Ryan Reynolds lo volvió a hacer. Su participación en El proyecto Adam, junto con una narrativa entretenida, convirtió la película en un suceso durante el fin de semana pasado. Por supuesto, las críticas son válidas. ¿Está Ryan Reynolds actuando como Ryan Reynolds? ¿Hay conveniencias en el relato? ¿Por qué Jennifer Garner no tuvo más espacio dentro de la película? Cada cuestionamiento es válido. Sin embargo, la película tiene un fondo que también remite a otra tipo de conversaciones. Por ejemplo, ¿cuáles son las películas a las rinde homenaje y que deberías ver?

Shawn Levy y Ryan Reynolds comentaron durante las giras de prensa que El proyecto Adam funcionaba como un homenaje a distintas películas que marcaron la infancia de ambos. Formalmente no sería una reversión de ellas, pero sí guiños evidentes pensados para que el público general pueda reconocer aquellas producciones o, en su defecto, tener curiosidad. No es menor este detalle porque se trata de films que marcaron un antes y un después en la historia del cine.

Dentro de las opciones, la evidencia más clara apunta hacia Steven Spielberg, el genio de la ciencia ficción. A través de varias franquicias, el director y productor logró construir distintos universos que aún en la actualidad son recordados y que han influido, como en El proyecto Adam, en la realización de otras historias. Los vemos.

Películas que deberías ver si te gustó
El proyecto Adam

El grueso de las películas se estrenaron durante los años 80 y 90.

La franquicia Star Wars

El proyecto Adam trata la historia de un viaje en el tiempo para intentar cambiar distintos acontecimientos. Para afrontar los riesgos, ya que Adam (Ryan Reynolds) se convierte en un prófugo dentro de la realidad en la que estaba, usa sables de luz. No son los mismos que se incorporaron en todas las películas de Star Wars, que puedes ver en Disney Plus. Pero la referencia se sostiene, incluso en las coreografías de combate, a través de la cual se puede recordar alguna confrontación entre representantes de la fuerza y el lado oscuro. Estas historias acompañan a la industria del cine desde 1977, hasta posicionarse como una referencia clave dentro de la cultura pop.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

E.T.: el extraterrestre

Cinco años después del estreno de Star Wars, se produjo la llegada de E.T.: el extraterrestre, en 1982. Cuenta la historia de un extraterrestre que, sin querer, queda atrapado en la Tierra. En El proyecto Adam el relato no es tal cual. Pero sí se produce una similitud porque el personaje de Ryan Reynolds queda encerrado en una realidad a la que no quería llegar. Otro de los homenajes dentro de estas películas se produce mediante la paleta de colores, durante la primera parte del film, con tonos azules y negros brillantes, además del ascenso hacia la nave de Adam.

Mi encuentro conmigo mismo y El proyecto Adam

Esta película fue protagonizada por Bruce Willis, en el año 2000. El actor, en una fase adulta de su vida, es visitado por una versión infantil de él. La oportunidad, extraña, es una ocasión para cambiar distintas cosas. En el caso de El proyecto Adam, quien visita al otro es la versión adulta. Pero la relación entre ambos cumple el mismo fin: reconciliar al personaje con distintos acontecimientos. 

Deadpool

¿Cómo no, si es la película que cambió la carrera de Ryan Reynolds? Durante el fin hay distintos guiños, desde las escenas de combates hasta otra escena que resulta más directa, en relación con la película. Deadpool fue un fenómeno dentro de las historias de Marvel que han sido adaptadas en el cine. Se espera que, en los próximos meses, el personaje sea incorporado al Universo Cinematográfico de Marvel.

Gigantes de acero

Puede que sea la película más importante en la carrera del director Shawn Levy. El film, estrenado en 2011, le permitió contar una historia futurista, sin desligarse del todo de referencias contemporáneas. ¿La idea? La posibilidad de que, en el futuro, los robots ocupen varias tareas de entretenimiento.