Elon Musk tiene un nuevo aliado en su cruzada para comprar Twitter. Jack Dorsey, cofundador de la red social, cargó contra la junta directiva en una serie de tweets por bloquear la oferta de Musk. En el primero de ellos, Jack dio la razón a Tren Griffin, alto ejecutivo de Microsoft, quien citó la frase "Buenas juntas no crean buenas compañías, pero una mala junta matará a una empresa siempre", del inversionista Fred Destin.

En el mismo hilo, un usuario menciona que la historia de la junta de Twitter da para una película de Hollywood gracias a los complots y golpes entre los miembros fundadores. Jack volvió a coincidir con el usuario y expresó que la mesa directiva siempre ha sido la disfunción de la empresa.

Aunque Jack no tiene permitido expresarse sobre este tema, el cofundador de Twitter respondió en múltiples hilos relacionados a la compra. En uno menciona el famoso incidente de 2008, cuando la junta se alineó con Evan Williams y Dorsey dejó su cargo como CEO. "Cuando me despidieron en 2008 y me nombraron presidente, la junta me quitó la mayoría de mis acciones.", reveló.

Las declaraciones se dan luego de que la junta de Twitter comunicara a la SEC que activará la píldora envenenada para frenar a Elon Musk. La decisión fija un 15% como límite para los accionistas, y en caso de sobrepasarlo, se activa mecanismos para desalentar la OPA hostil, como diluir el valor de las acciones. Twitter dijo que el objetivo es proteger a los accionistas de tácticas de adquisición coercitivas o injustas.

Jack Dorsey, Elon Musk y los inversionistas coinciden sobre la junta de Twitter

Vale la pena mencionar que fuera de Jack Dorsey, los miembros de la junta tienen una participación minúscula en la compañía. De acuerdo con Gary Black, un inversionista veterano de Wall Street, los intereses de los directivos actuales no están alineados con los de los accionistas. "Si se niegan a actuar en el mejor interés de los accionistas, deben ser destituidos y reemplazados por nuevos miembros que comprendan sus obligaciones fiduciarias", dijo.

Este sentimiento es compartido por otros inversionistas, como Garry Tan, quien tuiteó que un socio equivocado en tu junta puede provocar que se evaporen 1.000 millones de dólares del valor de tu empresa. "No es la única razón detrás de cada emprendimiento fallido, pero es la historia detrás de un gran porcentaje de ellos", aseguró.

Black sugirió que la decisión de bloquear a Elon Musk tiene un motivo evidente. Si Twitter deja de ser una compañía pública, los miembros de la junta perderían una compensación anual de entre 250.000 y 300.000 dólares. Elon Musk confirmó que si su oferta tiene éxito, el sueldo de la junta directiva será de $0, por lo que se ahorrarán 3 millones de dólares cada año.

La píldora envenenada estará activa hasta el 14 de abril de 2023. Si Elon Musk sigue en su cruzada por comprar Twitter, tendrá que aplicar el famoso Plan B que tiene en mente. Por su parte, Jack Dorsey renunciará por completo a la compañía, incluido su cargo en la junta directiva, a partir de mayo.