Si hablamos de tipografías en Windows, no podemos evitar nombrar algunas icónicas como Times New Roman, Arial, Calibri, o la infame Comic Sans. Ciertamente, la lista disponible de forma predeterminada es muy extensa, pero eso no significa que no podamos actualizarla para darle un toque personalizado. Pero si aún no sabes cómo instalar nuevas fuentes en tu ordenador con Windows, has llegado al lugar indicado.

A través de esta guía te mostraremos cómo puedes agregar un sinfín de tipos de letras a Windows. Verás que es algo realmente muy sencillo, y que tiene la particularidad de poder hacerse de distintas maneras sin mayor complejidad.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que necesitan un lugar desde dónde extraer los tipos de letras que incorporaremos a nuestro PC. La opción más recomendada es Google Fonts, que brinda un enorme catálogo de fuentes gratuitas; además podemos probarlas antes de descargarlas para saber de antemano cómo se verá el texto y no las instalemos innecesariamente.

Así de fácil es instalar fuentes en Windows

Una vez que elegimos qué fuentes queremos instalar en Windows, debemos descargarlas en el ordenador. Tengamos en cuenta que la gran mayoría de estos archivos (cuyas extensiones más comunes son TTF, OTF o FNT) llegan comprimidos en formato ZIP o RAR, pero no suelen pesar más que unos pocos KB. Es más, la mayoría de las veces ni siquiera es necesario descomprimirlos para añadirlos a nuestro PC.

Así, por ejemplo, podemos dar doble click sobre el tipo de letra que acabamos de descargar desde dentro mismo de WinRAR y se abrirá la ventana de instalación. Una vez allí solo debemos hacer click sobre Instalar y la tipografía se añadirá a Windows.

Windows también nos permite instalar múltiples fuentes en simultáneo. Esto es ideal para quienes pretenden añadir varios tipos de letra y no quieren hacerlo de a uno. Para ello sí deberemos descomprimir cada uno de los archivos en cuestión dentro de una única carpeta, después los seleccionaremos y daremos click derecho sobre ellos para que se abra el menú contextual; allí elegiremos Instalar y esperaremos a que finalice el proceso.

Métodos alternativos

También es posible instalar fuentes en Windows desde los ajustes del sistema operativo de Microsoft. Para ello debemos ingresar a Configuración > Personalización > Fuentes, o directamente escribir "fuentes" al abrir el menú Inicio y entrar a Configuración de Fuentes.

Allí podremos arrastrar los archivos de los tipos de letras que queremos agregar, ya sea de forma individual o agrupado, y solo tendremos que aguardar a que se complete el proceso.

Pero eso no es todo, ya que en la misma ventana veremos una gran cantidad de tipografías recomendadas por Windows para instalar. Y también podemos ingresar a la Microsoft Store para seguir explorando las opciones disponibles.

No obstante, hay un dato peculiar que debemos marcar. Si estás utilizando un PC con una versión no activada de Windows —porque lo estás usando como prueba, se venció la licencia, o lo que sea— no podrás instalar las fuentes desde la tienda de Microsoft o los ajustes del SO. Sin embargo, sí podrás hacerlo manualmente, con el primer método que explicamos.

Sin lugar a dudas, instalar nuevas fuentes es una opción muy útil para quienes quieren escapar de las que ofrece Windows de forma predeterminada. Tengamos en cuenta que cualquier nuevo tipo de letra que agreguemos al PC se podrá utilizar en un sinfín de programas, desde Office hasta editores de vídeo y herramientas de diseño gráfico, entre otras.

No olvides que después de agregar nuevos tipos de letras es probable que debas reiniciar algunas aplicaciones para que el cambio surta efecto. Por ejemplo, si estás ejecutando Word mientras instalas una fuente, tendrás que cerrar el editor de texto y volver a abrirlo para que las nuevas tipografías aparezcan disponibles.