El internet en los vuelos suele ser peor que una vieja conexión de dial-up. No solo es lento y poco confiable, sino también caro y su disponibilidad dependerá de la zona en donde vueles. Esto podría cambiar muy pronto gracias a Elon Musk y Starlink, ya que el internet satelital de SpaceX comenzó a probarse en los aviones de Delta.

De acuerdo con un reporte de The Wall Street Journal, Delta Airlines efectuó pruebas exploratorias de la tecnología de Starlink en sus aviones. Ed Bastian, CEO de la aerolínea, confirmó que sostuvo conversaciones con la división de internet de SpaceX, aunque no ofreció detalles específicos.

El director de Delta quiere cambiar la idea que tenemos del internet en los aviones y ya está buscando un proveedor confiable. Aunque la premisa de Starlink es ofrecer un servicio de banda ancha en regiones que no tienen acceso a internet, las aerolíneas podrían convertirse en un cliente potencial de SpaceX.

Starlink está consciente de los retos que implica dotar de internet en un vuelo y se declara lista para implementarlo. La empresa ya recibió autorización de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (FCC) para probar su servicio en aviones, aunque no es el único paso. La Administración Federal de Aviación (FAA) tiene que certificar el equipo que se instalará en las aeronaves comerciales.

Elon Musk confirmó que busca la certificación para vuelos comerciales

Credit: Suhyeon Choi

Elon Musk confirmó en junio de 2021 que se enfocarían en conseguir la aprobación para los aviones Boeing 737 y Airbus A320. La certificación es para cada tipo de aeronave y se eligieron ambas, ya que son los modelos que transportan a la mayor cantidad de personas.

Si bien los trámites y pruebas están en marcha, los aviones con internet de Starlink no llegarían pronto. Los procesos de negociación son complejos y los proveedores suelen firmar contratos a largo plazo con las aerolíneas. Pasarían varios años para que SpaceX consiga una participación importante de mercado, aunque Elon Musk tiene un as bajo la manga.

Pese a que compañías como GoGo o Viasat acumulan décadas de experiencia ofreciendo internet satelital, Starlink opera de un modo distinto. Es bien sabido que SpaceX tiene recursos suficientes para investigar, probar e iterar en sus productos hasta lograr su cometido. El empuje de la compañía de Elon Musk por innovar los ha llevado a conseguir contratos millonarios con agencias espaciales y militares.

El primer paso sería reducir los costos de implementación en los aviones. De acuerdo con la consultora Valour Consultancy, el precio por equipar un avión con internet satelital alcanza los 460.000 euros. Esto deriva en un alto precio para el consumidor final y no siempre se traduce en un buen servicio, ya que la conectividad depende de la cobertura satelital.

La conexión a internet es un servicio premium, con precios que alcanzan los 30 euros en vuelos de larga distancia y sin acceso a llamadas de voz, como WhatsApp o FaceTime. Algunas empresas como Delta o United ofrecen planes mensuales para viajeros frecuentes, mientras que otras como Emirates, lo regalan a sus socios Gold o Platinum.