Una de las primeras cosas que hacemos cuando instalamos Windows o encendemos un ordenador nuevo por primera vez, es la tarea de crear una nueva cuenta de usuario. Las cuentas de usuario ayudan a separar aplicaciones, documentos y configuraciones personalizadas. Así evitas que tus hijos, padres, pareja o hermanos vean qué haces en tu ordenador. Y viceversa. En Windows 10 y Windows 11 es frecuente usar la cuenta de Microsoft para sincronizar tus datos. Pero si lo prefieres, puedes crear un usuario local sin conexión. Bien como usuario normal o como cuenta de administrador, para gestionar tu ordenador.

Con un usuario local en Windows, evitarás las funciones de sincronización de la cuenta de Microsoft. También podrás olvidarte de OneDrive, si no lo usas, y de los servicios de Microsoft y/o de otras funciones que implican conectar tu ordenador a internet enviando datos sin saber por qué. Algo que puedes resolver manualmente desactivando varias opciones, una a una, o de manera drástica empleando una cuenta de usuario local. Además, el usuario local se puede configurar para que haga las veces de cuenta de administrador y así gestionar aspectos de Windows como instalar aplicaciones y juegos, actualizar el sistema, configurar drivers y hardware, etc.

Recuerda que si creas una cuenta de administrador, úsala solamente para tareas concretas de administración de tu PC y/o de Windows. Para tu día a día, mejor inicia sesión con tu usuario local o con una cuenta de Microsoft.

Crea tu propia cuenta de usuario local

La cuenta de usuario local es la cuenta de usuario de toda la vida. No tendrás las ventajas de la cuenta de Microsoft, como sincronizar configuraciones y documentos. Pero, a cambio, tendrás más privacidad y no dependerás de Microsoft y sus servidores de internet. De ahí lo de usuario local. No necesitarás conectarte a la red para validar tu cuenta. En la práctica, el usuario local puede hacer lo mismo que la cuenta de Microsoft. Simplemente prescindiremos de los servicios asociados a internet.

Para crear una cuenta de usuario local en Windows 10 y/o Windows 11, deberemos ir a Configuración. Lo encontrarás abriendo el menú Inicio, el del icono de Windows. Dentro de Configuración iremos a Cuenta > Familia y otros usuarios. En el apartado Agregar otro usuario pulsamos en Agregar cuenta.

Microsoft es muy insistente en que usemos la cuenta de Microsoft. Así que deberemos indicar claramente que preferimos la cuenta local. De ahí que tengas que hacer dos pasos adicionales. Primero, pulsar en No tengo los datos de inicio de sesión de esta persona. Y, a continuación, Agregar un usuario sin cuenta Microsoft.

Ya solo nos queda escribir el nombre que le daremos a ese usuario y una contraseña. Por si la olvidas, deberás incluir una pista para recordarla, que pueden ser preguntas de seguridad. Sigue las instrucciones que verás en pantalla hasta que la cuenta esté creada.

Crea tu propia cuenta de administrador

Como decíamos al principio de este artículo, la cuenta de administrador es la que sirve para controlar cualquier aspecto de Windows. Es decir, si tienes varias cuentas de usuario, la de administrador tiene más privilegios, como instalar aplicaciones para todos, gestionar las actualizaciones o los drivers de los componentes externos, etc. Por motivos de seguridad, conviene usar esta cuenta solo cuando realices tareas de mantenimiento en tu ordenador. Para el día a día, mejor usar una cuenta de usuario normal.

Para crear una cuenta de administrador, primero tendrás que hacer los pasos para crear una cuenta de usuario local, tal y como vimos antes. Una vez tengas dos o más cuentas de usuario, podrás convertir una de ellas en administrador. En realidad, pueden haber varios administradores, pero con uno debería bastar.

Así, desde Inicio > Configuración > Cuentas > Familia y otros usuarios verás las cuentas ya creadas. Selecciona la que quieres convertir en cuenta de administrador y pulsa en Cambiar tipo de cuenta. Puedes tener como cuenta de administrador una cuenta local o una cuenta de Microsoft. Tú decides cuál elegir.

Seguimos. En Tipo de cuenta, selecciona Administrador y pulsa en Aceptar para confirmar tu elección. Ya está. De ahora en adelante, si quieres realizar tareas avanzadas o delicadas, puedes iniciar sesión con tu cuenta de administrador. Te dará acceso a todas las opciones de Windows. Sin embargo, si tienes abierta una cuenta normal y quieres hacer algo propio del administrador, se te pedirá la contraseña de éste para confirmar la acción.