La economía circular está de moda, y Grover –empresa alemana de alquiler y venta de productos tecnológicos– lo tiene claro. Sus inversores también. La compañía alemana alcanza el título de unicornio tras una ronda de financiación de 110 millones de dólares, que se suman a otros 220 millones en deuda que anuncian en una misma operación. Con la colaboración para esta ronda Serie C de Energy Impact Partners, el objetivo de la compañía es seguir ampliando su expansión internacional y su idea de economía circular

Con Estados Unidos como foco principal de la tecnológica alemana, España también está dentro de los planes de la compañía de alquiler de tecnología. Concretamente en Miami, donde según explica el fundador de la compañía a Hipertextual,  Michael Cassau, "es el lugar natural para la compañía en Estados Unidos y un gran centro de emprendimiento" y donde se irán gran parte de los esfuerzos de la nueva ronda de financiación. Más allá, como es lógico, del popular Silicon Valley de la oeste. Antes de su apertura al otro lado del charco, Grover abría sede en España. Con un único punto de venta físicaen el nuevo WOW –concepto de venta de la capital del que se sienten especialmente orgullosos–, su llegada en junio de 2021 ha funcionado bastante bien. Según los datos del ya ahora unicornio, en España acumula unos 80.000 usuarios y 3.000 productos disponibles.

Con todo, esta operación de Grover se une a una financiación de más de 1.200 millones de euros desde su fundación en 2015. Desde entonces, y además de sus sedes en España, Estados Unidos y Alemania, la economía circular tecnológica de Grover también ha llegado a Austria y Países Bajos.

¿A quién está dirigido? La realidad es que Grover apunta a todos los sectores. Además de móviles y tecnología de consumo para el trabajo, la tecnológica alemana ha querido abarcar todos esos segmentos, además del entretenimiento. Es la división de consolas y drones o patinetes eléctricos la que más llama la atención. Porque todo el mundo necesita un teléfono, pero no un dron con el que jugar un fin de semana.

¿Los precios? Pues depende del tiempo y la suscripción. Parte de los 7 euros, pero la realidad es que con un vistazo rápido a su web apunta a que probablemente te gastes un poco más. Porque es economía circular sí, pero tampoco es regalada.

La crisis de los chips, un problema que le viene bien a Grover

Crédito: Unsplash

2019 fue un año récord de basura electrónica a nivel mundial. 53,6 millones de toneladas métricas de productos que no tendrán otra vida. La tendencia, además, es que esto siga avanzando. Según todos los estudios, en 2030 habremos duplicado esta producción de residuos tecnológicos. España, por su parte, tiene gran parte de culpa en este proceso. Es uno de los países que más residuos genera dentro de la Unión Europea y de los que más deriva sus restos al Tercer Mundo. Grover, en su rumbo a España, quería atacar precisamente este punto débil del país.

Sin embargo, hay un punto que –sin quererlo– ha afectado a Grover para bien. La crisis de los chips, nacida en China, y que trae de cabeza a medio planeta desde la pandemia. La guerra de Ucrania y la crisis energética tampoco han ayudado a un proceso de escasez por el que atraviesa el mundo. Para la compañía, que según explican, es solo supone llevar una mejor gestión para tener los productos a tiempo y en el momento".

Sin chips para coches, Play Station 5 o simplemente móviles –la misma Apple se vio comprometida en el lanzamiento de sus nuevos dispositivos por la crisis de semiconductores– , todas las compañías que produzcan han tenido que modificar sus procesos para adaptarse a la larga cola de productos pendientes que se acumulan. Grover, en su misión de alquiler de productos, goza de una buena posición. Ante una demanda creciente, el alquiler temporal puede ser el camino de en medio para hacerse con algunos productos que ahora mismo estén de capa caída. Economía circular sí, pero sobre la ola de la mayor escasez de la historia.