Facebook siempre ha estado en el ojo del huracán debido al pobre manejo de los datos de sus usuarios. Escándalos como Cambridge Analytica, los hackeos, o los frecuentes fallos que vulneran la privacidad de las personas han sido suficientes para poner a la compañía en la mira de los reguladores. Ahora una filtración confirma lo que muchos sospechaban: Facebook no es capaz de controlar lo que hace con tu información.

Un documento que llegó a manos de Motherboard expone la realidad de la plataforma y prende focos rojos ante el "tsunami" de regulaciones de privacidad. El texto, escrito por ingenieros del equipo de Anuncios y Productos Comerciales en Meta, indica que no tienen control sobre el uso de datos de los usuarios o hacia donde van.

Carecemos de propiedades de formato cerrado en los sistemas de Facebook. Durante más de una década, la apertura y el empoderamiento de nuestros colaboradores individuales han sido parte de nuestra cultura. Hemos construido sistemas con fronteras abiertas.

Un formato cerrado sería un sistema capaz de enumerar y controlar todos los datos que entran, se generan y el uso que se les da dentro de la plataforma. "Si no podemos enumerar todos los datos que tenemos, dónde están, hacia dónde van, o cómo se usan; entonces, ¿cómo podemos comprometernos al respecto con el mundo?" indican los ingenieros de privacidad.

El documento interno data de 2021 y anticipa la oleada de restricciones regulatorias que enfrentaría la compañía durante ese año. Los autores enumeran regulaciones impactantes de India, Tailandia, Corea del Sur, Sudáfrica, Egipto y Estados Unidos. "Hemos tenido el lujo de abordar una (regulación) a la vez (GDPR en 2018, FTC en 2019, CCPA en 2020). Este ya no es el caso.", mencionan.

"Nos enfrentamos a un tsunami de regulaciones que conllevan una gran incertidumbre"

Para entender la gravedad del problema, los ingenieros de privacidad de Facebook hacen una analogía.

Imagina que tienes una botella de tinta en la mano. Esta botella es una mezcla de todo tipo de datos de usuario. [...] Viertes la tinta en un lago (nuestros sistemas de datos abiertos, nuestra cultura abierta)... y fluye... por todas partes. ¿Cómo vuelves a poner esa tinta en la botella? ¿Cómo lo organizas de nuevo, de modo que solo fluya a los lugares permitidos en el lago?

Los sistemas que impulsan la publicidad, eje de los ingresos de Meta, están construidos de tal modo que es imposible cumplir con las regulaciones. El documento expone que no se pueden hacer cambios de política controlados o compromisos de "no usar X datos para Y propósito" sin una inversión considerable para ajustar el sistema.

La filtración también detalla cuáles son los puntos a atacar para poder cumplir con los requisitos de los reguladores, aunque eso representa una tarea compleja que ni sus propios empleados creen que sea posible. "Facebook tiene una idea general de cuantos bits se almacenan en sus centros de datos. La parte a dónde van es, en términos generales, un completo espectáculo de mierda" dijo un ex-trabajador de la compañía.

Facebook necesita una inversión considerable para cambiar sus sistemas

Aunque Meta no negó la existencia del documento, si anticipó que no describe "sus extensos procesos para cumplir con las normas de privacidad". De igual modo declaró a Motherboard que la analogía de la tinta en el lago carece de contexto.

De acuerdo con los ingenieros de Facebook, abordar los desafíos de sus sistemas requerirá una inversión adicional de varios años en su infraestructura. Solo de este modo se podrá tener control sobre cómo se ingresan, procesan y se generan datos.

La empresa confió al medio que están tratando de anticiparse a las leyes de privacidad construyendo sistemas que cumplan con los requisitos de los reguladores. Facebook asegura que esto es prioridad en la compañía, aunque todos sabemos que ese es un discurso gastado.

La realidad es que el pobre manejo de datos, la desinformación rampante o la cultura de odio son problemas que difícilmente solucionarán. Después de todo, Meta preferiría cerrar sus servicios en Europa u otras regiones antes de cumplir con la regulación.