Cuando alguien dice que un smartphone sirve para casi todo, es literal. Más allá de hacer llamadas, sus componentes lo convierten en un ordenador de mano, una cámara de fotos, una cámara de vídeo, un GPS portátil, un disco duro de viaje, una consola de juegos de mano, una agenda, una libreta de notas digital y un largo etcétera. Precisamente, gracias a su cámara integrada podemos convertir un teléfono en cámara web para videovigilancia, videollamadas o lo que se te ocurra. Y con DroidCam puedes hacerlo más fácil todavía.

Pongamos que necesitas una cámara web o webcam. Bien porque teletrabajas y te reúnes frecuentemente mediante videollamadas. Bien porque quieres instalar un sistema de videovigilancia dentro o fuera de casa. En ambos casos puedes hacer una compra, ya que hay modelos relativamente baratos. O en su lugar, abrir el cajón de los cables, cargadores y teléfonos viejos y rescatar del olvido un smartphone que no utilizas y que merece una segunda vida.

A continuación repasamos, paso a paso, todo lo que tienes que hacer para convertir tu antiguo teléfono inteligente en una webcam funcional. Te ahorrarás un dinero y, a cambio, darás una segunda oportunidad a tu viejo dispositivo móvil.

Restaura tu teléfono

Para reciclar tu teléfono y convertirlo en cámara web para videollamadas o videovigilancia usaremos un software específico, DroidCam. Pero antes, rescataremos el teléfono del olvido y lo prepararemos para lo que queremos. Si no lo hiciste en su día, conviene hacer un reset para que tu viejo dispositivo esté como el primer día. Así evitarás que antiguas aplicaciones consuman recursos, memoria o ancho de banda.

Para dejar tu teléfono “limpio” como el primer día, la opción más simple, rápida y efectiva consiste en restablecer los valores de fábrica. Ya sea un iPhone o un Android (sin importar el fabricante), hacer ese reset borrará personalizaciones, configuraciones, archivos antiguos y demás elementos. Queremos un dispositivo limpio que solamente hará de webcam.

En iOS, para restablecer tu iPhone deberás ir a Ajustes > General > Transferir o Restablecer. Luego pulsaremos en Borrar contenidos y ajustes. En Android, tendrás que ir a Ajustes > Sistema > Opciones de recuperación > Borrar todos los datos.

También es recomendable prescindir de las funciones de sincronización que Apple y Google brindan a sus sistemas operativos. Es decir, no necesitas iniciar sesión con iCloud o Google Drive para sincronizar el contenido de tu teléfono. Solo usaremos una vez nuestras credenciales, para instalar DroidCam. A partir de ahí podemos cerrar sesión.

Instala DroidCam

Ahora que ya tenemos el teléfono a punto, vamos a instalar el software. DroidCam funciona conectando la cámara web o webcam a tu ordenador. Se puede hacer con cable USB o directamente por WiFi. El caso es que deberemos instalar la aplicación en dos sitios. En el teléfono, con su versión para iOS o Android, y en el ordenador, con su versión para Windows y Linux.

La versión de escritorio, para PC, es gratuita. Por su parte, la versión para smartphone, iPhone o Android, tiene una versión gratuita y una de pago. La gratuita es totalmente funcional. Aunque si necesitas más funciones, puedes pagar por ellas. Las funciones de pago tienen que ver con controlar la cámara desde el ordenador, usar la cámara en calidad HD y FullHD (720p y 1080p), ajustar brillo y contraste, ajustar volumen y, finalmente, evitar la publicidad.

Conecta el PC al smartphone sin cables

Una vez tenemos preparado el teléfono que hará de webcam y hemos instalado la app en sus dos versiones, escritorio y móvil, toca conectar ambos dispositivos. Según el uso que le demos, videovigilancia, videollamadas, uso externo o interno, convendrá usar un cable USB o la conexión WiFi. En cualquier caso, primero tendremos que abrir DroidCam en Windows o Linux.

Luego abrimos DroidCam en el teléfono y lo conectamos a nuestra red WiFi. La aplicación mostrará la IP del dispositivo en la red casera y el puerto utilizado. Esos datos son útiles ya que permiten ver lo que está viendo el smartphone directamente desde el navegador. Es más. Tendremos que indicar esa IP y ese puerto en la versión de escritorio de DroidCam, una vez hayamos marcado la opción WiFi (LAN) en vez de USB. Ahí podrás elegir si quieres recibir solamente vídeo o vídeo y audio.

Si todo va bien, lo que capture tu teléfono reconvertido a cámara web se verá también en DroidCam en tu ordenador. Y podrás usarlo con otras aplicaciones. Por ejemplo, si quieres usarlo para videollamadas, podrás indicarlo como video input en Skype, Zoom, Microsoft Teams o cualquier otra aplicación que permita elegir la fuente de entrada de video.

Si tu teléfono utiliza Android, podemos ver la cámara web a distancia directamente desde un navegador web. Funciona con Firefox, Chrome y, en general, cualquier navegador moderno. Así evitarás tener que instalar DroidCam en tu PC.

Conecta el PC al smartphone por USB

Si vas a usar tu viejo smartphone como cámara web para videollamadas, la mejor opción es usar un cable USB. En videovigilancia, tal vez prefieras la conexión WiFi inalámbrica. Con USB, la conexión es inmediata y, de paso, mantendrás cargada la batería del teléfono. El inconveniente es que esta opción requiere más pasos para su configuración.

En Android, tras conectar ambos dispositivos por cable USB, tendrás que activar la función USB Debugging (Depuración USB) e instalar drivers en tu ordenador para que reconozca tu teléfono. Lo primero, tendrás que ir a Ajustes > Acerca del dispositivo para activar las Opciones de desarrollador. Una vez en Acerca de…, pulsamos repetidamente en Número de compilación o Build Number. Un mensaje te dirá si tienes que pulsar más veces para activar las opciones de desarrollador.

Una vez activado ese menú, vamos a Ajustes > Opciones de desarrollador y activamos la opción USB Debugging o Depuración USB. Al detectar la conexión que tenemos entre PC y smartphone, pulsaremos en Allways allow o Permitir siempre y luego en Ok o Aceptar.

Ya tenemos el teléfono Android configurado para USB y conectado al PC. Windows habrá detactado la conexión previamente y habrá instalado los drivers necesarios. Ya solo nos queda abrir DroidCam en Windows o Linux, elegir la opción USB (icono de cable USB) y pulsar en el botón de actualizar. En el desplegable, veremos nuestro smartphone y lo seleccionaremos.

Por último, elegimos si queremos recibir vídeo y/o audio y, finalmente, pulsamos en Start para empezar a recibir lo que capte el teléfono mediante cámara y micrófono.

En iOS, deberás tener iTunes instalado. Esto ayudará a Windows a detectar el iPhone y poder usarlo como cámara web vía USB. Luego abrimos DroidCam, vamos a la opción USB y veremos en el desplegable nuestro iPhone. Marcamos vídeo y/o audio y pulsamos en Start.

¿Y ahora qué?

Si has llegado hasta aquí, ya tienes tu viejo smartphone haciendo de cámara web conectada a tu ordenador para videollamadas o videovigilancia. A partir de ahí, el teléfono hará de periférico / cámara web. Es decir, cuando quieras participar en una videollamada, podrás seleccionar el teléfono como entrada de vídeo. En Zoom, por ejemplo, pulsamos en el desplegable al lado de Iniciar vídeo / Detener vídeo, luego en Video Settings… y, finalmente, en Camera, seleccionaremos el smartphone.

El resto de aplicaciones para videollamadas (Teams, Skype, Hangouts) o streaming en directo (OBS, Twitch Studio, Streamlabs Desktop) funcionan igual. Tienen una opción de entrada de vídeo en la que puedes añadir o indicar que quieres usar un dispositivo en concreto, que puede ser una cámara integrada en tu portátil o el smartphone que hemos reconvertido en webcam.

Si simplemente quieres ver lo que muestra tu cámara en directo o usarlo en videollamadas, ya no necesitas hacer nada más. Pero, ¿y si queremos grabar en vídeo lo que capta nuestra webcam? En ese caso, simplemente necesitas una app de grabación en tu PC y elegir la fuente de entrada, como vimos antes.

Con anterioridad hemos visto una aplicación especializada en grabar en vídeo a partir de una cámara web. Se llama Webcamoid, es gratuita y sirve tanto para capturar imágenes o frames como para grabar en vídeo. Incluso cuenta con efectos visuales y otras funciones adicionales. Sirve para videollamadas, videovigilancia o para cualquier tarea que necesite capturar vídeo.