El proyecto de cargador único para la Unión Europea dio un paso importante y tiene miras de implementarse en dispositivos móviles, tablets e incluso portátiles. Tras ser aprobado por el Consejo, los miembros de la Comisión IMCO adoptaron su postura para que el USB-C se convierta en el puerto de carga común.

Los eurodiputados de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor del Parlamento Europeo votaron 42:3 a favor de la directiva emitida en septiembre. De acuerdo con el IMCO, todos los teléfonos móviles, tablets, cámaras digitales, auriculares, cascos, altavoces portátiles y consolas portátiles de videojuegos deberán incluir un puerto USB-C.

El cargador único aplicará para todas las marcas, aunque algunos dispositivos como los relojes inteligentes, pulseras deportivas o de salud quedarían exentos por cuestiones de tamaño. La propuesta contempla que el cargador no se incluya en la caja, sino que se venda por separado.

La propuesta mejorará la comodidad del consumidor al armonizar las interfaces de carga y la tecnología de carga rápida. Con esta nueva ley, se desvinculará la venta de cargadores de la venta de dispositivos electrónicos, por lo que no necesariamente se incluirá un nuevo cargador al comprar un nuevo dispositivo. Esto reducirá los desechos electrónicos asociados con la producción, el transporte y la eliminación de cargadores.

Los eurodiputados dijeron que los nuevos dispositivos deberán ofrecer información clara sobre las opciones de carga. El Consejo propuso el uso de un pictograma para indicar si el producto incluye el cargador, así como una etiqueta con las especificaciones, incluido el soporte para carga rápida o inalámbrica.

El cargador único ahora, la carga inalámbrica en 2026

Los eurodiputados pidieron a la Comisión Europea que presente una estrategia de interoperabilidad de cualquier nueva solución de carga inalámbrica para 2026. "El objetivo es evitar una nueva fragmentación en el mercado [...] y evitar los llamados efectos de "bloqueo" creados por las soluciones de carga patentadas.", dijeron.

El ponente, Alex Agius Saliba, declaró que el exceso de cargadores para dispositivos móviles genera entre 11.000 y 13.000 toneladas de desechos electrónicos cada año. La adopción del USB-C como cargador único ayudará al medio ambiente, ahorrará dinero y reducirá costos innecesarios y molestias para las empresas y consumidores.

Estamos proponiendo una intervención política verdaderamente integral, basada en la propuesta de la Comisión al pedir la interoperabilidad de las tecnologías de carga inalámbrica para 2026 y mejorar la información brindada a los consumidores con etiquetas dedicadas. También estamos ampliando el alcance de la propuesta al agregar más productos, como computadoras portátiles, que deberán cumplir con las nuevas reglas.

El siguiente pasó será que el Parlamento Europeo apruebe el proyecto en la sesión plenaria de mayo. Una vez conseguido, los eurodiputados iniciarán conversaciones con los gobiernos de la Unión Europea sobre la forma final de la legislación. Las empresas tendrán un periodo de transición de 24 meses para poder adaptarse.

Pese a que la mayoría de empresas ya utiliza, o contempla la adopción del USB-C, Apple se opone a esta medida. Los de Cupertino aseguran que el cargador único reprime la innovación y perjudicará a los consumidores en Europa y todo el mundo. Por alguna razón, la compañía estadounidense se resiste a eliminar el puerto Lightning de sus dispositivos móviles.