Apple parece haber retrasado la inclusión del sensor de presión arterial en el Apple Watch, según ha revelado Bloomberg. La compañía de Cupertino, que cuenta con un equipo dedicado al desarrollo tanto del sensor como de una solución de software capaz de ofrecer resultados sobre la medición de la presión en la sangre, podría incluir esta característica en sus relojes inteligentes, como pronto, en 2024. The Wall Street Journal, recordemos, reveló que esta función iba a estar disponible en el modelo de 2022.

El citado medio revela que los retrasos se deben a problemas en la "precisión" de los resultados obtenidos durante las pruebas por los miembros del proyecto. Asegura, además, que el sensor de presión arterial en el Apple Watch no mostrará unas lecturas sistólicas (indica la presión de la sangre en la arteria cuando se contrae el corazón) y diastólicas (cuando el corazón se encuentra en reposo entre latidos), como sí hacen otros sistemas de medición de presión arterial convencionales. El reloj, en cambio, mostrará un aviso conforme el usuario puede tener hipertensión y recomendará visitar a un médico para realizar una medición más precisa.

No obstante, simplificar los resultados respecto a un medidor de presión arterial convencional no han evitado que el lanzamiento se retrase. De hecho, la inclusión de estas características en el Apple Watch es algo en lo que Apple lleva trabajando durante cuatro años. Esperan que el desarrollo dure al menos dos años más, para lanzarse, como muy tarde, en 2025.

Apple trabaja en nuevas funciones para la salud en su Apple Watch

Foto por Luke Chesser en Unsplash

En paralelo, Bloomberg ha mencionado que Apple tiene planes de lanzar diferentes funciones relacionadas con la salud en sus próximos relojes inteligentes. Entre ellas, un sensor capaz de medir la temperatura corporal. Este estaría destinado a arrojar resultados que permitan una planificación de la fertilidad, y no a ofrecer una temperatura exacta, como sí hacen los termómetros. La función, además, podría podría llegar junto al modelo que la compañía anunciará este año, el Apple Watch Series 8.

El citado medio también espera que Apple mejore el electrocardiograma de los actuales modelos con la llegada watchOS 9, versión del sistema operativo que se anunciará en la WWDC de 2022. La mejora, en concreto, permitirá mostrar resultados sobre el estado de fibrilación auricular de una persona durante un período de tiempo determinado. 

Más adelante, Apple también podría incluir un sensor de medición de glucosa en sangre. Este, al igual que el sensor de presión arterial, está en una fase prematura de desarrollo. Por lo tanto, también podría tardar unos años en estar disponible. Como alternativa, la compañía podría optar por ofrecer soporte a sistemas de medición de terceros y compatibilizar tanto el Apple Watch como la App Salud para que muestren los resultados.