El afán de Elon Musk por adquirir la totalidad de Twitter por 43.000 millones de dólares, y sus amenazas de reconsiderar su posición como accionista si la oferta finalmente no es aceptada, no parecen ser motivos suficientes para asustar a la compañía de San Francisco. La junta directiva de Twitter no está interesada en la oferta del magnate y planea realizar una estrategia conocida en el sector empresarial como "píldora envenenada". Estrategia que podría evitar que CEO de Tesla y SpaceX no se salga con la suya. Pero, ¿en qué consiste exactamente este plan?

La estrategia de la píldora envenenada que planea realizar Twitter no es más que un mecanismo para dificultar la intención de empresarios —como en este caso, Elon Musk— de realizar una adquisición hostil.

En concreto, el objetivo del también conocido como plan de derechos de los accionistas es evitar que cualquier interesado pueda adquirir más del 15% de las acciones sin aprobación previa.

"El Plan de Derechos reducirá la probabilidad de que cualquier entidad, persona o grupo obtenga el control de Twitter a través de la acumulación de mercado abierto sin pagar a todos los accionistas una prima de control adecuada o sin proporcionar a la Junta tiempo suficiente para hacer juicios informados y tomar medidas que sean en el mejor interés de los accionistas".

Twitter, vía PR Newswire.

La compañía, en este caso, puede realizar dos métodos que ocasionarían un aumento en el precio de las acciones y, en consecuencia, harían perder el interés de Elon Musk en realizar la OPA hostil.

Los dos métodos de Twitter para hacer que Elon Musk pierda interés en la OPA hostil

Uno de estos métodos es la venta de acciones a un menor precio del habitual a aquellos inversores actuales —exceptuando a Elon Musk, por supuesto—. Esto permitiría a los accionistas obtener más activos que posteriormente podrán vender a un mayor precio, lo que causaría una reducción de la participación de Musk, quien no tendría más remedio que adquirir el resto de acciones a un mayor coste si quiere continuar con la adquisición hostil.

Pero, ¿qué pasa si se aprueba la OPA hostil? En este caso, Twitter podría realizar un segundo método similar al previamente mencionado. La compañía, en concreto, podría ofrecer a aquellos inversores que no han vendido sus activos la compra de acciones del magnate a un precio más bajo del actual. De nuevo, con el mismo cometido: perjudicar a Elon Musk. Esta acción también diluiría la participación del magnate y ocasionaría una pérdida de interés en la OPA hostil.

La estrategia de Twitter, de hecho, es muy similar a la que realizó Netflix en 2012 con el objetivo de evitar que el inversor Carl Icahn adquiriera más del 10 % de la compañía. Netflix, en concreto, inundó el mercado de acciones y ocasionó una subida del precio de las mismas, complicando los planes de Icahn de adquirir un gran porcentaje y finalmente evitando la OPA hostil por parte del mencionado accionista.

Elon Musk asegura tener un "plan B"

Tras confirmar su interés por comprar Twitter, el Elon Musk realizó una aparición en un evento TED en el que dejó claro que no estaba seguro si podría comprar Twitter, haciendo referencia a que la junta directiva iba a ponérselo difícil.

Musk aseguró, además, tener un "plan B" si Twitter finalmente no acepta su oferta. El directivo no reveló más detalles, por lo que no está claro si ese as bajo la manga es la amenaza que realizó en el comunicado que envío a la junta directiva tras anunciar su oferta. "Si no es aceptada [la oferta], tendré que reconsiderar mi posición como accionista". Musk también dejó claro que esa era la mejor oferta que podía hacer y la definitiva. Mientras tanto, el también CEO de Tesla y SpaceX mantiene su intención de comprar el 100 % de Twitter para, según él, desbloquear todo su potencial.