Diseñado para smartphones con 2 GB de memoria RAM o menos. Esta frase, extraída de la página oficial de Android, define muy bien lo que es Android Go. O más bien deberían haberle puesto el apelativo de Android Basic Edition o Cheap Edition. Android Go es la solución para fabricantes y usuarios que quieren un teléfono inteligente con las funciones básicas y que no se exceda demasiado en el precio.

Y es que en la actualidad, un teléfono inteligente puede costar entre 150 y 1.500 euros. Según Statista, el precio medio de un teléfono ronda los 300 dólares. Y hay que tener en cuenta que si quieres disfrutar de Android en todo su esplendor, esa cifra subirá. El Pixel 6 de Google se vende por más de 600 €. ¿Merece la pena desembolsar ese dinero cuando solo quieres usar las funciones básicas de un smartphone estándar?

Un teléfono móvil clásico, para llamadas y mensajes SMS, se puede obtener por sólo 20 euros. Pero si quieres tener WhatsApp, Gmail, Facebook, YouTube o Google Maps, la cosa cambia. ¿Cómo contentar a los usuarios que no necesitan tantos pegapíxeles ni una pantalla de última generación pero quieren acceder a internet desde sus teléfonos? Para eso está Android Go.

Android para dispositivos básicos

Como todo sistema operativo, Android ha ido evolucionando e incorporando novedades en cada nueva versión. Si puede hacer más cosas y cada vez más complejas, es inevitable que esto se traduzca en teléfonos o dispositivos con procesadores más potentes y con más núcleos de procesamiento, más memoria RAM, cámaras más profesionales y pantallas con más nitidez. El resultado son smartphones más completos con un precio cada vez más elevado.

Pero no todo el mundo necesita todas las prestaciones que ofrece un teléfono de 1.000 euros. Llamadas, mensajes y las apps básicas. Android Go nace a finales de 2017 con este propósito. Dar respuesta a quienes quieren un smartphone económico y en el que pueda funcionar Android sin verse perjudicado por las especificaciones modestas de este tipo de teléfonos. De ahí que una de las señas de identidad de Android Go es que solo necesita 2 GB de RAM, cuando la mayoría de teléfonos ya cuentan con 4, 8 o incluso 16 GB de memoria RAM. Para hacernos una ida, el primer teléfono Android, el HTC Dream de finales de 2008, tenía 192 MB de RAM. Cómo ha cambiado la cosa en 14 años.

En la práctica, Android Go necesita menos memoria RAM, ocupa menos espacio en la memoria del teléfono, las aplicaciones son más ligeras, se abren antes y, por lo general, consumen menos datos móviles. El resultado, teléfonos funcionales con características de smartphone. La contrapartida, hay funciones avanzadas que quedan fuera. Pero el usuario al que van dirigidos estos teléfonos no las va a echar en falta.

Curiosamente, Android Go se lanzó inicialmente para cubrir mercados emergentes como la India, pero en la actualidad podemos encontrar teléfonos con Android Go en más de 180 países. De manera que si buscas un smartphone básico y barato, no te costará mucho encontrarlo.

Android Go y el ecosistema de Google

En cuanto al uso de aplicaciones, Google Play para Android Go cuenta con más de 2 millones de aplicaciones listas para descargar e instalar. O sea que no hay que renunciar a Spotify, Instagram o YouTube porque no quieras gastarte tanto en un teléfono inteligente. Esto incluye el amplio abanico de aplicaciones y servicios de la propia Google.

YouTube, Gmail, Mapas, Drive, el propio buscador de Google, su traductor… Incluso es posible utilizar funciones de Google como Google Lens para traducir textos en tiempo real desde la cámara de tu teléfono. O el Asistente de Google para interaccionar con tu teléfono mediante comandos de voz. Y como alternativa a aplicaciones más complejas como Google Photos (Google Fotos en castellano), Android Go incorpora Gallery Go. Más ligera, con modo sin conexión pero con las características básicas de su hermana mayor, como organización y edición automáticas. También la cámara de Android Go sorprende con funciones avanzadas como la autoedición o el modo retrato su hermana mayor.

Otra de las ventajas que trae consigo Android Go es que se suele actualizar a la par que su hermana mayor, Android. Desde su nacimiento, a la par que Android 8.1, esto se ha ido cumpliendo. El primer Android Go con diferencia meses, pero en adelante, al cabo de unas semanas de publicarse Android, lo hace su versión Go. De manera que tras el lanzamiento de Android 12, no tardó en llegar Android 12 Go. Con algunas de sus características, enfocadas en la privacidad, así como otras más propias como ser un software más rápido y que ocupa menos espacio. Al tiempo que consume menos datos móviles y permite alargar la duración de la batería. Cuatro pilares que debe cumplir lo mejor posible para que no se resienta la experiencia de usuario.

Cómo reconocer un teléfono con Android Go

¿Cómo diferenciamos un smartphone con Android de uno con Android Go? Repasando lo explicado arriba, es relativamente fácil. Para empezar, los propios fabricantes indican que el software del teléfono es Android Go. O deberían indicarlo. Un vistazo a la ficha de producto en cualquier tienda online o física nos dirá las pulgadas de la pantalla, los megapíxeles de la cámara, los núcleos del procesador y, cómo no, si cuenta con Android Go y qué versión.

En este sentido, conviene tener en cuenta la versión del sistema operativo. Algo tan importante como en Android. En el momento de escribir estas líneas, la versión más reciente es Android 12 Go, lanzada en diciembre de 2021. Las versiones anteriores son las siguientes:

  • 2017: Android 8.1 Go (para dispositivos entre 512 MB y 1GB de RAM)
  • 2018: Android 9 Go
  • 2019: Android 10 Go (para dispositivos con 1’5 GB de RAM o menos)
  • 2020: Android 11 Go (para dispositivos con 2 GB de RAM o menos)
  • 2021: Android 12 Go

Más difícil será saber si podemos actualizar el teléfono en cuestión. Es decir, si trae consigo Android 9 Go, ¿podré actualizarlo a Android 10 Go? La respuesta es similar a lo que ocurre con Android. Depende del fabricante. Hay dispositivos antiguos que reciben actualización, otros tardan en recibirla y otros, directamente, no se pueden actualizar.

Otra característica obvia que nos permite reconocer un teléfono con Android Go es que tiene instaladas las aplicaciones de Google con el apelativo Go. A saber: Google Go, YouTube Go, Maps Go, Gallery Go, Assistant Go… Un simple vistazo basta para detectarlas.

¿Cuál elijo: Android o Android Go?

Hay muchos parámetros que nos llevan a elegir un teléfono u otro. La duración de la batería, la calidad de la pantalla o de la cámara, el sistema operativo y la versión, que el fabricante sea de nuestra confianza, el precio del dispositivo… Por descontado, si buscas lo último, lo más nuevo, lo más potente… Olvídate de Android Go.

Decantarte por un smartphone Android o por su hermano menor depende de varios factores. Especialmente el económico. Si es por el precio, pero vas a echar en falta ciertas funciones o características de Android, puedes encontrar teléfonos relativamente baratos con Android que rinden bien. En especial. En este sentido, Xiaomi hace un gran trabajo en exprimir los recursos de sus dispositivos sin que se resienta el rendimiento del mismo. Y a un precio económico.

Si simplemente quieres un smartphone de bajo precio con las funciones básicas y las apps habituales en el TOP de Google Play, Android Go es la opción ideal. Gastarás menos datos, consumirás menos batería y cubrirás el abanico de tareas que quieras hacer. Cuando te quedes corto, dar el salto a un dispositivo más caro no te resultará tan problemático que hacerlo al revés, ya que el desembolso inicial habrá sido menor. O dicho de otra forma, tu primer smartphone puede ser tranquilamente un Android Go para familiarizarte con él. Cuando quieras ir a más, siempre estás a tiempo de adquirir un Android.