Un dispositivo para proteger la muñeca durante el juego está causando furor entre los gamers de Estados Unidos. Se trata de Carpio 2.0, una especie de soporte con forma de mariposa que se coloca bajo el ratón, para amortiguar los movimientos de la mano y evitar lesiones como el síndrome del túnel carpiano. Tal es su éxito que incluso está empezando a llamar la atención de algunos gamers en otros países, como España. ¿Pero hay realmente motivos para comprarlo?

El producto cuesta 30 euros, más otros 5 euros de gastos de envío. Aunque se sube unos 5 euros si se desea en un color que no sea el negro básico. Además, las almohadillas de recambio cuestan otros 20 euros. Aun así puede parecer como una ganga con todo lo que promete. Pero lo cierto es que, si nos atenemos a la ciencia que encierra, son 30 euros bastante desperdiciados.

Sí, es cierto que el síndrome del túnel carpiano puede ser una consecuencia de trabajar con ratón. Quizás el hecho de tener algo donde apoyar la muñeca tenga cierta utilidad. Pero no es necesario en absoluto un dispositivo tan específico como Carpio 2.0. Hay opciones que quizás parezcan menos sofisticadas y estén menos de moda, pero resultan muchísimo más baratas. Al final todo se compensa.

¿Qué es el síndrome del túnel carpiano?

Antes de hablar de este protector para la muñeca que tanto gusta a los gamers, veamos qué es el síndrome del túnel carpiano.

Se trata de una afección causada por la presión continuada sobre el nervio mediano. Este es un nervio que parte de la axila y baja por el brazo y la muñeca hasta llegar a los dedos de la mano. Básicamente, en la muñeca se encuentra en la zona que presionamos cuando trabajamos con el ratón de un ordenador. 

Las revisiones de la literatura científica no encuentran mucha evidencia que relacione el uso de ordenadores con el síndrome del túnel carpiano

Entre los síntomas del síndrome del túnel carpiano se encuentran el entumecimiento, el hormigueo y la debilidad, tanto en la mano como en el brazo. 

Es común asociarlo con el uso frecuente de ordenadores, tanto por trabajo como por ocio, en el caso de los gamers. Aunque lo cierto es que hay cierta contradicción en los estudios. De hecho, en los últimos años se han realizado varias revisiones de la literatura científica en las que se concluye que no hay evidencias científicas suficientes para relacionar el síndrome de túnel carpiano con el trabajo informático o los juegos de ordenador.

Aun así, en la página de deltahub, la compañía diseñadora de Carpio 2.0, aseguran que “el uso de un ratón de ordenador durante más de dos horas al día aumenta el riesgo de desarrollar el síndrome del túnel carpiano”. Es una afirmación bastante tajante, dada la evidencia que existe. Pero es magnífica para vender sus productos, sin duda. 

Unsplash

¿Necesitamos proteger la muñeca como hacen los gamers?

A pesar de la falta de evidencia científica, la simple sospecha de que haya una ligera relación entre el uso de ordenadores y el síndrome del túnel carpiano ha llevado al desarrollo de todo tipo de dispositivos de protección de la muñeca

El Carpio 2.0 es la opción más sofisticada. En su página web cuentan que para diseñarlo contaron con el asesoramiento de expertos médicos, que les ayudaron a encontrar la solución óptima. Para ello, analizaron tanto imágenes de rayos X como modelos 3D de la muñeca que les ayudaron a estudiar los movimientos finos de la mano. Con estos datos confeccionaron más de 50 prototipos, entre los cuales se seleccionó lo que finalmente se ha convertido en este rompedor producto.

Carpio 2.0 se eligió entre más de 50 prototipos diferentes

Un producto rompedor que se basa prácticamente en lo mismo que las alfombrillas de ratón acolchadas con reposamuñecas que se pueden encontrar por menos de 10 euros. En Hipertextual hemos hablado sobre ello con Rubén Tovar, fisioterapeuta y autor del libro La osteopatía, ¡vaya timo! Para él tampoco es necesario un dispositivo tan sofisticado como este que tanto gusta a los gamers. “Esto ya existe desde hace décadas y tampoco es que sea la panacea”, comenta. “Simplemente es para evitar la posición de extensión mantenida en la mano para que no se duerma”. Además, lo compara con las alfombrillas mencionadas anteriormente. “Desde hace mucho tiempo se fabrican alfombrillas para ratones con una joroba para lo mismo”.

En resumen, no hay grandes pruebas de que los gamers o los trabajadores de oficina sean más propensos a desarrollar síndrome del túnel carpiano. Aun así, dada la evidencia mínima que encuentran algunos estudios, sí que se podrían usar alfombrillas con soportes para apoyar la muñeca o simplemente descansar las manos de vez en cuando. O comprar el Carpio 2.0, por supuesto. Pero quizás sea más aconsejable comprarlo porque pueda quedar bonito tener una especie de mariposa acoplada al ratón del ordenador. Si el objetivo es solo cuidar la muñeca, lo cierto es que hay opciones más baratas.