Una nueva película de Batman está a punto de llegar a los cines. The Batman, de Matt Reeves, se ha convertido en el centro de la expectación de los fanáticos del antihéroe por su vuelta de tuerca al personaje. Mucho más joven, violento y enfocado en la venganza, el Batman más reciente es un reflejo de su larga evolución en pantalla y también de la forma en que suele comprenderse la personaje. 

Pero por otro lado, el film de Reeves, también incluirá a cuatro de los villanos clásicos de la historia del hombre murciélago. Carmine Falcone, interpretado por John Turturro, volverá a simbolizar el mundo del crimen más tortuoso de Gotham. También Oswald Cobblepot/El Pingüino (Colin Farrell) formará parte del escenario oscuro con el cual deberá luchar Batman. El cuarteto se completa con Selina Kyle/Catwoman, interpretada por Zoë Kravitz, además de Enigma, con el rostro de Paul Dano.

No es la primera vez que una película de Batman incluye a buena parte de los personajes del mundo criminal de Gotham. Pero sí, quizás la primera oportunidad en la que analiza su participación desde un ángulo siniestro, realista y cruento. Si Christopher Nolan mostró versiones simbólicas y violentas de los personajes de DC, Reeves está dispuesto a que sean criminales de catadura real. Un matiz que convierte a la película más reciente del hombre murciélago en la posibilidad de explorar algo más que su cualidad heroica. Y también de mostrar las tinieblas de una ciudad brutal que necesita un héroe en busca de justicia. 

La fórmula de los villanos de Batman ha sido analizada en todo tipo de versiones distintas en el cine. Te dejamos una revisión sobre las encarnaciones anteriores a los personajes que Reeves mostrará en pantalla. Una forma de entender el mal en Gotham. Y en especial, cómo modifican la interpretación sobre el hombre murciélago. 

Carmine Falcone, Tom Wilkinson en la trilogía de Christopher Nolan 

El actor británico supo brindar al jefe criminal más tortuoso de Gotham un aire realista y cruel. Tanto como para convertirse en una figura de cuidado en medio de una colección de villanos cada vez más creciente y peligrosa. Para el personaje, Nolan insistió que el actor creara una interpretación de un mafioso ambicioso y urbano. “Una versión para el nuevo milenio” de Vito Corleone. “Fueron instrucciones un tanto imprecisas, pero logré sostener al personaje”, bromeaba años después Wilkinson. 

A pesar de que Nolan no estaba del todo convencido de las primeras pruebas en Batman Begins (2005) sobre la visión del actor, le permitió experimentar. El Falcone de Wilkinson resultó una encarnación incómoda sobre la corrupción del poder y el mal en una ciudad violenta. De hecho, la actuación de Wilkinson resultó ser uno de los puntos altos del título.

El Pingüino, Danny DeVito en 'Batman Returns' de Tim Burton

Luego del éxito del regreso del hombre murciélago al cine, Burton se encontró en la curiosa situación de tener que superar su propio trabajo. Batman (1989) tuvo por centro motor al Joker de Jack Nicholson, un personaje extraordinario que se convirtió en ícono instantáneo. De modo, que Burton decidió que la secuela reuniría a dos de los grandes villanos de la saga. Y que además, serían una parte fundamental para comprender la dualidad de su ambiguo y melancólico Batman.

Al principio, la selección de un actor como Danny DeVito para interpretar un personaje semejante sorprendió. Después de todo, el actor tenía un largo trayecto como actor de carácter, director y productor. Pero DeVito aceptó el reto y terminó por caracterizar a Oswald Cobblepot desde un punto de vista asombroso. Más cercano a una criatura gótica que a un villano de cómic, la versión de Burton sorprende por su cualidad siniestra. Un monstruo que referenció de forma brillante a su versión del cómic y sostuvo un diálogo tenebroso con todos los rostros de Bruce Wayne. 

Catwoman, Lee Meriwether en 'Batman: The Movie' de Leslie H. Martinson

Con sus extrañas cejas y una sonrisa maliciosa, Meriwether interpretó a una Catwoman tan tramposa como encantadora. Era la feliz década de los sesenta y la serie de Batman había incorporado a su argumento una radiante — y singular — versión del personaje. Una de sus villanas más antiguas, asumió la peculiar evolución, con traje negro y además, una serie de frases ingeniosas. Y aunque el director llegó a insinuar que en un boceto de guion, el personaje de Meriwether llegaba a besar a Batman, no ocurrió. ¿El motivo? Era una película para toda la familia y la tensión sexual entre ambos personajes era evidente. 

Con todo, hubo muchas insinuaciones y frases de doble sentido. Pero más allá de su condición como posible interés amoroso del héroe, el personaje tenía su propio conflicto. La villana dirigía una organización criminal clandestina llamada United Underworld, que tenía planes concretos para la conquista del mundo. Y también del corazón de Batman, ya puestos. Cosa que jamás ocurrió.


Michelle Pfeiffer, en 'Batman Returns' de Tim Burton 

Con una actriz de la lista A dispuesta a experimentar, Burton creó uno de los mejores personajes del cine de superhéroes de la historia. La versión de Pfeiffer no es solo la quintaesencia de la vulnerabilidad y fortaleza de Catwoman. También, es una rarísima criatura a mitad de camino entre la locura y una lucidez crepuscular que deslumbra por su tragedia interior. Como si eso no fuera suficiente, la historia de origen que Burton brindó al personaje, la convirtió en un ícono. 

La Selina Kyle de Pfeiffer era una sobreviviente, pero también una villana con propósito. Enfundada en un traje de látex ajustado, con garras letales y un manejo prodigioso del látigo, también desconcertó a la audiencia más conservadora. Pero Burton fue más allá y brindó a su actriz varias de las secuencias icónicas de la franquicia Batman. ¿Dato para el recuerdo? La ya conocida escena en la que Catwoman intenta comer un pájaro no es un truco cinematográfico. Pfeiffer mantuvo un pájaro vivo dentro de su boca por casi cuatro minutos. 

En el libro “Batman: La historia definitiva del caballero oscuro en los cómics, el cine y más allá”, Pfeiffer habló sobre la experiencia de interpretar a la clásica villana. “Supongo que [Catwoman] acaba de romper todos los estereotipos de lo que significa ser mujer. Encontré eso impactante y prohibido”.

Halle Berry, en 'Catwoman' de Pitof

La oscarizada Halle Berry encarnó una peculiar y fallida versión de la villana en un intento por explorar su figura fuera del canon. El film intentó funcionar como historia de origen independiente y de hecho no pertenece a ninguna línea narrativa conocida. Y tal vez por eso, se convirtió en un sonoro fracaso. Ya fuera porque entremezcla al personaje con una serie de versiones mitológicas confusas o la pésima historia. 

Lo cierto es que esta mirada sobre el personaje carece de profundidad y sentido. Mucho más, cuando se le planteó como una heroína solitaria, con algunos paralelismos con la versión de Michelle Pfeiffer. Al final, la premisa de una mujer asesinada que recibe el “don” de volver a la vida gracias al espíritu felino, pareció más burlona que heroica. 

Anne Hathaway, en 'El Caballero Oscuro' de Christopher Nolan 

Nolan decidió crear un superhéroe realista pero que a la vez encarnara la luz y la oscuridad de Gotham. Y su Catwoman encarnada por una magnífica Anne Hathaway muestra los espacios incómodos de una ciudad corrompida. A pesar que la película tiene algunas fallas de guion y el personaje se tambalea en ocasiones es una metáfora de lo ambiguo. 

También, de la búsqueda de la redención que al final, sostiene a la premisa Nolan. Con una peculiar mezcla de mujer fatal y antihéroe, la Catwoman de Hathaway es el reflejo de una Gotham cerca del abismo. A la vez, de la oscuridad que sostiene a la trilogía y analiza el espíritu de una mirada más dura de Batman. 

Enigma, Frank Gorshin en 'Batman: The Movie' de Leslie H. Martinson

Con mallas verdes y un extraño acento, la versión del 66 de Riddler es curiosa por varias razones distintas. No solo llevó al personaje del cómic a la pantalla en una adaptación vibrante y retorcida. También lo es porque su actor creó una personalidad tenebrosa para lo que parecía un malvado de opereta. Gorshin logró imprimir a su Riddler una personalidad siniestra que resultaba incómoda y un poco inquietante. De hecho, la prensa de la época llegó a decir que “chocaba” con el espíritu feliz de la serie y opacaba de vez en cuando al héroe. Todo un logro con Batman bailando el bati twist. 

Date de alta en HBO Max y tendrás acceso a las mejores series y películas exclusivas como The Wire, Los Soprano o Juego de Tronos. Incluye todo el catálogo de Warner, los clásicos de Cartoon Network y los grandes estrenos como Matrix y Dune.

Jim Carrey, en 'Batman Forever' de Joel Schumacher 

Enigma en 'Batman Forever' (1995) | Warner Bros.

Para cuando Schumacher asumió la dirección de la franquicia Batman, ya había algunos problemas con el elenco y el planteamiento de personajes. Pero el director tomó la decisión de seguir la tradición de Burton y buscar actores de renombre para sus villanos. Y en esta ocasión, encontró en el comediante Jim Carrey una adaptación asombrosa de un villano icónico. 

El actor, conocido por sus dotes para la comedia física, convirtió a Enigma en una combinación terrorífica entre lo burlón y lo siniestro. Tanto, como para que se rumoreara sobre tensiones en el set debido al comportamiento de Carrey. Se llegó a comentar que el actor jamás abandonaba el papel y se dedicó a incordiar a Tommy Lee Jones, su cómplice criminal en la ficción.