Tesla presentó ayer los resultados del primer trimestre de 2022, que batieron los récords históricos de la compañía. La empresa de Elon Musk ingresó 18.756 millones de dólares, un flujo libre de caja de 2.200 millones de dólares y un margen operativo del 19,2%, pero estos no son los datos más curiosos que nos dejó la presentación de resultados.

Una de las grandes anécdotas de la noche fue sin duda la exposición de la compañía tras el Super Bowl. La cita deportiva es también el gran evento de los anuncios, que generalmente se traducen en grandes ventas para los anunciantes. Algunos de los espacios publicitarios del Super Bowl son de los más caros del mundo, por lo que no muchas empresas pueden anunciarse.

De los grandes anuncios de la final en Los Ángeles del Super Bowl, los de los fabricantes de coches eléctricos fueron de los más numerosos, por lo que es lógico pensar que aquellos que se anunciaron en el evento coparon las reservas y las ventas de los días posteriores a la final. Nada más lejos de la realidad.

Las reservas de Tesla se dispararon tras la final

Uno de los datos que se pueden ver en las diapositivas de resultados de Tesla era un gráfico que mostraba la demanda de los vehículos de la empresa. En él se puede ver un pico claramente ascendente que coincidía con el Super Bowl LVI. El gráfico muestra una flecha que apunta y está etiquetada como el día después del Super Bowl. Tesla fue una absoluta ganadora en reservas tras la final. Y todo elo sin anunciarse en el evento:

Aunque en realidad no es más que una anécdota, hay muchos motivos que pueden explicar el aumento de reservas tras la Super Bowl. Entre ellos, que algunos de los consumidores en su búsqueda de alternativas de coches eléctricos tras el evento acabasen relegando el Tesla como alternativa más interesante, tanto en precio como en prestaciones.

No obstante, no todos los fabricantes hacen públicas las reservas de sus coches, generalmente solo las ventas finales, por lo que es complicado hacerse una idea comparativa entre los fabricantes que sí se anunciaron en la final. Con todo, el enorme aumento de las reservas de Teslas tras el Super Bowl deja claro que la compañía ha sido ganadora... sin pagar un solo dólar en los anuncios más caros del año.