula”), que indica que, mientras los cálculos salgan bien, no hay problema. Pero sí que es cierto que existen ciertas hipótesis sobre las causas de esta superposición. Y precisamente una de ellas, la más fantasiosa, es la de los multiversos. Nosotros vemos lo que hay en nuestro universo, pero paralelamente puede haber otros en los que las partículas estén en otra posición. 

Además, esto no hace referencia solo a las posiciones de sus partículas, sino también a su estado. Por ejemplo, se pueden hacer cálculos para un átomo de uranio teniendo en cuenta que se ha desintegrado y no. De nuevo se explicaría con los multiversos. En uno se ha desintegrado y en otro no lo ha hecho.  Hasta aquí todo bien. ¿Pero qué tiene que ver la física cuántica con Marvel?

Dhatfield (Wikimedia)

Los multiversos de Marvel y el gato de Schrödinger

El experimento mental del gato de Schrödinger fue ideado por el físico Erwin Schrödinger en 1935, precisamente para dar una explicación algo más sencilla a la superposición cuántica.

Básicamente, el experimento describe un gato que se encuentra dentro de una caja cerrada en la que hay un frasco de veneno y una partícula radiactiva, por ejemplo un átomo de uranio. Si esta se desintegra, un sensor que detecta la radiación activará la ruptura del frasco de veneno y el gato morirá. Si no, el gato sigue vivo.

Con el experimento del gato de Schrödinger un evento cuántico se traduce en un suceso macroscópico

Mientras la caja esté cerrada, se supone que se trata de un sistema cuántico perfecto, en el que la partícula radiactiva se desintegra y no se desintegra y, por lo tanto, el gato estará vivo y muerto a la vez. “En este experimento, un evento cuántico se traduce en un suceso macroscópico”, relata el doctor Corbí.

Es decir, la física cuántica que se aplicaría a la partícula radiactiva afecta a un sistema macroscópico, que es el gato. Si esto lo extrapolamos a la explicación de los multiversos, existirían universos en los que el gato esté vivo y otros en los que esté muerto. Lo que pasa es que al final al abrir la caja veríamos el resultado correspondiente al multiverso en el que nos encontramos.

Básicamente, algo así es lo que hace Marvel con las dos entregas de Doctor Strange y el resto de películas en las que se habla de multiversos. Lleva lo cuántico al mundo macroscópico. “Juegan con que este multiverso cuántico al que no se puede acceder macroscópicamente de repente lo podemos hacer macroscópico, visible y tangible y podemos pasearnos por él”.

Ahí está la ficción de toda esta historia. Partimos de la base de que los multiversos son la hipótesis más fantasiosa de todas las que sirven para explicar la superposición cuántica. Y sumamos el hecho de que no dejan de ser cómics y películas de superhéroes. No hay que darle demasiadas vueltas. Si los propios físicos no se preocupan por la explicación, más allá de que los cálculos cuadran, nosotros no deberíamos pensar demasiado si cuadra o no. Es ficción y, como tal, lo mejor que podemos hacer es centrarnos en disfrutar de la última entrega de Doctor Strange en el multiverso de la locura y el resto de películas de Marvel. En este universo y en todos los demás.