La saga He-Man y los Masters del Universo atravesó un período curioso durante los últimos años. Recibió la posibilidad de ser adaptada no una, sino en dos ocasiones. También, la de posiblemente tener una versión live action, también cortesía de Netflix. Puede parecer desconcertante semejante entusiasmo alrededor de un clásico con cuarenta años a cuestas, pero también resulta comprensible. La serie de Mattel formó parte de la infancia de toda una generación. Además, abrió la puerta a un tipo de historia heróica sin mayores pretensiones que tuvo múltiples repercusiones en la programación para niños de la década. 

Pero más allá de eso, He -Man y su mundo es parte de un tipo de entretenimiento casi trivial que de una forma u otra creció con su audiencia. De ser una serie repetitiva sin mayores pretensiones, poco a poco amplió su profundidad hasta hacerlo reconocible y querido. Tanto como para formar parte de una narración que sin perder su ingenuidad, creció en su percepción sobre su mundo y sus personajes. Entre la televisión y más tarde el cómic, He-Man y los Masters del Universo se hizo una aventura que englobó aventura diversión y una entrañable inocencia. Finalmente, se convirtió en un clásico televisivo de considerable interés como parte de una experiencia emocional en el mundo de la programación para niños.

Por ese motivo, los fans tomaron con preocupación los diversos planes de Netflix para una adaptación contemporánea. Desde la de Kevin Smith, que se declaró “acérrimo fanático” prometió una “homenaje a la original”, hasta la de Robert David más humilde en ambiciones. También, la posibilidad de un live action que podría mostrar las aventuras de Eternia a toda una nueva generación. Al final, los diferentes proyectos — o al menos, los realizados hasta ahora — tuvieron resultaron dispares. Y en especial, pusieron en relieve un hecho de considerable interés. Un clásico como He-Man y los Masters del Universo acepta pocas revisiones. 

Un fracaso, un triunfo y una incógnita en He-Man y los Masters del Universo

El primer intento fue el creado por Kevin Smith, que prometía un recorrido a fondo por el planeta Eternia y sus personajes. Pero lo que parecía ser un homenaje sincero a un clásico de décadas terminó por ser una historia independiente del material de origen. Y aunque el guion se sostenía con habilidad en una mirada inteligente sobre los personajes clásicos, los fans criticaron la vuelta de tuerca de Smith. En especial, un cambio total en la forma de plantear la historia de sus personajes y sus relaciones entre sí. 

El 16 de septiembre del 2021, se estrenaba con menos repercusión He-Man y los Masters del Universo de Robert David. El animado en 3D era mucho más cercano a la original que la versión Smith. Respetaba con cuidado la esencia de lo que hizo famosa — y querida — su versión original. De nuevo He - Man y su grupo de compañeros debían salvar a Eternia de una amenaza considerable. Pero mientras la de Smith dio un vuelco adulto al recorrido, David logró captar la mágica y firme conexión entre personajes. En específico, en la forma de entender el protagonismo de He - Man en medio de la historia de la serie

He-Man y los Masters del Universo tenía intenciones modestas y su historia se limitó a recordar los tópicos esenciales del material original. Pero lo hizo con tanta solidez y adecuada percepción sobre el centro argumental que logró un resultado conmovedor. De nuevo He-Man (Yuri Lowenthal) debe derrotar Skeletor (con la voz de Ben Diskin). También descubrir los diversos secretos mágicos de Eternia en una reflexión sobre lo enigmático y el poder muy semejante a su antigua versión.

De hecho, uno de los triunfos de su segunda temporada es encontrar la forma de diversificar la historia sin alejarse demasiado de lo que la hace preciada. Con sus primeros diez episodios, He-Man y los Masters del Universo logró establecer el origen del bien, el mal y el objetivo del campeón de Eternia. También su inevitable destino. Hacerlo con una curiosa mezcla entre inocencia, un curioso sentido del humor y una bien construida aventura con varias líneas narrativas que confluyen entre sí con habilidad. Eso, a pesar de repensar la historia de He -Man y su heroísmo desde el inicio. 

Donde falló la de Smith al brindar una nueva dimensión a sus personajes, la de David triunfa al entablar un diálogo inteligente con la nostalgia. He-Man y los Masters del Universo comienza y termina en el mismo punto :  salvar el planeta mágico. La temporada dos encuentra a He - Man de nuevo en su incansable lucha contra Skeletor, esta vez con poder suficiente para enfrentarle.

Y al final, la gran búsqueda llega a su aparente final 

Por extraño que parezca, He-Man y los Masters del Universo no parece muy interesada en cerrar líneas argumentales. He-Man logra uno de sus propósitos   y la serie parece permanecer en un inusual suspenso. Lo cual, por supuesto, solo es el anuncio que esta épica diminuta llena de personajes entrañables volverá para una tercera temporada

Toda una proeza, en medio de esta exploración a un universo que acepta pocas reescrituras y que encuentra en He-Man y los Masters del Universo un reflejo fiel.