Apple ha confirmado la descontinuación del iPod, su dispositivo multimedia enfocado a la reproducción de música. Ya no se fabricarán más modelos de iPod Touch, y su comercialización continuará hasta agotar existencias, dejando atrás 20 años de innovación no solo en hardware, sino también en el panorama musical. Este dispositivo, de hecho, supuso un antes y un después para Apple. También para toda una generación.

El primero de los seis iPod Classic que la compañía anunció en la época de los 2000 llegó el 23 de octubre de 2001. Se introdujo, además, como respuesta a la pésima integración del resto de dispositivos del mercado con iTunes, el software de reproducción de música de Apple. Ese día, Steve Jobs se subió al escenario para anunciar un compacto reproductor MP3 capaz de almacenar apenas 1.000 canciones en 5,10 GB de memoria. La batería duraba 10 horas, la pantalla no era a color, y la clásica clic wheel (rueda clic) era mecánica, pero fue un dispositivo revolucionario. Jobs, de hecho, describió al iPod como "una categoría completamente nueva de reproductor de música digital" capaz de "poner toda tu colección de música en el bolsillo y escucharla allá donde vayas".

En 2002, Apple se centró en mejorar algunos aspectos del iPod de primera generación. El modelo 2G tenía más almacenamiento, unas 10 GB, y era compatible con equipos Windows. Su rueda de clic, además, pasó de ser mecánica a táctil. No fue dos años después, en 2003, cuando la compañía dirigida en aquel momento por Steve Jobs lanzó el modelo de tercera generación. Esta vez, con unos controles completamente táctiles —aunque no su pantalla—, un almacenamiento interno de hasta 40 GB y un conector dock; el mismo que incluía el iPhone.

Durante los años posteriores Apple fue lanzando nuevas generaciones que incluían más funciones, como una pantalla a color en el iPod de cuarta generación, la posibilidad de reproducir vídeos en el quinto modelo o una sexta generación rediseñada con una memoria interna de hasta 160 GB. Este modelo, anunciado en 2007, fue el último de una gama que Apple terminó denominándola Classic para dar paso a nuevas categorías de producto, como el iPod Mini, el iPod Nano, el iPod Shufle o el modelo Touch, con pantalla táctil.

El iPod se hizo más pequeño antes de ser completamente táctil

El iPod mini, de hecho, se introdujo por primera vez en 2004, meses antes de que la compañía de Cupertino anunciara el iPod Classic de cuarta generación. Este modelo llegó como una alternativa más compacta y colorida, y después de una segunda generación con ligeras mejoras, se convirtió en el iPod nano.

El iPod nano fue una de las gamas que más rediseños tuvo. La primera generación era un dispositivo compacto, pero alargado, y se mantuvo así hasta el iPod Nano de tercera generación, cuya pantalla cambió de formato para permitir la reproducción de vídeos. En la cuarta y quinta versión, Apple apostó de nuevo por un aspecto alargado, pero lo minimizó completamente en la sexta, reduciendo todo el equipo a prácticamente una pequeña pantalla táctil.

Los iPod shuffle, que también se anunciaron durante la época de los iPod mini y iPod nano, ofrecían un tamaño mucho, pero mucho más compacto. Principalmente, porque no tenían pantalla, sino simplemente un control de reproducción. Los shuffle, además, incluían una muesca en la parte posterior para colocar el dispositivo en la trabilla del pantalón.

Y llegó el iPod Touch

"Con el iPod, escuchar música nunca volverá a ser lo mismo".

Steve Jobs.

El primer iPod Touch que la compañía de Cupertino anunció llegó en 2007, junto al iPod nano de 3a generación. Este modelo, con una versión de hasta 32 GB, fue el primer dispositivo de la gama en incluir Wi-Fi y una interfaz capaz de ejecutar apps como Safari, YouTube o iTunes, para la reproducción de música. Las futuras generaciones mejoraron su aspecto y añadieron nuevas funciones. Entre ellas, altavoces internos o cámaras FaceTime para videollamadas o captura de imágenes y grabación de vídeo.

La sexta generación del iPod Touch supuso un salto importante en cuanto a rendimiento. Anunciado en 2015, este modelo incluyó un chip A8 —el mismo que los iPhone 6 y 6 Plus— capaz de ofrecer un rendimiento gráfico 10 veces más rápido. En 2019, Apple lo actualizó por una séptima generación. Esta vez, con un chip A10 Fusion que le permitió correr la versión de iOS más reciente hasta la fecha. Este es el último modelo que se puede adquirir actualmente en la web de Apple hasta agotar existencias.

La esencia del iPod sigue viva en todos los dispositivos de Apple

iPod, iPhone, Mac, iPad, Apple Watch, HomePod

El iPhone, el Mac, el Apple Watch, el iPad, el HomePod, e incluso el Apple TV, son capaces de reproducir música a través de Apple Music, servicio que ha mejorado considerablemente desde su llegada en 2015 y que ha permitido que pasemos de tener 1.000 canciones en nuestro bolsillo, a millones de pistas en nuestra muñeca. La esencia del iPod, por lo tanto, sigue viva en los productos de la compañía. Apple, además, continúa apostando por la música con dispositivos como los AirPods, el complemento perfecto para todos los dispositivos de Apple.

"La música siempre ha sido parte integral de Apple y llevarla a cientos de millones de usuarios por medio del iPod impactó mucho más que la industria musical, también redefinió la forma en que la descubrimos, la escuchamos y la compartimos".

Greg Joswiak, director global de marketing de Apple en un comunicado sobre la muerte del iPod.

Actualmente, Apple Music cuenta con más de 90 millones de canciones y 30.000 listas de reproducción. Incluye, además, miles de pistas compatibles con Dolby Atmos y Audio Espacial. También la posibilidad de reproducir el contenido incluso en smartphones Android o equipos con Windows.

Deja un comentario

Deja tu comentario