Cuando Google conoció a Android

Android está presente en toda clase de dispositivos. Google ha logrado integrar Android en relojes inteligentes, teléfonos, tabletas, televisores, altavoces y vehículos. ¿Cómo nació este sistema operativo y cómo enamoró a la mayoría de fabricantes?

Por – Dic 23, 2018 - 12:30 (CET)

¿Qué sistema operativo tiene tu smartphone? Salvo que poseas un iPhone, pondría la mano en el fuego en que tu móvil funciona con Android. Samsung, Huawei, Xiaomi, Oppo, LG, HTC… Todos los fabricantes cuentan con Android para sus dispositivos móviles.

No siempre ha sido así. Cuando el teléfono móvil se hizo popular en los años 90, nadie hablaba de aplicaciones o de qué software traía dentro. Te fijabas en su diseño, en su autonomía, cobertura y, como mucho, en si traía radio o reproducía música. Olvídate de internet en ese entonces. En cuanto al software, cada fabricante tenía su propio sistema operativo, desconocido para quien no estuviera dentro de la industria. La fiebre por Android y la lluvia de apps vino más adelante.

En la actualidad, hay toda clase de dispositivos conectados que emplean Android, desde televisores a automóviles. Curiosamente, su propósito original era ser el sistema operativo de cámaras digitales. Pero Google tenía otros planes, y cuando conoció a Android vio que de ahí podía salir algo grande. Su estrategia cambiaría el mercado. Pero vayamos por partes.

Todos tenemos un pasado

El primer teléfono móvil o celular se lanzó al mercado en 1973. Su fabricante era Motorola. Pero no es hasta los años 90 que el teléfono de bolsillo se popularizará hasta el punto de verse en todas partes. Primero en cine y televisión, y más adelante en cualquier tienda de electrodomésticos o en la mano de cualquiera que vieras por la calle.

Durante las décadas de los 90 y 00, el teléfono móvil se convirtió en un dispositivo imprescindible para cualquiera. Todos tenían uno. Vamos, como ahora. No existía WhatsApp ni Facebook, pero podías llamar a cualquiera sin esperar a que llegase a casa y mandar y recibir mensajes, aunque fueran sólo de texto y estuvieran limitados a 160 caracteres.

Nokia

Las aplicaciones estrella no eran Netflix, YouTube ni Instagram. En el momento de mayor popularidad de los celulares, las apps más populares venían preinstaladas y básicamente eran juegos sencillos como el Snake, la agenda de contactos y el calendario.

¿Y los nombres propios? Motorola empezó aquello, pero fueron otros quienes acabaron dominando el mercado de la telefonía móvil, como Nokia, pero hubo otros a cierta distancia, como Siemens, Sony Ericsson o Samsung.

Un vistazo a la lista de teléfonos móviles más vendidos de la historia nos da una imagen de cómo fue esa época móvil anterior al smartphone. De los diez primeros, siete modelos son Nokia. Más de una década de dominio del mercado con distintos modelos de celulares cuyo atractivo radicaba en su pequeño tamaño, ausencia de antena externa, carcasa intercambiable en algunos modelos y una autonomía y durabilidad insuperables hoy en día.

El nacimiento de Android

La empresa que daría pie a Android, Android Inc., nace a finales de 2003 con cuatro miembros fundadores: Andy Rubin, Rich Miner, Nick Sears y Chris White. En su primera presentación a posibles inversores, anunciaron Android como un sistema operativo avanzado para cámaras digitales que permitía conectarlas con el PC sin sables. Pero viendo que el tema no tenía mucho futuro, se decantaron por los teléfonos móviles.

En sólo dos años, Google decide comprar Android Inc. por 50 millones de dólares, una cantidad nada desdeñable para un proyecto tan joven. Además, los cuatro fundadores entraron a formar parte de Google en distintos puestos más o menos clave.

En aquel entonces había dos proyectos similares, Symbian y Windows Mobile. El primero pretendía crear un sistema operativo móvil avanzado bajo la tutela de grandes del sector como Nokia, Ericsson, Motorola o Sony. La idea era ir más allá del teléfono del momento y acercarse más a las PDA, las precursoras de las tabletas actuales. Por su parte, Microsoft estaba enfrascado en su propio sistema operativo móvil, Windows Mobile.

Prototipo de Android con teclado físico, HTC HT722G700375. Fuente: Wikipedia

Así que Google se erigió como tercer actor en esta competición. Con Android tenía a su disposición su propio sistema operativo, en el que trabajó en secreto durante años a partir de lo que habían iniciado Andy Rubin y sus socios a partir del núcleo de Linux. La idea era contar con un software flexible y actualizable que se adecuara a distintos dispositivos.

Durante dos años, el desarrollo de Android se hizo con total hermetismo, pero en 2007 ocurre lo inesperado. Apple se adelanta a Symbian, Microsoft y Google y lanza un nuevo teléfono móvil, el iPhone: sin botones, con pantalla táctil, con cámara, minimalista y atractivo y, oh sorpresa, con su propio sistema operativo iOS que incluía reproductor de música, navegador web, gestor de correo y gestor de mensajes de texto y voz.

Su segunda versión, iPhone 3G, se convertirá en el teléfono más vendido de 2008 por más de diez millones de dólares de diferencia con el segundo. Apple se había adelantado a la competencia y se ganó a la crítica y al público, por lo que Google decidió cambiar de estrategia.

Un enemigo en común

Recalco la importancia de lo que supuso el iPhone de Apple porque hay que tener en cuenta que tras más de una década, una empresa que fabricaba computadoras lanza su primer teléfono y consigue vencer a los fabricantes del momento en su propio mercado.

El lanzamiento del iPhone obliga a Google a cambiar también partes del diseño de Android, inicialmente pensado para dispositivos tipo BlackBerry, con teclado físico. Pero la pantalla táctil de iPhone echa esta idea por los suelos. La influencia de Apple es tal que en su primer año de vida, Nokia, BlackBerry y HTC anuncian dispositivos con pantalla táctil.

Google decide aprovechar esta situación para unir a la industria bajo el paraguas de la Open Handset Alliance, creada a finales de 2007 y que cuenta con el apoyo de nombres tan relevantes como HTC, Sony, Dell, Intel, Motorola, Samsung, LG, las operadotas T-Mobile y Sprint, y así hasta más de 80 compañías relacionadas con la telefonía o la electrónica.

El objetivo de esta alianza es crear estándares para dispositivos móviles, una excusa para “vender” a toda la industria su sistema operativo Android aprovechando que su código estaba basado en Linux, de código abierto. El lanzamiento de la Open Handset Alliance el 5 de noviembre de 2007 sirve también para anunciar Android 1.0. El 12 de noviembre, Google compartirá el SDK de Android para que fabricantes y desarrolladores se familiaricen con Android y empiecen a trabajar con él. Como curiosidad, hasta el anuncio de Android 1.0, Google únicamente había contado con dos versiones Alpha de uso interno.

El primer Android

Todo va muy rápido. En 2003 surge una idea, en 2005 Google la compra y en 2007 se anuncia a la industria. Un año después, el primer teléfono móvil con sistema operativo Android, “el primer Android”, se lanza al mercado.

La fecha exacta es el 23 de septiembre de 2008. HTC anuncia ese día su nuevo teléfono móvil, llamado HTC Dream y que cuenta con pantalla táctil y con un teclado oculto por defecto. El lanzamiento se hace en colaboración con T-Mobile en Estados Unidos, por lo que a este dispositivo también se le conoce como T-Mobile G1.

HTC Dream versión USA (T-Mobile G1). Fuente: Niall Kennedy (Flickr)

Este primer Android phone será la primera presentación al público de Android, un rival directo del iOS de Apple y que integra servicios populares de Google como Google Maps, YouTube y un navegador con su buscador por defecto. Además, trae otras aplicaciones propias como correo, calendario o contactos, que obviamente integran Gmail, Calendario y Contactos de Google. Otra novedad es su Android Market, un espacio virtual donde encontrar nuevas aplicaciones propias y de terceros. En este sentido, Google se adelantará a Apple, que no lanzará su App Store hasta iOS 2.0 en julio de 2008).

Bien porque el lanzamiento de Android se precipitó por las circunstancias o para demostrar a fabricantes y usuarios de las bondades de su sistema operativo móvil, Google actualizó Android varias veces durante 2009. En aproximadamente un año, Android 1.0 cambió a 1.1, 1.5 y 1.6, implementando mejoras y pequeños cambios. Desde entonces se han sucedido cambios mayores de forma anual (2.0, 3.0 en adelante) con cambios menores cada pocos meses.

El resto también es historia

En 2007, Apple irrumpió en el mercado de teléfonos móviles con su iPhone, y Android logró hacerse un hueco enseguida. El HTC Magic estuvo entre los más vendidos de 2009, y el primer Samsung con Android, el Samsung Galaxy S, fue el segundo celular más vendido de 2010, sólo superado por el iPhone 4.

A partir de aquí, Android convencerá al resto de fabricantes, que con el tiempo han pasado a diseñar dispositivos Android en exclusiva. Los motivos son muchos: no hay una alternativa mejor, tiene a un grande como Google detrás, les supone un coste muy bajo y pueden incluir sus propias aplicaciones y personalizaciones. Además, los fabricantes controlan las actualizaciones salvo excepciones.

El éxito de Android se debe, a partes iguales, a estar ahí en el momento adecuado, recibir el respaldo de un gigante del sector y saberse vender a la industria en una situación límite en la que la única solución parecía ser Android, un sistema operativo para cámaras digitales que en la actualidad encontramos en todas partes.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.